Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

¿Cómo se celebra el Festival de las Linternas en China?

Las calles de Pekín se llenan de farolillos de papel y bambú para festejar una tradición cuyo pilar fundamental es la comida

Ampliar foto
Decoración en la calle Qianmen, en Pekín, durante una edición anterior del Festival de las Linternas Rojas.

Dos semanas después del Año Nuevo chino, coincidiendo con la primera luna llena, el país vuelve a sacar sus tradicionales farolillos rojos a la calle para disfrutar este lunes del Festival de las Linternas (元宵节, Yuánxiāojié). Leones, dragones y otras criaturas protagonizan un evento en el que, como cada festividad en el país asiático, tiene en la comida uno de sus pilares más importantes.

Si los jiaozi (raviolis chinos) fueron los protagonistas del pasado día 8, hoy es el turno del yuánxiāo, también llamado tāngyuán (汤圆): se trata de unas bolas de arroz glutinoso que se sirven habitualmente en un sirope de azúcar muy ligero. El yuánxiāo se rellena con ingredientes dulces como azúcar (blanco o moreno), pasta de judía roja, de jojoba, semillas de sésamo negro o frutos secos, y posteriormente se pueden servir fritas, cocidas o al vapor, según decida el comensal.

Como curiosidad, la pronunciación de tāngyuán es similar a la de tuanyuan (grupo unido), que simboliza la unión de la familia. De ahí que estas bolas de arroz glutinoso se toman en compañía de familia o amigos, al igual que la mayoría de los platos tradicionales chinos. En esta ocasión, y aunque algunos restaurantes sirven yuánxiāo, la tradición manda hacerlo a mano en casa.

ampliar foto
La cafetería Beijing Bookworm, punto de referencia cultural en Pekín, adornada con linternas rojas.

Fuera de Pekín, en la región de Henan (en el centro del país), son típicas de esta fecha las tartas conocidas como date cake, que incluyen sirope de arce y azúcar de caña. Una torta que puede llegar a ser algo amarga para el paladar español, pero con un sorprendente toque de miel. Las sticky cakes, o tartas de arroz mochi, son otra de las especialidades para este día preferidas por los chinos más golosos. Hay muchos tipos de niangao (粘糕) su nombre en chino, dependiendo de la región. En Pekín y al norte del país lo prefieren con judía roja, mientras que en Shanghái se atreven con rellenos más fuertes, como cerdo y col china.

Por su parte, los amantes de lo salado también pueden disfrutar de este festival sin aumentar sus niveles de azúcar (y acabar con los dedos pegados). Comer verdura, y especialmente lechuga, es también otra de las tradiciones para la noche de luna llena en regiones del sur, como Guangdong o Sichuán.

El té acompaña una vez más la celebración; en este caso, el conocido como té de la linterna, que se toma para contrarrestar los excesos de proteína animal ingeridos durante el año nuevo.

¿Vas a viajar a Pekín? Pincha aquí

Más información