Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Auténticos guachinches de Tenerife

En Santa Úrsula, al norte de la isla, el consumo del vino de la zona se acompaña con suculentos platos en restaurantes caseros donde el pago es siempre en efectivo

El guachinche Nunca Es lejos. Ampliar foto
El guachinche Nunca Es lejos.

Un guachinche es el local de Tenerife donde el pequeño agricultor da salida a su producción de vino. Para eso se acompaña de algunos platos de comida. Para unos la palabra viene del americanismo bochinche, pero la mayoría dice que del inglés watching (observar), por los lugares de venta de vino y artesanía donde recalaban los primeros turistas. Santa Úrsula, en el norte de Tenerife, es el corazón del guachinche, con más de 90 locales en un municipio de 14.000 habitantes. El pueblo está a la cabeza de producción de vino de la comarca Tacoronte-Acentejo a la que pertenece. Cuenta con 330 hectáreas dedicadas a la vid, donde trabajan los 700 viticultores censados.

Guachinches en Tenerife. ampliar foto
Guachinches en Tenerife.

En Santa Úrsula el vino se produce mayoritariamente con la variedad de uva listán negro, y en segundo lugar con la negramoll. Una de sus características es la edad de sus cepas, en algún caso centenaria. El vino es joven, de intensos tonos violáceos, con aromas a minerales, por el suelo volcánico, y frutos silvestres. La vendimia suele empezar en septiembre. Por tradición, el día de San Andrés, 30 de noviembre, abren los guachinches. Cierran cuando el vino se acaba. Comer cuesta entre 10 y 15 euros. Salvo para grupos, no admiten reservas y el pago es siempre en efectivo. Con los años, algunos guachinches se han reconvertido en restaurantes para abrir durante todo el año.

Bodega Zacatín

Bodega Zacatín, en Santa Úrsula. ampliar foto
Bodega Zacatín, en Santa Úrsula.

Un establecimiento singular por su dueño, José Eladio Pérez, que de vez en cuando asoma de donde asa la carne y toca el bucio (caracola marina) a la manera de los guanches. Abre entre los meses de diciembre y mayo. Sus especialidades son el churrasco de costillar y el pollo, espectaculares ambos cuando se les añade el mojo. La Bodega Zacatín es una de las tres de Santa Úrsula con denominación de origen.

La Canal, 11. La Corujera. Cierra lunes y martes, miércoles a mediodía y domingo por la noche.

Casa Vidalina La Doña

Meri León dejó la peluquería por la cocina, su gran pasión. Los platos son creaciones propias. Por ejemplo, el montadito de ciervo con huevos de codorniz y germinado de ajo con alioli de curri. Los tomates La Doña, invención de su madre, son la especialidad, grandes, cortados en ruedas y empanados con jamón y queso. También triunfan los champiñones rellenos de jamón salteado con salsa de pimientos y el pollo al ajillo.

Antigua Corujera, 41. La Corujera. De jueves a lunes y festivos, de 12.00 a 16.30 y de 19.00 al cierre.

Bodegón Yumar

César Yumar dirige desde hace 20 años este bar especializado en cochino negro asado. Su padre abrió el local en 1962. “Tengo 43 años y aquí come gente que venía antes de nacer yo”. La deliciosa carrillada de cochino negro se acompaña de grandes trozos de zanahoria y papas fritas.

Fuente Gonzalo, 12. El Farrobillo. Abre los viernes para la cena, y sábados, domingos y festivos, al mediodía.

El Calderito de la Abuela

Mario y Fabián Torres en una mesa de El Calderito de la Abuela. ampliar foto
Mario y Fabián Torres en una mesa de El Calderito de la Abuela.

Los hermanos Mario y Fabián Torres definen su local como “el lujo del pobre y el guachinche del rico”. Sus sillas azules y rojas encantaban a César Manrique. Las cebollas fritas de Guayonge, el conejo en salmorejo y los huevos al estampido han dado fama al lugar. Sus vinos han ganado 10 premios. Entre los postres, triunfan el helado de Jaramandufa y el Tres Leches.

Carretera Provincial del Norte, 130. Cuesta de la Villa. Abre de martes a jueves, comida y cena; viernes y sábados, solo cena; y domingos, solo comida.

La Bodega de Arturo

Cristo García tiene 25 años y propone cocina tradicional creativa. Probamos tres variedades de almogrote, con pistacho, pimienta palmera y cilantro. Otras creaciones suyas son un riquísimo conejo en salmorejo y la tortilla de papas braseada con tomate y mojo. Usa solo productos canarios. De postre, las opciones son tarta de queso de cabra con compota de castaña o quesillo líquido con gelatina de miel de palma.

Calvo Sotelo, 10. De miércoles a sábados, comida y cena. Domingos, solo comida.

Guachinche Malpaís

A diferencia de los demás, este guachinche está en la costa, sobre acantilados al final del barranco Hondo, que separa Santa Úrsula y La Victoria. El suelo es de tierra y las sillas el esqueleto de viejas bobinas de papel. Las mesas, también redondas, restos de bobinas usadas para el tendido de cables industriales. Si hay buen tiempo, uno de sus dos reservados permite almorzar al filo del escarpe en una cueva natural. Ofrece asados de carne de cerdo y carne de cabra en salsa, que acompaña con los clásicos guisos de judiones y garbanzos.

Camino del Mar, 42. Cierra de lunes a miércoles. Jueves y domingos, solo comidas; viernes y sábados, de 13.00 a medianoche.

Don Trino

Pedro Trino lleva 15 años de viticultor y 60 “yendo y viniendo de Venezuela”. El guachinche lo regentan Enrique y Marga. Es un lugar acogedor rodeado de viñas. Su ropa vieja es única, el secreto es pasar el guiso por la sartén. El queso asado en crema de arándano con mojo y miel y las croquetas de atún y bacalao son otros platos que complementan los asados de bichillo (solomillo de cerdo) y costillas.

Carretera Antigua de La Corujera, 15. Abre de miércoles a sábados, de 13.00 a 22.30 horas, domingos de 13.00 a 16.30 horas. Cierra lunes y martes.

Casa Pedro El Crusantero

Guachinches en Tenerife. ampliar foto
Cocina de Casa Pedro El Crusantero.

Aquí almorzó Felipe González el día de su primer mitin en Tenerife, en 1978. Domingo González regenta este restaurante familiar con su hermana Francisca. Lo abrió su abuelo en 1973. El puchero canario es la especialidad desde entonces. “Cuando se acaba, los clientes piden el tumbo, las sobras bien picadas y servidas en plato hondo”, dice. También son artistas del escaldón: gofio mezclado con el caldo del puchero, carne de res, tocino y mojo rojo y verde a elección.

Calle de Magallanes, 38, urbanización Casablanca, Cuesta de la Villa. De 12.45 a 22.45, menos los domingos, hasta las 19.00. Cierra los miércoles.

Y además…

El corral de Lito. ampliar foto
El corral de Lito.

Guachinche Lito (Tijarafe, 35), asados con leña de brezo a cargo de Miriam y Luis (cierra los miércoles). Guachinche El Cañón (carretera Vieja, 60), con fama de servir el mejor pollo asado de la isla, horneado con carbón y acompañado de un riquísimo mojo (cierra el domingo). Guachinche El Moral (carretera Nueva a La Corujera, 73). Asados con madera de eucalipto a cargo de Candelaria y José Manuel González (cierra lunes y martes). Guachinche Nunca Es Lejos (Las Turcas, 58, La Corujera), el más alto de todos en Santa Úrsula, a 750 metros sobre el nivel de mar. Abre todos los días.

Guía

Información

» Santa Úrsula se sitúa al norte de Tenerife, cerca del Puerto de la Cruz, a 32 kilómetros (aproximadamente media hora en coche) desde Santa Cruz de Tenerife y a 22 del aeropuerto Tenerife Norte.

» Ayuntamiento de Santa Úrsula (www.santaursula.es).

» Turismo de Tenerife (www.webtenerife.com). Ofrece un buscador de alojamientos en toda la isla.

Más información