Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho emocionantes aventuras en África

En camello, todoterreno o montados en un elefante, grandes viajes para adentrarse en el corazón del continente

Safari fotográfico en el delta del Okavango, en Botsuana Ver fotogalería
Un turista fotografía un hipopótamo durante un safari fotográfico en el delta del Okavango, en Botsuana.

Es un continente inmenso que promete emociones fuertes y encuentros inesperados. Pero hay que comenzar por algún sitio. Proponemos las 10 aventuras más clásicas que los grandes viajeros suelen emprender para adentrarse en el corazón de África.

01 Safaris fotográficos

Suponen la aventura más clásica y también la más accesible. Se pueden practicar en casi todo el continente africano aunque hay ciertos paraísos para fotógrafos amateurs y profesionales, como los parques naturales de Kenia, Tanzania, Botsuana, Zimbabue o Sudáfrica. Aquí lo único que se dispara es la cámara. Los safaris fotográficos dan a los amantes de los animales la maravillosa oportunidad de capturar animales salvajes, así como al paisaje africano y las puestas de sol más rojas del mundo.

Fotografiado una manada de elefantes en la reserva de Moremi, en Botsuana. ampliar foto
Fotografiado una manada de elefantes en la reserva de Moremi, en Botsuana.

Se pueden disfrutar en cualquiera de los circuitos que organizan los propios parques y espacios naturales, pero cada vez hay más tours guiados junto a fotógrafos expertos que enseñan, de forma personalizada, cómo cazar mejor a cada una de las presas, ya sea acurrucados en un observatorio de aves o encaramados en un todoterreno, rastreando a pie o en los alrededores del campamento. Es una forma extraordinaria de experimentar el mundo mucho más allá de la cámara.

Lo normal es levantarse muy temprano, pues el alba es un momento de mucha actividad entre los pájaros, y el crepúsculo, de los animales que acuden a beber. Un ejemplo: los safaris de Pangolin Photo realizados en Botsuana.

02 Senderismo por el Sáhara

TAMANRASSET (ARGELIA)

Senderistas en el desierto de Hoggar, en Argelia. ampliar foto
Senderistas en el desierto de Hoggar, en Argelia.

El macizo del Hoggar es un lugar para los amantes del desierto. Alzándose desde las arenas del sur de Argelia, el Hoggar se halla entre las cordilleras más impresionantes del desierto del Sáhara. Hacer senderismo aquí junto a guías tuareg es como viajar en el tiempo. Se empieza en la ciudad de Tamanrasset y luego se transita en torno al macizo de Atakor, viendo llamativos petroglifos prehistóricos pintados sobre la roca, gheltas (pozas), dunas y bosques de pináculos de basalto. Se puede llegar hasta la cima del monte más alto de Argelia, Jabal Tahat (2.908 metros) y meditar durante la puesta del sol en la alta meseta de Assekrem.

Muchas agencias de viaje locales también organizan excursiones. Lo normal es caminar unas cinco horas cada día.

03 Jinetes de elefantes

BOTSUANA

Ruta en elefante por el delta del Okavango, declarado patrimonio mundial, en Botsuana. ampliar foto
Ruta en elefante por el delta del Okavango, declarado patrimonio mundial, en Botsuana.

No hay forma más peculiar de conectar con la naturaleza de Botsuana que desde lo alto de un elefante africano. Y no hace falta cazarlos. La gran aventura es fotografiarlos y conocerlos de cerca. En este tipo de safaris, no solo se ve la fauna desde las alturas, sino que se interactúa, se nada y se camina junto a este gran mamífero y su manada, observando la conducta de los precoces adolescentes y la matriarca. También se puede hablar sobre conservación con los investigadores locales y aprender sobre el comportamiento de los proboscidio. Tratar con estos mamíferos inteligentes y sensibles es lo más cerca que se puede estar de la naturaleza.

Botsuana es uno de los pocos lugares donde se puede realizar un safari de elefantes, a través de www.abucamp.com o agencias especializadas como www.ratpanat.com

04 Skeleton Coast en todoterreno

NAMIBIA

Turistas pescando en una playa cercana al Torra Bay Resort, en el parque nacional Skeleton Coast, en Namibia. ampliar foto
Turistas pescando en una playa cercana al Torra Bay Resort, en el parque nacional Skeleton Coast, en Namibia.

En Namibia los exploradores en todoterreno van directos a la Skeleton Coast, un desierto litoral con playas envueltas por la niebla y salpicadas de descoloridos huesos de ballena y oxidados restos de naufragios, herencia de una extinta industria ballenera. Los primeros marineros portugueses la conocían como las arenas del infierno, aunque por fortuna hoy en día las cosas son algo diferentes. Se conduce a través de bellos paisajes a lo largo de la playa y el interior, entre dunas, salinas, lechos fósiles, montañas y altísimos cañones. Para tener una experiencia excepcional, un viaje en un avión ligero permite ver alucinantes vistas de este desolado y espléndido paisaje lunar.

www.namibian.org es un buen sitio para empezar a organizar el viaje. Skeleton Coast Safaris organiza safaris por tierra y aire, mientras que www.evaneos.es ofrece viajes personalizados.

05 El lado salvaje

TANZANIA

Un guepardo ante sus presas en el parque nacional del Serengeti, en Tanzania. ampliar foto
Un guepardo ante sus presas en el parque nacional del Serengeti, en Tanzania.

No hay mejor forma de entrar en contacto con la naturaleza que ponerse un buen calzado y adentrarse en el Serengeti, el parque nacional más famoso de Tanzania. Aquí hay extraordinarios safaris a pie a través de la sabana y los ríos del parque. Expertos masái y otros guardabosques conversan con los visitantes sobre el ecosistema e ilustran a los viajeros sobre las rayas de las cebras, los hormigueros, las acacias o las hierbas silvestres. Por supuesto, la estrella es la famosa migración anual de los ñús, pero hay mucho más: tras un día de exploración, nada como conciliar el sueño arrullados por distantes rugidos de leones.

Solo se permite a unas pocas agencias turísticas (escogidas y responsables) realizar safaris a pie por el Serengeti; las caminatas varían, desde excursiones de unas horas a salidas de varios días con acampada.

06 Cabalgar hacia la gran migración

MASÁI MARA (KENIA)

Cebras y ñus durante la gran migración anual del Serengeti, en Tanzania. ampliar foto
Cebras y ñus durante la gran migración anual del Serengeti, en Tanzania.

Es uno de los espectáculos más impresionantes que puede ofrecer África. Cada año, de julio a octubre, más de un millón y medio de ñús y cebras se ponen en marcha en busca de los verdes pastos del Masái Mara. Las manadas invaden las orillas de los ríos y entran en aguas infestadas de cocodrilos mientras los oportunistas leones permanecen a la espera. La mejor manera de ver este espectáculo es a caballo. La razón es que los animales salvajes no temen a los caballos, lo que permite acercarse a la acción lo máximo posible. Se puede galopar junto a las manadas de ñús durante la migración o simplemente internarse por lugares a los que no se puede llegar a pie ni en todoterreno.

Se recomienda tener alguna experiencia de equitación. www.safarisunlimited.com

07 Como bereberes en el desierto

MARRUECOS

Una caravana de turistas en camello en el desierto de Erg Chebbi, en Marruecos. ampliar foto
Una caravana de turistas en camello en el desierto de Erg Chebbi, en Marruecos.

Un paseo en camello es la forma más tradicional y pintoresca de experimentar la magia del desierto del Sáhara. Aunque, para algunos, montar no sea fácil o cómodo, es algo ineludible para quienes deseen experimentar el estilo de vida de los nómadas bereberes. Esto va mucho más allá de las resplandecientes dunas. Se trata de kasbas, oasis, amaneceres naranjas y ardiente puestas de sol. Tras un día saltando sobre la joroba, el viajero se relaja en su tienda beduina, contempla el inmenso cielo estrellado y se duerme con el lejano sonido de los tambores.

La mejor época del año para hacer estas travesías en camello es de septiembre a febrero.

08 La costa de los esclavos

GHANA

Castillo de Cape Coast, en la Costa de los Esclavos, en Ghana. ampliar foto
Castillo de Cape Coast, en la Costa de los Esclavos, en Ghana.

Una advertencia previa: esta es una experiencia muy dura. En el siglo XVII, Cape Coast y Elmina constituían los más grandes centros de comercio de esclavos de África occidental. Centenares de miles de africanos eran encerrados en las mazmorras de los fuertes e introducidos en barcos de esclavos. Dichos fuertes se conservan bien –el castillo de Elmina ahora es patrimonio mundial– y revelan una dolorosa historia: la bola y la cadena de hierro a la que ataban a los esclavos, las oscuras y diminutas celdas, así como la puerta de no retorno: la última que atravesaban los cautivos antes de ser cargados como animales en los buques en los que abandonarían África para siempre.

Se pueden organizar circuitos locales en Cape Coast y Elmina.

Más información en 1000 aventuras únicas y en www.lonelyplanet.es

Más información