Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

10 buenas razones para viajar a California

Desde mecas surferas hasta bosques de árboles gigantes o la ciudad donde nació la contracultura, un recorrido por el estado norteamericano

Hotel Coronado, en la franja de Silver Strand, en San Diego, California Ver fotogalería
Vista del hotel Coronado, en la franja de Silver Strand, en la bahía de San Diego (California).

Viajar a California no es como ir a cualquier otro rincón de Estados Unidos. Esta es tierra de pioneros, donde cuajó la fiebre del oro, surgió la generación beat, se reinventó el surf o se fabricó la industria de sueños del cine. California es mucho más que Hollywood o las famosas calles de San Francisco y sus tranvías. Su espíritu bohemio y libre, su pasión por lo tecnológico, la buena vida, el buen vino y la comida orgánica la hacen diferente.

Es también tierra de montañas salvajes, árboles gigantes, desiertos extremos, playas para todos los gustos y parques nacionales inmensos. Su tradición de fusión cultural se expresa en su cocina, sus variopintas ciudades y su intensa vida artística. Estas son 10 (solo 10), de las muchísimas razones que podríamos encontrar para viajar a California.

01 Para ver a las estrellas del cine

Los Ángeles es una ciudad extraña para los europeos y por sí misma ya merecería el viaje. No es una ciudad para ver a pie y se echa de menos el típico “centro de la ciudad” entre tanta autopista y grandes bulevares. Pero una vez que nos orientemos, podremos disfrutar al máximo de los barrios multiculturales e incluso de la vida nocturna de la alfombra roja de Hollywood.

Barra del Purple Lounge bar, en el hotel Standard, en West Hollywood (Los Angeles). ampliar foto
Barra del Purple Lounge bar, en el hotel Standard, en West Hollywood (Los Angeles).

En Los Ángeles viven los más ricos y los más pobres de Estados Unidos. Entre sus habitantes hay descendientes de buscadores de oro, de estrellas de cine y de aspirantes a cualquier cosa. El Condado de LA es muy extenso y difícil de conocer si no es en coche. En el centro, el downtown, está la historia, la cultura y el nuevo corazón de los jóvenes artistas y profesionales que han llenado la zona de lofts, bares, galerías y restaurantes; en Hollywood, al noroeste, encontraremos a los artistas y los estudios de cine y en West Hollywood el diseño urbano chic y la comunidad homosexual. Al sur, está el Museum Town y al oeste, el lujoso Beverly Hills, lleno de masseratis e increíbles mansiones, el pretencioso Rodeo Drive y el Getty Center, en la cima de la colina. Si queremos ir a una playa turística, podremos ir a Santa Mónica; si preferimos lo elegante, tenemos Malibu. Los bohemios, seguramente, refieren Venice o Long Beach.

02 Para recorrer las calles de San Francisco

Museo DeYoung, proyectado por Herzog & de Meuron, en el Golden Gate Park, en San Francisco. ampliar foto
Museo DeYoung, proyectado por Herzog & de Meuron, en el Golden Gate Park, en San Francisco.

La ciudad de la libertad y la experimentación, de las empresas verdes y tecnológicas, de los primeros hippies y la primera comunidad homosexual; San Francisco es la cara opuesta de Los Ángeles. Las 43 colinas de la ciudad y los más de 80 locales artísticos estimulan las piernas y la imaginación del viajero, que a cambio puede disfrutar de unas magníficas vistas. Casi todos los puntos de interés histórico están en Mission, mientras que los destinos nuevos y más emocionantes esperan en el Golden Gate Park. Entre lo más antiguo, la Misión Dolores, el edificio con más solera de la ciudad, en pie desde 1776; y entre lo nuevo, el barrio de Castro, con sus banderas arcoíris y el GLBT History Museum. Más visitas imprescindibles: el Golden Gate Park, la mítica prisión de Alcatraz, Chinatown y el Ferry Building Marketplace, donde podremos probar productos frescos de temporada.

03 Para hacer surf

Una surfista junto al muelle de Huntington Beach, en California. ampliar foto
Una surfista junto al muelle de Huntington Beach, en California.

En la soleada San Diego y en Orange County se puede ir a la caza de las olas perfectas. Quien haya visto las series The OC o Real Housewives creerá que ya ha estado en estos barrios residenciales que unen Los Ángeles y San Diego: riqueza, aspiración y ansiedad en grandes dosis. En Orange County vive mucha gente a lo grande y también vive aquí una floreciente comunidad artística que disfruta de 67 kilómetros de bellas playas. Junto a Orange está la comunidad de playa más elegante, Newport Beach y más allá llegamos a San Diego, donde todo es casi perfecto: el clima (22 grados todo el año), las playas y los bosques y el (buen) nivel de vida. Es el sitio ideal para practicar el surf y el windsurf, con muchos centros especializados y un ambiente inigualable. Entre las mecas locales para surfistas: Huntington Beach, la capital, Black’s Beach, en San Diego, la playa de Rincón de Santa Bárbara o las playas de Santa Cruz (Steamer Lane y Pleasure Point).

04 Para tomarse un vino y bañarse en barro

Baño de barro en un centro termal de Calistoga, en California. ampliar foto
Baño de barro en un centro termal de Calistoga, en California.

A Napa se puede ir a ver viñedos, pero si se quiere una experiencia realmente original, podemos ir a Calistoga, donde disfrutaremos de un agradable baño de barro. El Valle de Napa está al norte de California y es la principal región vinícola de Estados Unidos, con muchas centros de cata diseñadas por prestigiosos arquitectos (y precios a la par). En Sonoma, sin embargo, se puede degustar vinos en bodegas más asequibles y de trato más cercano, incluso conocer al perro del viticultor.

Hay 230 bodegas en este valle de 48 kilómetros de largo, a lo largo de tres grandes rutas. Hay sitios tan curiosos como la minúscula Yountville, antigua parada de diligencias que hoy acoge el famoso The French Laundry y que cuenta con más restaurantes con estrella Michelín per cápita que cualquier otro rincón gastronómico del país. En la rústica Calistoga, probablemente la ciudad menos aburguesada de Napa, hay spas de fuentes termales y emporios de baños de barro a partir de la ceniza del contiguo monte St. Helena.

05 Para ver los árboles más altos

Un niño abrazando uno árbol gigante en el parque nacional de Redwoods, en California. ampliar foto
Un niño abrazando uno árbol gigante en el parque nacional de Redwoods, en California.

Están en los Redwood National & State Parks, uno de los espacios naturales del norte de California. Esta unión del parque nacional de Redwood y los estatales de Prairie Creek, Del Norte y Jedediah Smith ha sido declarada patrimonio mundial y concentra casi la mitad de los bosques primarios de secuoyas de California. La entrada al parque nacional es gratis mientras que los parques estatales tienen una cuota diaria en algunas de sus áreas y las únicas zonas de acampada permitidas. Es maravilloso asomarse desde la tienda de campaña y observar los troncos colosales de las enormes secuoyas. Además, estamos junto a una costa virgen, en la que las secuoyas se asoman sobre los acantilados.

06 Para asomarse al Pacífico

Playa de Coronado al atardecer, en San Diego (California). ampliar foto
Playa de Coronado al atardecer, en San Diego (California).

California se asoma a este inmenso océano en sus más de 1.700 kilómetros de variado litoral. Hay costa de todo tipo: accidentada y virgen en el norte, sofisticada y abarrotada de gente guapa en el sur, ideales para practicar surf, kayak o pasear. Es difícil quedarse con una u otra playa. Así que nos quedamos con cinco imprescindibles, según preferencias: Coronado, para broncearse en la angosta franja de Silver Strand, que cierra la bahía de San Diego; Huntington Beach, para disfrutar del voleiplaya; la playa de Zuma, de aguas cristalinas, olas espumosas y arena fina al norte de Malibú; Santa Cruz, la reina del surf, con un animado paseo marítimo, y Port Reyes, de playas salvajes y venteadas, ideales para ver fauna.

07 Para descubrir montañas y desiertos

Paisaje de palmeras en Palm Springs, California. ampliar foto
Paisaje de palmeras en Palm Springs, California.

La diversidad californiana va desde cimas nevadas a bosques primarios, y desde un mar brillante a magníficos desiertos que, además, desprenden una serena espiritualidad y son visitados por bohemios, rockeros, estrellas de cine, escaladores y aventureros en todoterreno. La meca es Palm Springs, que en los años cincuenta y sesenta era la vía de escape de Sinatra, de Elvis y otras grandes estrellas. Después se llenó de hoteles boutique y de obras de grandes arquitectos y los visitantes se lanzaron a recorrer las ciudades del desierto: de Cathedral City a la glamurosa Palm Desert, todas unidas por la Highway 111.

Para ver montañas remotas y vacías hay que dirigirse al norte del estado, escenario perfecto para explorar su naturaleza. La espina dorsal de California es la Sierra Nevada, una sucesión de picos tallados y cincelados por la erosión a lo largo de 643 kilómetros. La Sierra, que alberga tres parques nacionales (Yosemite, Sequoia y Kings Canyon), es como un país de las maravillas para montañeros, senderistas y escaladores: se puede subir al pico más alto de los Estados Unidos continentales, el Mt. Whitney, de 4.421 metros (solo superado por el Mt. McKinley, 6.194 metros, en Alaska); contemplar algunas de las cascadas más altas de Norteamérica y plantarse ante los árboles más altos del mundo, como el General Sherman, el más voluminoso, con 83,3 metros de altura, 11,1 de diámetro y un volumen de 1.500 metros cúbicos.

08 Para sentarse a la mesa

Entrada del restaurante Chez Panisse, en San Francisco. ampliar foto
Entrada del restaurante Chez Panisse, en San Francisco.

California es uno de los grandes destinos gastronómicos americanos, gracias a sus fértiles terrenos, sus buenos chefs y el insaciable apetito por lo nuevo. La experiencia gastro en California incluye comprar en mercados agrícolas, degustar alguno de sus excelentes vinos o cenar en uno de sus célebres restaurantes.

En San Francisco, por ejemplo, hay más restaurantes que en ninguna otra ciudad del país y una auténtica obsesión por la comida local y sostenible. Para comprobarlo, solo hay que reservar en sitios como Chez Panisse (Berkeley), donde Alice Waters, pionera de la revolución de la comida orgánica, lleva cocinando desde 1971. Estamos en el paraíso de la cocina fusión (japonesa, china, hawaiana, francesa, hispana…) y aunque los sabores más populares siguen siendo interculturales, ahora se hace más hincapié en el producto de proximidad y sostenible, como las ostras de Sonoma, el champán de Napa o los fideos de algas de Mendochini. Buenas referencias para gastro-viajeros son Benu, con ingeniosas mezclas de clásicos orientales y los mejores ingredientes occidentales, y Aziza, con sabores alegres que mezclan California con Marruecos.

En Los Ángeles, donde todo es espectáculo, también lo son algunos chefs: Matsuhisa, Thomas Keller, Mario Batali o Michael Boltaggio figuran entre las celebridades culinarias predilectas entre foodies residentes y de paso. La ciudad rebosa de mercados agrícolas, cafés de mercado y magníficos restaurantes vegetarianos y veganos.

09 Para recorrer el Salvaje Oeste

Cuenca de Badwater, el punto más bajo de toda Norteamérica, en el parque nacional del Valle de la Muerte, en California. ampliar foto
Cuenca de Badwater, el punto más bajo de toda Norteamérica, en el parque nacional del Valle de la Muerte, en California.

En el Death Valley National Park podremos caminar entre dunas y explorar las ciudades fantasmas del Salvaje Oeste, casi como en una película. El Valle de la Muerte evoca con su nombre unas condiciones infernales pero, visto de cerca, se puede apreciar su enorme belleza y la irresistible atracción que ejerce. Es una tierra de exageraciones, que ostenta el récord nacional de temperatura (57 grados centígrados), de la cota más baja de altitud (Badwter, a 85,9 metros por debajo del nivel del mar) y del parque nacional más grande (12.959 kilómetros cuadrados), exceptuando el de Alaska.

Otro encuentro con el auténtico Oeste americano lo podemos tener en el Gold Country, el asentamiento californiano donde comenzó la mítica fiebre del Oro en 1848, con una estampida que atrajo a más de 300.000 buscadores hasta las estribaciones de la Sierra Nevada. Allí se conservan pequeñas poblaciones que en otros tiempos fueron violentas comunidades y hoy viven de la venta de antigüedades y recuerdos de la gold rush.

Los más aventureros pueden aprovechar para dejarse arrastrar por los rápidos del American River y sus afluentes.

10 Para caminar sobre acantilados

Un turista fotografiando el Pacífico desde el Bixby Bridge, en la costa del Big Sur (California). ampliar foto
Un turista fotografiando el Pacífico desde el Bixby Bridge, en la costa del Big Sur (California).

El recorrido en coche por la Highway 1 nos conducirá sobre los acantilados esculpidos por el mar a lo largo de la rocosa costa de Big Sur. Se ha escrito mucho sobre la belleza virgen y la energía de esta escarpada franja costera de 160 kilómetros encajada al sur de la península de Monterrey, pero el Big Sur es más un estado de ánimo que un lugar concreto en el mapa; no hay semáforos, ni bancos, ni centros comerciales. Tampoco es barato y conviene reservar los hoteles y la entrada en los parques estatales de la ruta si no queremos contratiempos durante la ruta.

Se trata de un recorrido ideal para quienes buscan experiencias diferentes, como visitar el Esalen Institute, a 16 kilómetros al norte de Lucía, famoso por sus talleres de esoterismo y baños en aguas termales con vistas al océano. Los bohemios tienen diversos atractivos a lo largo de la ruta, como la biblioteca beatnik Henry Miller Memorial Library, que además de su excelente fondo organiza conciertos de música en directo y sesiones de DJ, noches de micro abierto y cine al aire libre.

Los que prefieran paisajes a espacios cerrados tienen fantásticos senderos excursionistas que transitan por bosques de secuoyas, cascadas costeras y paisajes casi vírgenes donde las olas del océano Pacífico rompen con fuerza contra los acantilados. Otro Finisterre, al otro lado del mundo.

Más información en www.lonelyplanet.es y en la guía Lonely Planet de California.

Más información