Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Real Colegiata de San Isidoro, descanso en el León monumental

La historia de los reyes leoneses, en una hospedería única en pleno centro

Ampliar foto
Claustro de la hospedería Real Colegiata de San Isidoro, en León.

A veces conviene sacrificar la comodidad de un hotel para vivir la autenticidad de un monumento nacional. Merece el viaje acuartelarse en una casa de hospitalidad y dormir bajo un austero crucifijo en la pared porque el lugar en cuestión es nada más y nada menos que la hospedería religiosa de la basílica de San Isidoro de León. Entiéndase la Capilla Sixtina del arte románico, originaria del siglo X y consagrada en 1063 junto al palacio de los reyes Fernando I y Sancha de León. Una experiencia única en el mundo.

Puntuación: 6,5
Arquitectura 8
Decoración 6
Estado de conservación 7
Confortabilidad habitaciones 5
Aseos 5
Ambiente 6
Desayuno 6
Atención 7
Tranquilidad 7
Instalaciones 6

Obra del siglo XVIII, es el segundo claustro procesional de la real colegiata, en parte de cuyas crujías se ubica la hospedería original del monumento, hoy convertida en un hotel con ciertos mimbres de modernidad, especialmente los que bautizan a las nuevas habitaciones con el nombre de los 12 meses que aparecen en el calendario agrícola de San Isidoro, representado al fresco en el intradós de uno de los arcos del Panteón Real. Los otros dormitorios, instalados en las antiguas celdas, reflejan la austeridad frailuna, con sus suelos de madera de roble natural y sus ventanas semiarcadas de piedra, por donde afloran las humedades y el gris invernal de la capital leonesa. De piedra también parece el colchón donde toca dormir, que hace recordar ciertamente lo efímero de nuestra existencia.

Aquí no se viene a descansar, qué nos vamos a creer. La experiencia agustina aconseja estar bien despiertos a los avatares místicos de la soledad, la meditación y el encuentro personal. O el extravío simbólico en los corredores que unen los dos claustros. Incluso la digestión apacible de unos desayunos servidos en el refectorio, someros en su resolución, pero no menos sabrosos que los bufés expuestos en hoteles de superior categoría. Un plato de cuchara resume cada día la tradición culinaria leonesa a la hora de las comidas y las cenas.

ampliar foto
Una de las habitaciones de la hospedería.

Aquí no se viene a descansar, ni a comer, ni a cerrar negocios, aunque las cuatro salas capitulares otorgan un espacio preciado para organizar eventos y ceremonias de gala. A lo que se viene aquí es a mirar y a aprender de lo contemplado. Todos los días, sobre las 11.00, se organizan visitas al interior de la colegiata: el Panteón Real y el museo de San Isidoro, extraordinarios; la biblioteca y el Museo Oriental y Bíblico. Vale la pena formar parte del grupo exclusivo de huéspedes y ser la envidia de los demás.

Así es el nuevo turismo experiencial, que comienza con una mirada de soslayo a la ducha caliente y unas pupilas bien abiertas a la monumentalidad.

Real Colegiata de San Isidoro

  • Categoría oficial: 3 estrellas.
  • Dirección: plaza de San Martino, 5. León.
  • Teléfono: +34 987 87 50 88.
  • Web: www.hotelrealcolegiata.es
  • Instalaciones: garaje propio, claustro, 4 salas de reuniones con capacidad para 80 personas, salón de estar, bar, restaurante.
  • Habitaciones: 46 dobles V Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos
  • Precios: desde 50 euros la habitación doble, IVA incluido; desayuno, 9 euros, IVA incluido.

Más información