Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez viajes al futuro

Destinos para conocer cómo será el presente viajero dentro de unas décadas

Ver fotogalería
Panorámica del futurista Jungang Park, en Songdo City, Corea del Sur.

Ciudades ecológicas y sostenibles, el primer puerto de turismo espacial, restaurantes flotantes en la bahía de Tokyo o un jardín aéreo y futurista capaz de albergar miles de especies no autóctonas en pleno centro de Singapur, una de las más glamurosas y futuristas megalópolis asiáticas. Coincidiendo con el 30 aniversario de la saga Regreso al futuro, 10 propuestas para viajar hacia adelante en el tiempo, o casi.

01 Pirámides gigantes y bares flotantes

TOKIO (JAPÓN)

ampliar foto
Jicoo Floating Bar es un restaurante flotante que navega por la bahía de Tokio.

La capital nipona está, sin duda, a la vanguardia del resto del mundo: desde sus excelentes restaurantes (acumula más estrellas Michelin que Londres y Nueva York juntas) hasta sus futuristas váteres, con tapas que se abren automáticamente y asientos con calefacción. A la hora de viajar, se puede salir de la capital en un tren a 320 kilómetros por hora y, si el turista tiene sed, las máquinas expendedoras predicen la bebida que escogerás antes de seleccionarla (por el aspecto del cliente y el tiempo) gracias a sus sensores.

Pero la tecnología a veces se resiste, incluso a los japoneses. Los planes para construir la enorme Pirámide Shimizu, propuesta urbanística para albergar un millón de apretujados habitantes sobre la bahía de Tokio, se han pospuesto: sencillamente, no existen aún materiales de construcción lo suficientemente fuertes.

Una idea para disfrutar del futuro ya: el ultramoderno Jicoo Floating Bar, un elegante barco que navega por la bahía de Tokio como si hubiese un villano megalómano típico de la saga James Bond a bordo.

02 El futuro está en los polos

ESTACIÓN MCMURDO (ISLA DE ROSS, ANTÁRTIDA)

ampliar foto
Un refugio de emergencia en Castle Rock Loop, en la isla de Ross (Antártida).

Es una imagen de lo que podría ser la colonización de otro planeta. Una serie de edificios sencillos a la sombra de inmensos depósitos circulares de combustible que, a su vez, quedan eclipsados por las enormes montañas desiertas que se elevan tras la mayor estación científica de la Antártida, ubicada sobre cenizas volcánicas cubiertas de nieve. ¿Los habitantes de este extraño mundo? Págalos que se lanzan en picado al agua, pingüinos y científicos decididos a descubrir cómo funciona el planeta. La estación es tan autónoma como podría serlo una colonia en otro planeta: cuenta con restaurantes, gimnasio, hospital, capilla y hasta equipo de esquí nórdico de alquiler.

Una idea para disfrutar del futuro ya: descubrir más sobre la estación McMurdo, viendo Encuentros al final del mundo, de Werner Herzog, un documental sobre la vida de sus habitantes.

03 La torre más alta del mundo

DUBÁI (EMIRATOS ÁRABES)

ampliar foto
La torre de Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo, en Dubái (Emiratos Árabes).

Los protagonistas de Regreso al futuro habrían alucinado con el catálogo de edificios de Dubái, que parecen traídos de un tiempo todavía lejano y por llegar. Altísimas torres puntiagudas, veleros metálicos y hasta un archipiélago artificial con forma de palmera que se adentra en el mar: es la arquitectura urbana del mañana. Pero la cosa no queda ahí: Dubái ha ganado el concurso para albergar la Expo 2020, en la que los expositores ocuparán un colosal zoco de grandes paneles protectores accionados con energía solar. Por algo está reconocida como la ciudad más futurista del planeta.

Una idea para disfrutar del futuro ya: subir al edificio más alto del mundo, el Burj Khalifa (828 metros), para observar el curioso panorama urbano de Dubái.

 04 Ordos, fantasma y futurista

CHINA

ampliar foto
El museo de Ordos, en China, proyecto del estudio MAD Architects.

Su nombre parece sacado de La guerra de las galaxias, los bloques de viviendas del barrio de Kangbashi están en su mayoría vacíos y sus principales calles desiertas, incluso en hora punta. Ordos, la ciudad fantasma más famosa de China (los habitantes que se esperaban no llegaron), lo tiene todo como escenario de ciencia ficción. Fue un macroproyecto urbanístico (la burbuja inmobiliaria llega a todos los rincones de la tierra), con edificios gigantescos, monumentos impresionantes y rascacielos que no tienen nada que envidiar a los de Nueva York. Lo que no hay es un alma. A las afueras está el Museo de Ordos, del estudio chino MAD Architects, una concha sinuosa al borde del desierto que alberga muestras sobre la cultura de la región.

Una idea para disfrutar del futuro ya: recorrer el desierto de Kubuqi, al oeste de Ordos, por las carreteras G109 y X613.

05 Una ciudad de cómic

ampliar foto
Vista de las Absolute Towers, en Toronto (Canadá).

TORONTO (CANADÁ)

¿La Dubái del norte? ¿Una mini Nueva York? Los apodos de Toronto son indicativos del boom urbanístico que sigue dando forma a la ciudad. Pero no solo con edificios altos y torres de cristal se llega a impresionar a la comunidad, al menos no en una urbe que cuenta con la estructura más alta del hemisferio occidental en si skyline: la CN Tower. A los nuevos proyectos arquitectónicos se les pide, al menos, algún elemento excéntrico, como las Absolute Towers, dos bloques de pisos de 50 y 56 plantas que giran 209 grados desde la base hasta la cúspide, o los Emerald Park Condos, que recuerdan a las tabletas de chocolate con la funda abierta en una de sus esquinas. Con edificios así Toronto cada vez se parece cada vez más a un cómic de ciencia ficción.

Una idea para disfrutar del futuro ya: hacer una visita guiada por los edificios más emblemáticos de la ciudad, algunos de ellos de arquitectos de renombre.

06 Modelo 'eco-friendly'

ESTOCOLMO (SUECIA)

ampliar foto
Bloques de apartamentos en Hammarby Sjöstad, ciudad 'eco-friendly' al sur de Estocolmo.

La ecociudad de Hammarby Sjöstad, a las afueras de Estocolmo, fue construida para albergar la villa olímpica de los Juegos Olímpicos de 2004 que Suecia no consiguió. Después, se transformó en un modelo urbano de sostenibilidad, con paneles solares para calentar el agua de servicios comunes y salas de reciclaje en cada edificio. Pero en Hammarby Sjöstad también se cuida la estética. Es una plácida comunidad frente al lago, con canales para pasear, parques y ni un ápice de cristal o acero a la vista. Los edificios no sobrepasan las seis alturas y las comunicaciones están basadas en el transporte público y la utilización compartida del automóvil. Aquí se están poniendo en marcha propuestas que garantizan el futuro de las ciudades.

Una idea para disfrutar del futuro ya: de vuelta al centro de Estocolmo, no hay que dejar de subirse al metro, pintado por artistas locales.

07 Metrópolis 'high tech'

SONGDO CITY (COREA DEL SUR)

ampliar foto
Edificio Tri-bowl, en Songdo City, Corea del Sur.

Si se toma un pellizco de la Sydney Opera House, un poco de Venecia y un pedazo del Central Park neoyorquino, y se mezcla bien, el resultado es lo que proyectaron los diseñadores de Songdo: una ciudad de arquitectura de vanguardia, surcada por canales y parques. Se espera que esté acabada en el 2020, pero ya hay muchas fases acabadas y visibles, como las zonas verdes (que suponen el 40% de la superficie), bloques de apartamentos, un centro de convenciones con brillantes prismas y un sistema de recogida neumática de residuos que evita el uso de camiones.

Esta ciudad futurista será el símbolo de los adelantos tecnológicos y de la potencia de los países asiáticos, una urbe interconectada en la que cada uno de los ciudadanos tendrá una tarjeta que servirá para todo: utilizar el transporte público, pagar en los parkings, comprar entradas en el cine, abrir la puerta de su casa… Habrá acceso wifi en toda la ciudad, suelos inteligentes en las viviendas y todo tipo de adelantos que harán de Songdo City el sueño, hecho realidad, de cualquier geek urbano.

Una idea para disfrutar del futuro ya: alojarse en el primer hotel de Songdo, el Sheraton Incheon, que ya está abierto.

08 Rumbo al espacio

LAS CRUCES (NUEVO MÉXICO, EE UU)

ampliar foto
Vista aérea de Spaceport América, el primer puerto de vuelos espaciales en Las Cruces, Nuevo México (EE UU).

La gran esperanza para aquellos viajeros dispuestos a ser los primeros en llegar a destinos todavía íntegramente vírgenes está en el desierto de Nuevo México: Spaceport America, puerta de embarque al espacio exterior. La comercialización de viajes espaciales, todavía en fase experimental, sigue acercándose a su esperado lanzamiento, a razón de 250.000 dólares (unos 200.000 euros) por pasaje. Quienes visiten la zona de lanzamientos de Virgen Galactic, de 62 kilómetros cuadrados, situada en un paisaje desértico cerca de White Sands Missile Range, al norte de Las Cruces, podrán ver el primer puerto espacial comercial del mundo. Proyectado por Norman Foster, parece ya un lugar de otro mundo, con su monolítico centro de operaciones espaciales y los enormes depósitos de combustible.

Una idea para disfrutar del futuro ya: Realizar un tour guiado al Spaceport, con comentarios sobre lo último en tecnología espacial, a través de la compañía Followthe Sun, operador oficial de las visitas.

09 El futuro ya llegó (o casi)

ABU DABI (EMIRATOS ÁRABES)

ampliar foto
Cápsulas sin conductor que conectan los principales puntos de Masdar City, en Abu Dhabi, diseñada para ser la primera ciudad del mundo sin emisiones de carbono.

El distrito cultural de Saadiyat, en Abu Dabi, está aún en construcción pero alberga ya edificios que parecen traídos de una civilización futura. Está programado que acoja un nuevo Guggenheim (con forma de enorme pila de cubos y conos abiertos) y el Museo Internacional Zayed, culminado con una maraña de alas de acero que recuerdan la afición a la cetrería del difunto jeque Zayed Bin Sultan Al Nahyan. Al sureste del centro se sitúa el ambicioso proyecto de Masdar City, pensado para circular sin coches y alimentado en un 100% por energías renovables. Diseñada por Norman Foster, Masdar será una ciudad ecológica modelo: la primera del mundo para una vida "sin emisiones de carbono y sin residuos".

Una idea para disfrutar del futuro ya: conocer todo sobre la imponente arquitectura de Abu Dhabi.

10 El mañana también es verde

SINGAPUR

De todas las metrópolis asiáticas, Singapur es la más glamurosa y futurista, con edificios como el hotel-casino Marina Bay Sands: tres torres unidas por una gran terraza que se han convertido en una de las imágenes emblemáticas de la ciudad. Pero las instalaciones más ingeniosas son más verdes que metálicas, como los Gardens by the Bay, jardines tropicales de superárboles (miden 18 metros y medio de altura) conectados por pasarelas con dos invernaderos gigantes que actúan como bioma para miles de plantas no autóctonas.

Una idea para disfrutar del futuro ya: darse un paseo por estos jardines futuristas.

Más información en www.lonelyplanet.es

Más información