suscríbete

Buscador
24 horas en... Elche

Elche, la Dama zapatera

Una ruta por las fábricas y almacenes de venta con descuento de la capital española del calzado. Las ruinas de la Ilici ibérica y romana, la palmera monstruosa que enamoró a Sissi y un bar junto a un jardín vertical

Ciclista delante de un vitromosaico con la imagen de la Dama de Elche en la plaza del Parque.

Ciclista delante de un vitromosaico con la imagen de la Dama de Elche en la plaza del Parque. / Andrés Campos

Elche es famosa por su calzado: 4 de cada 10 zapatos españoles se hacen en esta población alicantina. Una fama, la de ciudad industrial (unos 228.000 habitantes), que es más bien un sambenito, porque muchos viajeros ignoran que tiene un patrimonio arqueológico muy importante (es la cuna de la Dama de Elche), el mayor palmeral de Europa, humedales boyantes de avifauna y playas donde ahora mismo se pasea en manga corta.

9.00  Desayuno de kilómetro cero

Fran Castell, de la confitería Castell, con uno de sus pasteles. / Andrés Campos

Con 300 días de sol al año y más de 20 grados en invierno, lo suyo en Elche es hacer ejercicio al aire libre. Y más teniendo una pista tan buena para correr o pedalear como la rambla del río Vinalopó (1, pinche sobre el número para ver el mapa ampliado) que atraviesa el corazón de la ciudad y está decorada con los 2,7 kilómetros de pinturas murales del Proyecto Víbora (www.proyectovibora.com). Este macroproyecto grafitero, que en su última edición (2014) reunió a 1.500 artistas urbanos, y los sinuosos puentes peatonales diseñados por el Grupo Aranea (por los que este equipo de arquitectos recibió en 2014 el Premio FAD en la categoría de ciudad y paisaje) han transformado un cauce gris e intransitable en un paseo moderno y molón. Después de mover la taba, apetece desayunar la tarta Camp d’Elx de la confitería Castell (2) (Alpuixarra, 2), que lleva almendras, cítricos, dátiles, romero y granada mollar, todo de kilómetro cero. También muy ricas y muy de aquí la tarta de almendras de Patiño (Mare de Déu dels Desamparats, 3) y la leche recién ordeñada de La Vaquería del Camp d’Elx (3) (Alfonso XII, 23).

10.00  En busca de la esfinge

La Dama de Elche no está en Elche, sino en Madrid, en el Museo Arqueológico, pero se puede ver el lugar exacto donde el niño Manolico Campello la encontró en 1897, en el hoy parque arqueológico de La Alcudia (www.laalcudia.ua.es), a dos kilómetros al sur de la ciudad. También se puede ver la copia más perfecta que hay del busto ibérico, hecha con técnicas láser, en el Museo Arqueológico y de Historia de Elche (MAHE) (4), que ocupa el Alcázar de la Señoría. A dos pasos están la basílica de Santa María (5), que es el cielo donde vuelan y cantan los ángeles del Misteri (www.misteridelx.com), y el Museo de la Festa (6), donde esta extraordinaria celebración estival se revive todo el año; y también la torre almohade de la Calahorra (7) y los baños árabes (8).

12.00  La bestia vegetal y la bella emperatriz

Despista mucho que se hable del palmeral de Elche en singular, como si fuera un solo bosque, cuando en realidad lo forman docenas de huertos y jardines, separados por tapias y calles, unos de acceso libre y otros con horario y taquilla. De estos últimos es el Huerto del Cura (9) (www.huertodelcura.com), que atesora ejemplares de más de 300 años y la celebérrima Palmera Imperial, una bestia de 8 brazos y 10 toneladas de la que Sissi dijo al verla, durante una visita en el otoño de 1894, que tenía el poder y la fuerza de un imperio (de ahí su nombre). Justo enfrente está el hotel Huerto del Cura (www.hotelhuertodelcura.com), con bungalós emboscados entre las palmeras, estilo lodge. Además, en Elche hay un parque de aventuras en estos árboles (www.elchepalmeralaventuras.com), hay un Museo del Palmeral y hay dos rutas pedestres, de 2,5 y 10 kilómetros, para no perderse ni una de las más de 200.000 palmeras (la mayoría datileras) de la ciudad. La verdad es que, salvo que se vaya a hacer una tesis, con recorrer las seis hectáreas del Parque Municipal (10), que está al lado del MAHE, ya es bastante paseo y bastante palmeral. Y es gratis.

14.00  Arroz con costra de huevo

Un tiranosaurio en el Museo Paleontológico de Elche. / Andrés Campos

Otra buena razón para adentrarse en el Parque Municipal es el restaurante Dátil de Oro (www.datildeoro.com), que se encuentra en medio del jardín, bajo un cielo completamente estrellado de palmeras. Raro es el que no prueba aquí las delicias de Elche (dátiles rebozados con tripa de almendra y faja de beicon) y el arroz con costra (al horno, con pollo, conejo, longaniza, butifarra y huevo batido por encima). Para comer algo menos previsible, a las afueras de Elche está La Finca (11) (www.lafinca.es), el restaurante de la mediática Susi Díaz, con estrella Michelin. Creatividad a precios populares se hallará en la tapería El Raval (12) (Plaza Mayor del Raval, 9; 648 10 11 55), que planta su terraza en uno de los rincones más apacibles de la ciudad, una placita porticada en el corazón de la antigua morería, al lado de dos museos que interesa visitar: el Paleontológico (MUPE) y el de Arte Contemporáneo (MUCE).

16.00  Zapatos hechos para caminar

Mapa de Elche. / Javier Belloso

De patear la ciudad tenemos ya los zapatos como Hulk, reventados… Ningún problema: nos subimos al coche y nos plantamos en 15 minutos (30 en bus) en el Parque Empresarial (13) (www.elcheparqueempresarial.es), donde nos podemos hacer con un par nuevo de marcas ilicitanas como Panama Jack, Martinelli, Mustang, Pedro Miralles, Wonders o Kelme con un descuento muy considerable. Más de 20 comercios (también de ropa y complementos) integran esta ruta outlet (www.rutaoutlet.es). La experiencia más completa la brinda Pikolinos (www.pikolinos.com): una tienda fastuosa, un museo del calzado y (con reserva) visita a la fábrica.

18.00  Puesta de sol flamenca

Mejor comprar calzado deportivo, porque lo siguiente es ir a ver cómo el sol se zambulle en alguno de los tres humedales del extenso término municipal: Clot de Galvany (14) (www.clotdegalvany.es), El Hondo (15) y las Salinas (16) (www.parquesnaturales.gva.es). En este último espacio natural, que Elche comparte con Santa Pola, se reúnen hasta 8.000 flamencos. Existe una senda circular en la playa del Pinet, de dos horas, que bordea las Salinas, las dunas y la orilla del mar. En Elche hay nueve kilómetros de playa, buena parte de ellos sin urbanizar, cosa rara en la costa levantina.

21.00  De copas en un jardín vertical

Palmeras en el parque de Elche. / Andrés Campos

Hígado de pato a la parrilla con alcachofas, pulpo seco a la llama con aceite de oliva, buñuelos de bacalao… No hay barra más apetitosa en la ciudad que la del mesón El Granaíno (17) (www.mesongranaino.com). Ni terraza mejor situada que la del restaurante Museum (18) (www.restaurantemuseum.com), con vistas a la basílica de Santa María. Muy cerca, para beber algo después, está Flaherty’s (19) (paseo Eres de Santa Llùcia, 13), con sesiones de indie pop. Y está también, desde hace unos meses, el gastrobar Calahorra (www.calahorragastrobar.com) (20), incrustado en un jardín vertical al sur de la torre almohade.

Y ADEMÁS...

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El Espanyol es frágil

Juan I. Irigoyen Barcelona

Los blanquiazules desperdiciaron una ventaja de dos goles, obra de Gerard Moreno, y un buen partido del debutante Roca

‘Temple castle’

Nos mandaron a la academia nocturna, a aprender el inglés, que es de gran porvenir, como decía la canción de Topo, y acabamos hablándolo por defecto

La orilla de la poesía

La revista 'Litoral' cumple 90 años al socaire de los grandes nombres del verso

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana