Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bucear entre meros en las islas Medas

Excursión al archipiélago desde L’Estartit, en la costa de Girona

Si hay algo que caracteriza y da personalidad a L’Estartit es su entorno natural y las islas Medas, un pequeño archipiélago situado a menos de una milla de distancia del puerto de esta pequeña localidad de la Costa Brava. Entre los meses de mayo y octubre el pequeño puerto de L’Estartit tiene un movimiento constante de barcos de buceo. El objetivo es bucear en estas islas.

La abundancia de peces, el tamaño de estos animales y la tranquilidad que muestran antes los buceadores se ha convertido en un elemento de gran interés. Dentro de la zona protegida no se sienten amenazados ya que desde hace muchos años nadie les persigue y, por tanto, aceptan la presencia humana.

Los grandes meros que viven en aguas de las Medes son uno de los muchos atractivos que tiene este pequeño archipiélago. Hacer inmersión acompañado por meros de más de treinta kilos, de grandes bancos de peces y visitar con total seguridad los túneles submarinos de la cueva de la Vaca, el túnel del Dofí o el pecio del Reggio no deja indiferente a nadie.

En cada uno de los puntos de buceo situados alrededor de las islas Medes hay distribuidas boyas para que amarren los barcos de los centros de buceo. Siguiendo un orden preestablecido se produce una rotación de los barcos que pasan por cada boya, de esta manera no repiten un punto de inmersión hasta que han completado el ciclo. Esto evita una excesiva concentración de buceadores en los puntos más demandados. Esta distribución de boyas y centros solo se altera en caso de mal tiempo. Para las embarcaciones de recreo hay dos grandes campos de boyas a las que cualquiera se puede amarrar para bañarse o tomar el sol. Esto evita que hayan de tirar el ancla y dañar el fondo.

Además, en el litoral entre L’Estartit i la Escala hay distintos puntos de buceo. En este sector de costa cabe destacar la presencia de numerosas cuevas submarinas, algunas de gran belleza. Bucear en algunas de ellas conlleva un riesgo importante si no se está preparado y no se cuenta con el asesoramiento de los instructores de los centros de buceo.

La gran mayoría de los centros de buceo tienen abierto desde Semana Santa hasta finales de octubre, aunque hay alguno que permanece abierto todo el año. La temperatura del agua de mar oscila desde los 12 grados en pleno invierno hasta poco más de los 22 en el mes de septiembre.

Para una información más completa se puede visitar la web de la Estación Náutica L’Estartit – Illes Medes, www.enestartit.com y la de la Oficina de Turismo www.visitestartit.com