Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conan en el mar de plástico

Visita a los invernaderos del suroeste de Almería y a los escenarios donde Schwarzenegger interpretó al bárbaro guerrero. Buceo con tiburones, tapas para veganos en Aguadulce y ‘pop indie’ en Roquetas de Mar

Ampliar foto
Uno de los tanques del Aquarium Roquetas.

Dicen los astronautas que de todas las obras hechas por el hombre sobre la Tierra, la que mejor se distingue desde el espacio son los invernaderos del Poniente Almeriense. En este mar de plástico, del tamaño de 30.000 campos de fútbol, hay muchos náufragos y fealdades, para qué negarlo, pero también agricultores respetuosos con el medio ambiente, restaurantes con estrellas Michelin y paisajes milagrosamente intactos, como aquellos donde John Milius rodó la mayor parte de Conan el Bárbaro (1982).

8.30 Un cementerio muy vivo

El cementerio donde mora el hechicero Akiro y donde Conan libra la batalla final contra las fuerzas de Thulsa Doom es, en realidad, un lugar muy vivo y tranquilo, el paraje natural de Punta Entinas-Sabinar (1, pinche sobre el número para ver el mapa ampliado) que se extiende a lo largo de 15 kilómetros de costa entre Roquetas y El Ejido. La carretera que lo bordea brinda a la retina un contraste extremo. A un lado, el mar de plástico blanco. Al otro, el mar de verdad, el Mediterráneo, orlado de dunas, antiguas salinas, charcas repletas de aves y playas del primer día del mundo. La pista de acceso al faro del Sabinal (2), de 1,3 kilómetros de longitud y vedada al tráfico, es perfecta para pasear al amanecer viendo fochas, ánades y flamencos. También se pueden ver congrios, morenas y praderas de posidonia buceando en los fondos que rodean el paraje, por ejemplo con Aquatours Almería (www.aquatoursalmeria.es). Y hacer una excursión guiada en bicicleta con Enrutados (www.enrutados.es).

10.00 ‘Parkour’ en el castillo

Creciendo al calor de los invernaderos y el turismo, Roquetas ha decuplicado su censo en 50 años (de 9.000 a 90.000 almas), a tal punto que hoy es la mayor ciudad de Almería después de la capital. Antes del plástico, solo había las salinas y 40 barcos que pescaban boquerones y pescadas guiados por un farito de aceite de oliva. Inaugurado en 1863, como el del Sabinal, el faro de Roquetas fue absorbido por la población y en 1945 dejó de prestar servicio. Ahora es una sala de exposiciones. También acoge exposiciones el vecino castillo de Santa Ana (3), del siglo XVI, donde los roqueteros se refugiaban de los piratas. Entre las muestras permanentes, una estupenda de fotografía de Jesús de Perceval (1915-1985), el fundador del movimiento indaliano, que animó la chuchurría cultura almeriense de la posguerra. El faro y el castillo están al lado mismo del puerto, en un cuidado parque con palmeras, anfiteatro y terrazas asomadas a la playa de la Bajadilla (4): un rincón de la antigua Roquetas donde los chavales, muchos de ellos hijos de emigrantes (hay 25.000 censados), hacen parkour y duelos de rap.

12.00 El aperitivo de los escualos

ampliar foto
Lasaña de sardinas con ajoblanco del restaurante Alejandro.

Muy cerca también del puerto llama la atención un edificio de fachada tornasolada que cambia de color como un pulpo excitado dependiendo del ángulo visual. Es el Aula del Mar (5), un museo lúdico e interactivo donde se ve, se oye y se palpa la riqueza natural de esta costa, conocida y aprovechada desde tiempos de los fenicios. Aunque para interactivo, el Aquarium Roquetas (6) (www.aquariumroquetas.com), donde se puede bucear con tiburones toro, grises y nodriza, a pecho descubierto o protegido por una jaula. También hay un estanque diseñado para acariciar a las rayas y quitarse la idea de que todas son eléctricas o venenosas. Los miércoles y los domingos a mediodía, cuando alimentan a los tiburones, son los mejores momentos para visitar el acuario.

14.00 Dos estrellas Michelin

ampliar foto
Los cocineros del restaurante Alejandro, en Roquetas de Mar.

De los pargos, salmonetes, quisquillas y gambones rojos que los trasmallos traen al puerto cada mañana se nutre el restaurante Alejandro (7) (www.restaurantealejandro.es). Conseguir una estrella Michelin es difícil. Mantenerla con el chef afincado en México, donde Alejandro Sánchez está expandiendo su negocio, ya es rizar el rizo: alta cocina vía Skype. También presume de estrella La Costa (8) (www.restaurantelacosta.com), en la vecina localidad de El Ejido. Aquí las protagonistas son las hortalizas perfectas que se cosechan en el mar de plástico, presentes en platos como el ya clásico milhojas de calabacín con foie, boletus y micuit. Y la gran curiosidad, un postre servido dentro de una bola de caramelo soplado que rinde homenaje a los invernaderos de la comarca.

16.00 Los invernaderos, por dentro

Después de verlos por doquier y de comer lo que se produce en ellos, solo falta conocer los invernaderos por dentro. Parece un plan raruno, solo para peritos agrónomos y frikis de la horticultura, pero por las instalaciones de Clisol Agro (9) (www.clisol.com) pasan más de 7.000 visitantes al año, muchos de ellos cruceristas recién desembarcados en el puerto de Almería, que alucinan con la sofisticación y sostenibilidad del asunto: climatización y riego por ordenador, cultivos hidropónicos en fibra de coco, control orgánico de plagas… La visita dura dos horas largas, cuesta 10 euros e incluye una degustación en la que triunfan los pimientos mini de esta explotación familiar, una variedad dulcísima y sin semillas que no tiene nada que envidiar a una fruta.

18.30 Música y teatro

ampliar foto
Mapa de Roquetas de Mar.

En la plaza de toros de Roquetas (10), un moderno coso de 8.000 localidades con museo taurino, se celebra el festival Pulpop (www.pulpop.es), de música indie y entrada gratuita, que este año celebra su 12ª edición (8 y 9 de julio) y por el que han pasado grupos como Lori Meyers, Deluxe, Niños Mutantes, Maga, Second…, y bandas internacionales como Delorentos o Koacha. También han actuado en esta plaza Julio Iglesias y Chayanne, que muy indies no son. Para ver otro tipo de espectáculos (teatro, danza, musicales, humor…) está el Teatro Auditorio (11) (www.teatroauditorioroquetas.org).

21.00 Marcha en Aguadulce

¿Cenar buen pescado? Una buena recomendación es El Nido (12) (950 33 47 74), un señor chiringuito junto a la playa Serena. Para tapear, mejor acercarse a la muy turística Aguadulce, que también es municipio de Roquetas, y probar los originales platillos de Bacus (13) (www.bacus.eu), Stilo Campo (14) (www.stilocampo.com) y L’arrivée (15) (www.larrivee.es). En este último bar hacen además tapas veganas. Sin salir de Aguadulce, la noche puede continuar en el centro comercial 501 (16), donde se concentran los pubs de moda, o en el puerto deportivo. Aquí hay dos buenos locales para elegir: HeartBreak (17) (www.heartbreakaguadulce.com), de ambiente rockero, y El Bribón de La Habana (18) (www.ibribones.com), con vistas de lujo y decoración temática cubana.

Más información