Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Pistas gastronómicas

Carabineros bajo cien puntos de luz

Laverónica, un clásico restaurante madrileño, reabre con nuevo nombre y renovado diseño interior

Interior de Laverónica, con la lámpara de Robert Haussmann. Ampliar foto
Interior de Laverónica, con la lámpara de Robert Haussmann.

Laverónica (antes La Vaca Verónica), un clásico de la zona de Huertas, acaba de cambiar de nombre y de diseño interior, pero sin perder la atmósfera de bistró, su atractiva carta y los equilibrados precios. El establecimiento, regentado por Tati Casado, lleva 25 años recibiendo a una clientela fiel del centro de Madrid y a visitantes de la milla de oro de los museos de la ciudad. Recalan en Laverónica en busca de su clásica pasta fresca con carabinero, el plato estrella, o alguna de las carnes de siempre, a las que ahora se han añadido nuevos platos, como el tartar de salmón con guacamole o la tempura de productos del mar, además de los menús de mediodía de 11 y 16 euros.

La gran estera de Laverónica, diseñada por Jesús Regueira e Israel Días. ampliar foto
La gran estera de Laverónica, diseñada por Jesús Regueira e Israel Días.

Pero el cambio más significativo se ha producido en el interior del local, donde Jesús Regueira, recién llegado de Sevilla con su firma de diseño Neutra (www.neutra.es), ha incluido piezas como una espectacular lámpara Atomic, de Robert Haussmann, una lichtstruktur (estructura de luz) de 1965 con un centenar de puntos de luz. El otro elemento llamativo es la Esteradeesteras, una sucesión de envolventes círculos de esparto diseñados por Regueira e Israel Días en colaboración con un maestro artesano andaluz. Un buen ejemplo de una tendencia en alza: la de aportar a la artesanía una visión contemporánea para producir objetos atractivos cuyos beneficios reviertan en las comunidades locales.

Laverónica

  • Dirección: Moratín, 38. Madrid. 914 29 78 27.
  • Internet: restaurantelaveronica.com.
  • Abre: todos los días excepto domingo por la noche.

“Hemos querido hacer un cubo blanco que contenga grandes piezas de diseño del siglo XX”, dice Regueira sobre su intervención en Laverónica, “desde las lámparas de Haussmann, Vico Magistretti, Mario Botta o Gino Sarfatti hasta las sillas de Maarten van Severen o los pufs Fíos, grandes bolas de tiras de telas recicladas editadas por Neutra”.

Mariana Gyalui, artífice de esta nueva etapa del restaurante, señala el carácter de Laverónica también como lugar de encuentro para desayunos, sobremesas y copas después de la cena.