suscríbete

Buscador

Las mejores hamburguesas del mundo

De Hamburgo, cuna de tan popular bocado, a los templos neoyorkinos de la auténtica ‘burguer’ americana, viaje para adictos al bocadillo de carne más popular del planeta

Hamburguesería Burgermeister, en Berlín

Hamburguesería Burgermeister, en Berlín, ubicada en un antiguo lavabo público, ya centenario, bajo las vías elevadas del U-Bahn.

La hamburguesa que hoy comemos fue, en su origen, un simple filete de carne picada entre dos rebanadas de pan que podía ser consumido fácilmente en cualquier momento y lugar. Hoy es uno de los bocados más populares y universales, degustado por todos los estratos sociales y en cualquier rincón de planeta. Las hay de vacuno, de cerdo, de cordero, de pollo e incluso de pescado, vegetarianas o de semillas.

Sobre su origen hay, como siempre, diferentes teorías. Lo que está claro es que se creó entre finales del siglo XIX y principios del XX, aunque la autoría se la disputan Alemania y Estados Unidos. Está claro que fue ideada en Hamburgo, de ahí su nombre, pero también que fueron los americanos quienes la perfeccionaron y, sobre todo, los que la popularizaron a escala mundial, a través de conocidas cadenas de comida rápida. Actualmente, junto a la pizza y la pasta italiana, es el plato más popular del planeta. Incluso tiene su propio Día Internacional de la hamburguesa: el 28 de mayo.

Aunque su elaboración no tiene demasiada ciencia, no siempre se consigue una buena hamburguesa, esa que hace que miles de personas de todo el mundo viajen a un lugar para probar una versión concreta. La clave está en la calidad de la carne, en los pequeños trucos del parrillero o chef al cocinarla, y en los condimentos y acompañamientos que se añadan. Miles de cocineros de todo el mundo llevan más de un siglo tratando de elaborar la hamburguesa perfecta. Probablemente esté entre las que presentamos a continuación…

01 Viaje a los orígenes

HAMBURGO Y BERLÍN

Hamburguesa con frutos rojos de BBI (Berlin Burger Internatonal), una de las referencias imprescindibles en la capital alemana.

A pesar del nombre, uno suele asociar Hamburgo más con las salchichas que con las hamburguesas. Se dice que la primera nació aquí, en 1891, en el puerto de la ciudad alemana, cuando a alguien se le ocurrió hacer un bocadillo de carne picada de vacuno con un huevo encima. Los trabajadores del puerto y los marineros se aficionaron rápidamente a este sándwich fácil de tomar y lo exportaron a todo el mundo.

Hoy, si queremos probar una buena hamburguesa podremos hacerlo en The Bird, que tiene también locales muy populares en Berlín. Son hamburguesas enormes, de buena carne y con todo tipo de ingredientes, perfectas para grandes carnívoros. Pero la ciudad alemana donde realmente están de moda las hamburguesas es en Berlín, donde causan auténtico furor. Allí están, también, los Bird (uno en Prenzlauer Berg y otro en Kreuzberg), cuyas hamburguesas y patatas fritas justifican el boom publicitario del local. Los aliños y tartas de queso caseros, son estupendos.

Las otras dos referencias clásicas berlinesas son el BBI (Berlin Burger Internatonal), que tiene fama de ser el mejor burger de la ciudad, a pesar del tamaño enano del local, y el Burgermeister, unos antiguos lavabos centenarios que acogen actualmente esta hamburguesería situada bajo las vías elevadas del U-Bahn. Las hamburguesas 100% de ternera son fantásticas, sobre todo si se acompañan con salsas caseras como las de cacahuete y curry de mango.

02 Hamburguesas ‘gourmet’

PARÍS

Interior de Schwartz’s burguer, en el barrio de Le Marais, en París.

Las de Blend son probablemente las mejores hamburguesas de París. La carne es la mejor de la mejor, como lo son también todos los ingredientes, desde el ketchup casero hasta el pan crujiente que hacen allí mismo. La carta con especialidades de todo tipo que van más allá del vacuno o el cerdo, hace salivar mientras eliges qué pedir: hay de cordero, de salmón ahumado o, para vegetarianos, de quinoa y de mozarella empanada con tomates secos, tomate y albahaca. Una delicia con ese toque gourmet que solo los franceses consiguen.

Otra opción para gourmets es irse a Le Marais, el barrio judío (convertido hoy también en el barrio gay), entre cuyas joyerías y tiendas de comida khoser hay una hamburguesería al más puro estilo diner años 50. Es el Schwartz’s burguer, señalizado con las clásica barra de rayas azules y rojas que las barberías antiguas mantienen en su puerta. Su origen judío hace que algunos productos sean diferentes (por ejemplo, el beicon es de pavo), y que haya especialidades muy particulares en la carta, como hamburguesas de salmón o de pato. Es complicado llegar hasta los postres, pero si el estómago aguanta, merece la pena probarlos, especialmente su legendaria tarta de queso. También se puede pedir para llevar.

03 Hamburguesa, plato de moda

LONDRES

Honest Burger, una de las hamburgueserías más 'british' de Londres.

En una ciudad tan cosmopolita, turística y variopinta, es lógico que las hamburguesas estén entre las comidas más populares. De hecho, algunos de los mejores restaurantes londinenses especializados en hamburguesas están entre los locales de moda en la capital británica. El primero es Bobo Social, que a primera vista no parece más que una de las muchas hamburgueserías con un toque cool repartidas por toda Londres. Pero aquí hay cosas diferentes: hay champán, para empezar, cócteles con un toque distinto y entrantes deliciosos, como el ceviche de gambas o el paté de pollo con compota de cebolla roja y pan tostado. Las hamburguesas se hacen con carne de raza de las granjas locales y se preparan con gran variedad de ingredientes: además de las clásicas, tenemos de langosta y cangrejo, de ternera y chorizo con queso manchego, e incluso de carne wagyu. En determinadas ocasiones sirven también carnes especiales (como canguro, cocodrilo y avestruz).

Muy diferente es el Boom Burguer, un establecimiento jamaicano especializado en hamburguesas en el corazón de Londres. No hace mucho que abrió en Portobello Road pero se ha puesto de moda y es normal ver colas delante de su pequeño local. La Boom Burger es una clásica hamburguesa con queso y mermelada de bacon, pero también sirve platos jamaicanos como el Jerk Boom –pollo con plátano frito, mango y salsa pawpaw– o la Brunch Boom, una hamburguesa con bacon, salsa de aguacate y huevo frito.

Pero Londres da para mucho más. Los auténticos adictos a la hamburguesa no deben dejar de acercarse a Honest Burgers, una de las hamburgueserías más populares del momento en Londres y, probablemente, la más British. Su mejor hamburguesa es la Honest, con queso cheddar, bacon, pepinillo, lechuga y su famosa cebolla roja. La carne es de Yorkshire y las patatas estupendas, sazonadas con romero. El restaurante es muy pequeño y está siempre abarrotado, pero la suerte de los españoles es que siempre llegamos a comer cuando los ingleses han terminado.

Otro local de moda es Patty & Bun, que comenzó vendiendo hamburguesas en una furgoneta y muy pronto pasó a abrir un pequeño local cerca de Oxford Street. Hoy tiene varios establecimientos en Londres y entre sus especialidades destaca la Smokey Robinson, hamburguesa con cebolla caramelizada, lechuga, mayonesa, bacon y mucho queso fundido.

04 Los templos de la Gran Manzana

NUEVA YORK

En Nueva York la hamburguesa cobra categoría de plato estrella, donde cada local presume de servir la mejor y cada turista de haber encontrado la hambuguesa definitiva. Las neoyorkinas suelen ser jugosas, grasientas y, generalmente, gigantes. Las hay con y sin queso, y con salsas de todo tipo, incluso con trufa.

Local original de Shake Shack, en Madison Square Park, en Manhattan, una de las hamburgueserías más populares de Nueva York. / Andria Patino

Esta mini ruta burguer puede comenzar por la hamburguesería preferida por muchos, Shake Shack, original de Madison Square Park. Su especialidad malteada, acompañada de patatas fritas, es una auténtica delicia. Además es barata y esto hace que el popular restaurante neoyorkino esté creciendo a pasos agigantados y expandiéndose más allá de la ciudad. El Shake Shack del Soho Park es perfecto para descansar de las compras del Soho.

Entre los locales clásicos hay que citar PJ Clarke’s, frente al Lincoln Center, con camareros simpáticos y platos suculentos como su magnífica hamburguesa Back Angus, acompañada una cerveza Brooklyn Lager. Muy recomendable es también el Burger Joint, el secreto peor guardado del mundo. Con solo un pequeño neón en forma de hamburguesa como anuncio, este burguer se esconde tras una cortina del vestíbulo del hotel Le Parker Meridien. Ya no es tan moderno o secreto como antes, pero mantiene sus originales paredes decoradas con grafitis y sus reservados retro. La elección es fácil: hamburguesa o hamburguesa con queso, cocinada y aderezada al gusto. La Cadillac es una elección segura y para acompañar, unas patatas fritas, una jarra de cerveza y un vistazo a las paredes en busca de garabatos de famosos. Mejor ir a primera o a última hora, o armarse de paciencia.

Cada vez son más los que dicen que la hamburguesa de DuMont, en Williamsburg (Brooklyn), es una de las mejores de Nueva York. Es un nuevo clásico aunque, en realidad, el restaurante tiene otros muchos platos deliciosos a los que la buena hamburguesa ha hecho sombra. El jardín trasero del local, precioso y muy acogedor, cuenta con una barra al aire libre y una zona muy especial llamada la cabaña del árbol.

Hamburguesa y patatas fritas entre grafitis y garabatos en Burger Joint, en el vestíbulo del hotel Le Parker Meridien, en Nueva York.

También se ha hecho famoso, por sus hamburguesas, Luger Burger, de Peter Lugers, en Brookly; para muchos, el mejor restaurante de carne de la ciudad. Es el steackhouse por excelencia de Nueva York y su hamburguesa está hecha con el mejor producto que se pueda imaginar. Ah, siempre poco hecha. En esta línea gourmet se encuentra Burger and Barrel Bash Style Burguer, que ha ganado varias veces el premio a la mejor hamburguesa de la ciudad.

Si nos guiamos por las sugerencias de los neoyorquinos seguro que incluiremos en la lista el Corner Bistro, en la calle 4, fácil de reconocer por sus letras rojas de neón. Se anuncia como el último bar bohemio de West Greenwich Village y merece la pena probar alguna (o varias) de sus variedades de hamburguesas, bastante económicas.

Necesitaríamos una guía entera para incluir todas las buenas hamburguesas neoyorkinas, pero no nos resistimos a señalar alguna más. Por ejemplo, la Murder by Burger, en Marble Lane, que sirve una con más de 200 gramos de carne bien acompañados por huevo frito, pepinillo, cebolla caramelizada, champiñones, bacon, queso, aguacate y tomate. O, para gourmets, la hamburguesa de db Bistro Moderne, que llama la atención por las láminas de foie y trufa que intercala entre la carne.

Si preferimos las grandes cadenas, los restaurantes de Island Burgers & Shakes son locales pequeños de aire retro, rápidos y con montones de variedades muy baratas. También tiene su público la nada pretenciosa Pau’s da Burguer Joint, en Manhatan. Quienes busquen ingredientes orgánicos y producto de proximidad, la gran cadena Steak’n Shake Burgers ha abierto su primer local en Nueva York, en el barrio de Brooklyn.

05 Otras hamburguesas americanas

DE ALASKA A FLORIDA

Ambiente de viernes noche en Kuma’s Corner, una de las mejores hamburgueserías de Chicago.

En las listas de las mejores hamburguesas del mundo que se elaboran cada año, siempre figuran muchas referencias americanas pero no necesariamente neoyorkinas. Por ejemplo, el Burger Joint de San Francisco, que con su decoración en rojo y turquesa nos lleva de vuelta a los años 50. Sus carnes son estupendas, sus batidos cremosos y sus cervezas sin alcohol. No faltan las hamburguesas vegetales o las de pechuga de pollo, para satisfacer a los californianos, más asiduos de la comida sana que otros estadounidenses.

Sorprenden también en estas listas de hamburgueserías top algunas ubicadas en el estado de Alaska. Es el Roadrunner, con unas hamburguesas malteadas, ultraespesas y bien condimentadas, que nos hacen olvidar rápidamente los whopper de Burger King. Y es que hay hamburguesas dignas de premios por todo el país, desde las originales especialidades con toque hispano de Texas, hasta las populares hamburguesas de chef Michael Symon en su restaurante B Spot, en Cleveland, que triunfan con su mezcla de buena carne de buey con una loncha de beicon o de salami frito, queso provolone y salsa a la mostaza y pimientito rojo húngaro.

En Florida, algunos food trucks han ganado competiciones mundiales de la mejor hamburguesa, como la Latin Macho Burger que sirven en el Latin Burger & Taco Food Truck de Miami. Se trata de una perfecta combinación de hamburguesa doble de carne y chorizo, aderezadas con mayonesa picante, cebolla frita y queso blanco.

En Chicago presumen también de buena carne y de magníficas hamburguesas, como la del Kuma’s Corner una deliciosa especialidad con cebolla roja, tomate, lechuga, tocino y queso cheddar picante. Encima de todos estos ingredientes se coloca un delicioso huevo frito y para darle el toque final se usa el tradicional pan alemán en forma de lazo, el pretzel, creando una combinación perfecta entre salado y jugoso.

06 Hamburguesa al estilo suizo

GINEBRA

Comedor de The Hamburger Foundation, en Ginebra (Suiza).

Después del atracón de proteínas americano, damos un salto a Europa. Quizá no pegue demasiado hablar de hamburguesas en Suiza, pero ¿por qué no? Tienen una excelente carne de vaca, unos quesos insuperables y saben hacer bien las cosas. Lo demuestran en The Hamburger Foundation, en Ginebra, donde han mezclado los buenos productos locales con el aprendizaje, en Estados Unidos, del secreto de la hamburguesa perfecta para elaborar una propuesta que, probablemente, sea la mejor hamburguesa de todo el país.

07 Japón, más allá del sushi

TOKIO

Local de MOS Burguer, la segunda cadena de hamburgueserías más extendida en Japón después de McDonald’s.

La hamburguesa es un plato estrella en todo el mundo y hace mucho tiempo que dejó de ser un simple snack de comida rápida. En Japón, compite con la delicada cocina nipona, ya que han logrado introducir un toque propio al tradicional bocadillo de carne americano. Un buen ejemplo son las hamburgueserías MOS Burguer, la segunda cadena de Japón después de McDonald’s, que ya se están extendiendo por países vecinos. En sus locales todo tiene un aire zen y se puede apreciar la fusión de sabores típica del país del sol naciente. Podemos probar su Yakiniku Burger, muy sencilla, a base de carne de ternera laminada tan finamente que llega a tener casi la textura de un filete de carne picada. En vez del pan tradicional, lo sirven entre dos trozos de pan de arroz compactado.

En Tokio podremos también probar las hamburguesas de Blacows, en Ebisnishi (Shibuya). La carne es de la mejor calidad, sin llegar a ser Kobe, pero a precios muy razonables. Se puede ver al cocinero cortando la carne y cómo se preparan las hamburguesas, que son grandes, bien condimentadas y bien acompañadas, servidas en pan bueno hecho al estilo francés.

08 Eately, hamburguesas ‘Slow Food’

ROMA

Entrada a la L’Hamburgeria di Eataly, en Roma.

Eataly, buque insignia del movimiento Slow Food de Piamonte, también hace de la hamburguesa una propuesta gastronómica de calidad. En Roma, Eataly, L’Hamburgeria sirve carne 100% de Piamonte procedente de una empresa certificada con el sello Slow Food. Para quienes gusten de carnes más suaves, se sirve también hamburguesa de pollo o la strolghino, elaborada con una mezcla fresca de salami de cerdo. Está en plena Vía Veneto y la calidad de sus hamburguesas hacen que sea un lugar realmente especial para comer o para llevarse a casa.

09 Las de casa

DE MADRID A SITGES

Salón retro en uno de los cuatro Home Burguer Bar abiertos en Madrid.

En España se hacen cada vez mejores hamburguesas, más allá de las grandes cadenas, que, a su vez, no han dejado de evolucionar para adaptarse a los nuevos gustos. Las hay de tradición americana pero también otras propuestas con mucha innovación incorporada entre los panecillos.

En Madrid, algunas de las mejores elaboraciones están en Alfredo’s (Lagasca, 5), un clásico madrileño desde los ochenta. Lo abrió un neoyorkino enamorado de la Movida madrileña y desde entonces sigue sirviendo la mejor carne con algunos acompañamientos típicamente estadounidenses, como la ensalada de col, salsa barbacoa o tartas. Sigue abierta la hamburguesería original (en la calle Lagasca), pero hay dos Alfredo’s más con el mismo éxito Juan Hurtado de Mendoza 11 y Conde de Aranda 4.

Fuera de los circuitos convencionales, el Bar Borodin (Ronda de Valencia) es todo un descubrimiento: sirve una hamburguesa espectacular hecha en la parrilla de carbón. Para acompañarlas, magníficas cervezas artesanas. El local tiene cero glamour pero las hamburguesas están de muerte.

Por último, desde hace algunos años han llegado las cadenas gourmet a Madrid, como Home Burger Bar, que sirve carne de ganado 100% ecológico de la sierra de Ávila entre buen pan y mejores verduras, o Hamburguesa Nostra, referencia imprescindible para foodies que ofrece hasta treinta sabores diferentes (desde carne de la Sierra de Guadarrama a buey de los Valles del Esla o recetas japonesas o mexicanas). Comenzó con una decena de puestos (Raza Nostra) en mercados madrileños (San Antón, Alonso Cano, La Paz o Toriijos), donde vendían hamburguesas preparadas para llevar a casa que también se podían tomar en el mismo local preparadas en una plancha.

Hamburguesa de La Royale, en Barcelona, que cuenta con el asesoramiento del chef Paco Pérez.

En Barcelona hay muchísimos sitios muy recomendables para los amantes de la hamburguesa, pero escogemos dos: uno de autor y otro ecológico. El primero de ellos, La Royale (Plaça del Camp), cuenta con el asesoramiento gastronómico del cocinero Paco Pérez. Además de sus hamburguesas gourmet hechas con carnes de todo el mundo, es famoso por sus gintonics y por sus postres. El local es el antiguo Can Massana, un restaurante muy conocido en los años 70 como punto de encuentro de los artistas de la Gauche Divine.

El Filete Ruso lleva abierto poco tiempo pero se ha convertido ya en una referencia imprescindible en Barcelona. Situada en el Eixample, elabora sus especialidades con productos frescos de temporada y ofrece hasta 14 variedades de hamburguesa a la brasa, entre ellas una vegetariana. La carne de ternera procede de ganado ecológico biodinámico y el resto de los productos son de proximidad, especificándose siempre su origen.

Por último, si nos fiamos de los usuarios de la web TripAdvisor, la mejor hamburguesa de España no está en ninguna de las dos grandes ciudades españolas, sino en la costera localidad de Sitges. Es, concretamente, la que sirve el Big Al’s Burguer Bar, al más puro estilo americano y con todo tipo de complementos: queso, mezcla de lechugas, bacon, jalapeños, mayonesa, verduras, salsa barbacoa, cebolla frita… Todo dentro de un bollo brioche artesano. Quienes la han probado aseguran que está exquisita. 

Más información en www.lonelyplanet.es y en las guías Lonely Planet.

Y ADEMÁS...

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

¿Por qué no convence Santos?

Responden periodistas y analistas

Meter miedo: ¿la mejor arma política?

Debaten los periodistas internacionales

Semana fatal para Messi y Boris Johnson

Los corresponsales extranjeros ponen la nota

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana