Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Magdalenas y fruta

Posada Real de Las Vegas, un alojamiento para un fin de semana rural cerca de Pedraza

Posada Real de Las Vegas, en Requisada (Segovia). Ampliar foto
Posada Real de Las Vegas, en Requisada (Segovia).

Los ratos de ocio son la mejor de todas las adquisiciones, dijo Sócrates. A seis kilómetros de Pedraza, la villa predilecta de los madrileños cuando buscan un lugar en la sierra para sus fines de semana, esta sencilla posada recuerda al filósofo griego en unos tarjetones sobre la bandeja del agua. Toque de intelecto que dignifica la estancia, para que nadie se llame a engaño y piense que ésta es una muesca más en sus escapadas rurales. Ana Burrieza avisa desde su primer canto de bienvenida: el tiempo muda de dimensión tras la piedra, se desvanece en el espacio de las antiguas cuadras sobre las que se instala la posada y renace en otro universo interior de belleza descompuesta, donde no rige el orden ni el concierto, solo el viso pintoresco de la naturaleza. La nada y el todo. El silencio.

Puntuación: 6
Arquitectura 6
Decoración 5
Estado de conservación 8
Confortabilidad habitaciones 5
Aseos 5
Ambiente 6
Desayuno 7
Atención 8
Tranquilidad 9
Instalaciones 4

Se oyen pájaros, sí, al apagar el motor que nos ha traído hasta aquí. Y, después, el saludo amistoso de la propietaria. Nieve invernal en los alféizares. Macetas floridas en verano. Los muros, en verde. Chimenea y gres en el suelo. Revistas descoloridas bajo la mesa del salón vestibular. Sillas de ratán, enjaezadas con cojines y lazos, junto a la ventana. Flores secas de adorno, conforme al ritual del turismo campestre. Teteras ornamentales en el comedor, junto a una alacena de vasos y copas. Con vistas desnudas al campo. Sí, se oyen pájaros y tintineo de tazas a la hora del desayuno.

Ana Burrieza, la dueña, propone un desperezo emocional siguiendo a su amiga nutricionista María Teresa Hernández, aunque ya los clásicos sabían cómo alimentarse al amanecer: frutas peladas, magdalenas, quesos, pan tostado con tomate, servidos en mesa con mucha generosidad. Lástima que el acompañamiento de la Quinta de Beethoven percuta en lo que debería ser una reposada ingesta.

Fachada de la Posada Real de Las Vegas, en Requisada (Segovia). ampliar foto
Fachada de la Posada Real de Las Vegas, en Requisada (Segovia).

El mismo cuadro ornamental se impone en las habitaciones. Con un añadido de cojines por categorías, de menos a más, desde las pequeñas dobles a las suites de camas matrimoniales, alineados al pie de los cabeceros. Y mucha viguería de madera a la vista.

En los cuartos de baño se respira la misma atmósfera rusticana, con una bañera estrecha en lugar de ducha, herencia de la etapa anterior a la gestión de Ana Burrieza, cuando el establecimiento hubo de cerrar por parecerle escasamente apetecible a una nueva estirpe de viajeros que busca consumir experiencias antes que huir de la gran ciudad.

Posada Real de Las Vegas

Categoría: posada real de Castilla y León.

Dirección: Ermita, s/n. Requisada (Segovia).

Teléfono: 610 09 57 37.

Web: www.posadalasvegas.es.

Instalaciones: jardín, terraza, salón, sala de lectura, comedor.

Habitaciones: 4 dobles, 2 suites.

Servicios: no dispone de habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos.

Precios: desde 70 euros la habitación doble, IVA incluido; desayuno, 10 euros, IVA incluido.

Más información