Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
24 horas en

Lavapiés, laboratorio vecinal

Puestos de mercado reconvertidos en librerías. Grandes teatros y museos que conviven con espacios escénicos y galerías alternativos. Terrazas y garitos. Un barrio donde la mezcla sorprende a cada paso

El bar Bodegas Lo Máximo, en la Calle de San Carlos, 6, en Lavapiés. Ampliar foto
El bar Bodegas Lo Máximo, en la Calle de San Carlos, 6, en Lavapiés.

El tópico que tacha al madrileño barrio de Lavapiés como multicultural es cierto, porque es cierto que en sus calles conviven inmigrantes, en un delicado equilibrio, provenientes de diferentes y remotas partes del mundo. Pero también es cierto, y cada vez más, que es un barrio cultural, así, a secas, sin el prefijo “multi”. En sus calles se encuentra una de las mayores densidades de librerías, salas de teatro y galerías de arte de la capital. Aquí se mezclan con las propuestas más pequeñas y alternativas grandes contenedores como el Museo Reina Sofía (1) (Santa Isabel, 52), La Casa Encendida (2) (Ronda de Valencia, 2), el Teatro Circo Price (3) (Ronda de Atocha, 35), la Filmoteca Nacional (4) (Santa Isabel, 3) y el Teatro Valle-Inclán (5) (Centro Dramático Nacional, plaza de Lavapiés). Muchos creen que el barrio está en proceso de gentrificación (aburguesamiento); otros creen que su tupido tejido político, vecinal e inmigrante, en forma de asociaciones o negocios, compensará ese fenómeno. Hay quien alerta, incluso, de las hordas de hipsters (modernos) que bajan a asentarse por estos lares huyendo de los altos precios y la masificación de otros barrios como Malasaña o Chueca. En cualquier caso, el viejo y castizo Lavapiés bien da para culturizarse durante un día entero. O más.

10.00 Al pie de la letra

Café-librería La Libre (Argumosa, 39). ampliar foto
Café-librería La Libre (Argumosa, 39).

Este es un barrio muy leído donde cada dos calles se despachan libros. La oferta es variada: algunos acompañan los libros con vinilos, como en Bajoelvolcán (6) (Ave María, 42); otros, con café, meriendas o desayunos, como La Libre (Argumosa, 39) o La Fugitiva (Santa Isabel, 7). Unos se especializan en temas políticos (muy queridos en el barrio), como Traficantes de Sueños (Embajadores, 35), Malatesta (Jesús y María, 24) o Enclave de Libros (Lavapiés, 11); otros, en cómics, como la clásica El Coleccionista (7) (Tribulete, 7); en teatro, como Yorick (Valencia, 21); en libros ilustrados, como Venir a Cuento (Embajadores, 29), o en arte, como La Central del Reina Sofía. En Burma (Ave María, 18) o en Función Lenguaje (Doctor Fourquet, 18) se ofrecen además talleres de escritura, y hasta se venden en el barrio libros al peso, como en La Casquería, en el mercado de San Fernando (8) (Embajadores, 41), donde también se encuentra La Librería del Mercado. Una de las últimas en llegar es Dalcó (9) (Olmo, 18).

12.00 Con compromiso

Lavapiés es también conocido por el compromiso de sus habitantes. Un ejemplo es el espacio autogestionado y asambleario La Tabacalera (10) (Embajadores, 51), en el impresionante edificio de la antigua Fábrica de Tabacos, que es gestionado por una asamblea de vecinos y en el que se realizan actividades culturales. En el mismo edificio hay también una recomendable sala de exposiciones del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Aunque este centro es legal, el barrio es también territorio clásico para las casas okupas. Al lado de la sede del periódico crítico Diagonal está la tienda Masquepalabras Corner Shop (11) (Fe, 10), que distribuye música, ropa y literatura combativa.

14.00 Kebabs y bullabesa

Terraceo en la calle de Argumosa. ampliar foto
Terraceo en la calle de Argumosa.

Los Chuchis Bar (12) (Amparo, 82) son la última sensación gastronómica del barrio. Las calles están plagadas de restaurantes indios (especialmente la cuesta de la calle de Lavapiés) y de kebabs. Las terrazas de la calle de Argumosa (13) son uno de los centros neurálgicos del terraceo madrileño. También es un buen lugar para picar algo: de toda la vida son el restaurante cooperativo Achuri (Argumosa, 21), El Automático (Argumosa, 17) o, más reciente, La Playa de Lavapiés (Argumosa, 9), con su suelo de arena.

18.00 El bulevar del arte

En 1995, la célebre coleccionista y galerista Helga de Alvear abrió su galería en la calle del Doctor Fourquet (14). Con el tiempo se produjo un goteo hacia este centro de gravedad a espaldas del coloso Reina Sofía que se fue acelerando hasta hoy. Nombres reconocidos se han mudado aquí en busca de ambiente artístico y buenos alquileres desde otras puntas de Madrid u otras ciudades, como en el caso de Fúcares o Moisés Pérez de Albéniz. Conviven con otras galerías con mayor o menor trayectoria, como Espacio Mínimo, Nogueras Blanchard, García, Eva Ruiz, Maisterravalbuena, Liebre, Galería Alegría o Casa Sin Fin. Dicen que, más que competencia, se crean sinergias.

20.00 Teatro de arriba abajo

Lavapiés, laboratorio vecinal ampliar foto

Por aquí hay mucho teatro: este barrio es tal vez en el que más se nota la efervescencia de la escena de salas alternativas madrileña. En los alrededores del Teatro Valle-Inclán (Centro Dramático Nacional), y del Teatro Pavón (15) (Embajadores, 9), centrado en los clásicos, encontramos pequeñas salas con solera como Mirador (escuela de Cristina Rota, en Doctor Fourquet, 31) y, un poco más lejos, La Cuarta Pared (Ercilla, 17). También están La Puerta Estrecha (Amparo, 94), el Teatro del Arte (San Cosme y San Damián, 3) y los últimos en llegar: el comprometido Teatro del Barrio (en la antigua sala Triángulo; Zurita, 20) y El Umbral de la Primavera (en la que fue la sala TIS; Primavera, 11). En los alrededores del barrio hay otras salas como La Escalera de Jacob (Lavapiés, 9), La Usina (Palos de la Frontera, 4), Nave 73 (Palos de la Frontera, 5), Teatro Lagrada (Ercilla, 20) y La Casa de la Portera (Abades, 24). La Corsetería (Cabeza, 8) es un centro de creación impulsado por el dramaturgo José Sanchis Sinisterra.

22.00 Bares reconvertidos

Muchos bares de los de toda la vida han sido reconvertidos en Lavapiés en bares modernos con solo cambiar parte de la decoración y conservar el resto. El pionero fue Bodegas Lo Máximo (16) (San Carlos, 6) hace 13 años, pero recientemente se han transformado otros: El Aperitivo (Tres Peces, 20), Benteveo (Santa Isabel, 15) y La Antigua Taquería (Cabestreros, 4). Para visitar uno de verdad, donde el paisanaje nos recuerda que Lavapiés es como un pequeño pueblo, con sus señores jugando a las cartas, sus botellines, sus vecinos y su tele, está El Naranjo de Bulnes (17) (Salitre, 44), un bar asturiano donde algunos días sirven un suculento cocido a precio de risa. Los Porfiados (18) (Buenavista, 18) también es un recién llegado: un espacio diáfano donde disfrutar de cocina casera a buen precio.

24.00 Huelga de noche

La noche continúa en pubs como La Huelga (Zurita, 39), que une música soul y sesentera, tragos de calidad y pasión por el vinilo. También de rollo político, tirando al punk y al reggae, está El Chiscón (Lavapiés, 45), donde tomar unos minis de birra. La Noche Boca Arriba (Salitre, 30) es otro de los lugares recomendables, como El Juglar (19) (Lavapiés, 37), con actuaciones en directo y djs de música negra.