Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viena, ciudad cervecera

De pubs tradiconales a nuevas microcervecerías, una ruta muy refrescante por la capital austriaca

Salón de la cervecería Salm Bräu, en Viena. Ampliar foto
Salón de la cervecería Salm Bräu, en Viena.

Viena disfruta la cerveza. De hecho, la capital austriaca cuenta con su propio Oktoberfest, llamado Wiener Wiesn, que este año se celebrará del 22 de septiembre al 9 de octubre, y donde además de Dirndln y Lederhosen –trajes tradicionales para ellas y ellos, respectivamente–, salchichas y Brezeln (bollo típico en forma de lazo), corre mucha cerveza.

Pero más allá de fechas señaladas –cada mes de mayo Viena acoge un festival de cerveza, por no mencionar los innumerables festivales de barrio– la gran tradición e historia austriacas en la elaboración de esta bebida también se traduce en una buena cantidad de locales únicos donde disfrutar de una buena jarra y, en los últimos tiempos, en una nueva ola de innovadores cerveceros que están revitalizando una escena donde tomarse una cerveza se ha convertido en un hedonista momento de placer y disfrute. No en vano, un refrán alemán dice que no hay mejor medicina que la cerveza.

La gran fábrica vienesa

La que se considera cerveza local en Viena es, sin duda, la Ottakringer (Ottakringer Straße 95; +43 6646182129), la más consumida del país. Elaborando cerveza desde 1837, ésta es la mayor y más antigua fábrica de la capital de los Habsburgo y da nombre a una calle, una parada de metro y al decimosexto distrito de la ciudad. Fiel seguidores de la Reinheitsgebot, la ley de pureza alemana para la cerveza, Ottakringer se puede encontrar en casi cualquier local vienés, bien sea un café, un restaurante, o un puesto de comida callejera. La fábrica ofrece visitas guiadas desde nueve euros (para grupos de mínimo 10 personas), cuya duración es de una hora e incluye una pequeña cata de ottakringers.

Fachada del pub Känguruh, en Viena. ampliar foto
Fachada del pub Känguruh, en Viena.

El pub del canguro

Känguruh (Bürgerspitalgasse 20; +43 15973824), el pub del canguro, es la cervecería vienesa por excelencia. Con una carta de más de 200 referencias de barril y embotelladas, procedentes de Austria, Alemania, Bélgica, Reino Unido y Holanda, este local oscuro de lámparas decimonónicas y velas sobre las mesas recuerda a una tasca medieval. Y además, los precios no son desorbitados. En el pub del canguro cada cerveza tiene su jarra particular, su vaso pintoresco o su lo que sea: ¿has querido siempre beber cerveza en un cuerno? Pide la corne. ¿Te gustan las cervezas con sabores exóticos? Puedes elegir entre fresa, galleta, plátano o chocolate. Incluso una cerveza servida en un coco (Mongozo Coconut) o una totalmente verde (con sorpresa incluida).

La barra de Mel's, en Viena. ampliar foto
La barra de Mel's, en Viena.

Cervezas y hamburguesas

Mel’s Craft Beers and Diner (Wipplingerstraße 9; +43 6767068124) abrió sus puertas en 2014 en pleno corazón de Viena con una selección internacional de unas 400 cervezas y sidras (una treintena de ellas de barril). El atractivo de Mel’s son las tablas de seis. Por 10 euros se pueden catar seis especialidades diferentes de cerveza o sidra. Además, para que la degustación no caiga en estomago vació, Mel’s ofrece una muy buena selección de hamburguesas, bocadillos (incluido un matador, con jamón serrano) y sándwiches de calidad muy decente. No hablamos de un maridaje, pero, ¿alguien puede negar lo bien que casan una buena hamburguesa y una gran cerveza? Pues mejor si son seis.

Vocabulario básico

En Viena la cerveza se toma en porciones de medio litro y ligeramente más caliente que en España. Si alguien pretende beber con un oriundo es conveniente tenerlo en cuenta y, de cara a facilitar y mejorar la experiencia, conocer algunas de las palabras y expresiones locales claves relativas al mundo cervecero:

Prost: ¡Salud! (y a beber).
Beisl: Tasca, cervecería tradicional.
Seiterl: Una cerveza pequeña (0.33 litros).
Hoibe/Krügerl: Una cerveza normal (medio litro).
A Bier in am Krügerl: Una cerveza en jarra (medio litro).
A Bier im Stutzn: Una cerveza en vaso (medio litro).
A Hoibe, bitte!:  ¡Una cerveza, por favor!
Biertschi: Una cervecita (solo en Viena), pero también de medio litro.
Radler: Cerveza con zumo o refresco de limón (medio litro).

Beer Lovers

Beer Lovers (Gumpendorferstrasse 35) es una tienda especializada en la cultura de la cerveza que abrió sus puertas a finales de 2015. Con más de mil referencias y alguna que otra sida, provenientes de unos 125 productores de treinta países diferentes, Beer Lovers tiene una filosofía básica: volver a convertir la cerveza en un producto para el disfrute, más allá de una bebida comercial ligada a las borracheras.

Así como el vino ofrece un gran abanico de notas, matices y sabores, en Beer Lovers pretenden transmitir la misma riqueza a los paladares más cerveceros, gracias a su impresionante selección de variedades, así como a través de catas y talleres donde se enseña a los aficionados a disfrutar de la cerveza con conocimiento. Contrarios a la pérdida de la cultura tradicional cervecera de Centroeuropa en general y del mundo germánico en particular, en Beer Lovers se pone el foco en los pequeños productores, las técnicas tradicionales (que resucitan procesos medievales perdidos desde hace siglos) y una gran variedad de ingredientes que van más allá de la cebada, el trigo, el centeno y el lúpulo.

Salm Bräu y Siebensternbräu

Salm Bräu (Rennweg 8; +43 17995992) y Siebensternbräu (Siebensterngasse 19; +43 15238697) son dos ejemplos de una tradición muy vienesa. Estos locales son restaurantes tradicionales donde disfrutar, por ejemplo, de un schnitzel acompañado de una cerveza elaborada en el mismo local. Salm Bräu lleva produciendo cerveza desde 1924. En 1994, en el antiguo convento de los Salesianos, a la sombra del Palacio de Belvedere, Salm Bräu fundó un restaurante donde servir su propia cerveza junto a platos austriacos tradicionales (y algo pesados). Y ese mismo año abría sus puertas Siebensternbräu, una microcervecería que produce ocho variedades de cerveza que se sirven junto a diferentes especialidades centroeuropeas donde predominan el cerdo y la ternera.

Más pistas veraniegas interesantes en Viena pinchando aquí

Más información