Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho edificios de Sert en Barcelona

De la Casa Bloc a la Fundación Miró, una ruta de la mano del arquitecto catalán más influyente del siglo XX

El edificio de la Fundación Miró, obra de Josep Lluís Sert. Ampliar foto
El edificio de la Fundación Miró, obra de Josep Lluís Sert.

Josep Lluís Sert (1902-1983) es una de las figuras ineludibles de la arquitectura española y universal del siglo XX. Su fascinante vida le llevó a París en 1926, donde conoció a Le Corbusier, con quien empezó a trabajar en 1928. Su relación profesional duraría ya para siempre.

De vuelta en Barcelona, en los años treinta se aplicó en plasmar en sus edificios el nuevo lenguaje racionalista, cofundando el GATCPAC (Grup d'Arquitectes i Tècnics Catalans per al Progrés de l'Arquitectura Contemporània). Pero entonces llegó la Guerra Civil y tuvo que exiliarse a Estados Unidos. Su carrera siguió prosperando y ya en 1945 fundó la empresa Town Planning Associates junto a Paul Lester Wiener y Paul Schultz. De Nueva York saltó a Boston y más tarde acabó siendo decano de arquitectura de la Universidad de Harvard, sucediendo a Walter Gropius. No obstante, nunca perdió el contacto con su tierra natal ni sus amigos, y siguió realizando varias obras en Mallorca y Barcelona. El punto culminante de su carrera fue la concesión del premio American Institute of Architects (AIA) que recibió en 1981.

Sert dejó en la Ciudad Condal sus mejores obras de juventud y de su madurez. Este es su legado.

1. Casa Bloc (1932-1936)

Passeig Torras i Bages, 91-105 - Metro Torras i Bages

Sala de esta de la Casa Bloc. ampliar foto
Sala de esta de la Casa Bloc.

La influencia de Le Corbusier es evidente en cada rincón de este enorme y austero bloquede más de cien viviendas dispuesto en forma de número dos digital. Planteado siguiendo criterios higienistas, fue diseñado por Sert, Sobirana y Torres, todos ellos miembros del GATCPAC, como alternativa a la dispersión de las casas obreras de baja calidad existente en la ciudad. Hoy sigue siendo un edificio vivo, aunque algunas zonas no están en muy buen estado. Los pasillos distribuidores abiertos al exterior permiten ver a sus vecinos circular por el edificio y la plaza posterior, más soleada y resguardada del ruido, es lugar de juegos para niños y familias. Además, puede concertarse la visita a uno de los apartamentos, que se muestra tal y como los arquitectos los concibieron (reservas en el teléfono 34 93 256 34 63).

El edificio de la calle Roselló 36.
El edificio de la calle Roselló 36.

2. Edificio de viviendas (1930)

Roselló, 36 - Metro Entença

La renovación racionalista queda patente en este bloque que el arquitecto construyó con solo 28 años. Sert dividió las plantas en cuatro viviendas por rellano, de las cuáles dos miraban a la calle y otras dos al interior de la manzana, alterando la tradicional división frontal de los edificios de l’Eixample. Además de aprovechar al máximo el espacio, basta una mirada atenta para comprobar que más allá de la aparente insipidez de la fachada, se trata de un ejercicio de geometría tan solemne como fresco, con unas grandes ventanas y balcones que dejan entrar la luz y el aire en el interior del edificio.

3. Dispensario antituberculoso (1934-1938)

Dispensario antituberculoso.
Dispensario antituberculoso.

Passatge Sant Bernat, 10 - Metro Universitat

Después de la Casa Bloc, Sert, Torres Clavé i Subirana recibieron el encargo de diseñar un centro de atención médica para tuberculosos en pleno barrio del Raval. El resultado fue un edificio de cuatro plantas especializadas, que utilizaba estructuras metálicas y elementos prefabricados en su construcción, tan pulcro en sus formas como adaptado a los cánones de salubridad más avanzados de la época. Aunque el edificio fue restaurado entre 1982 y 1992 y hoy en día aloja un centro de atención primaria, sigue presentando un aspecto lamentablemente precario.

4. Edificio Josefa López (1931)

Muntaner 342-348 - Ferrocarrils de Catalunya - Muntaner

La Casa Josefa López, en la calle Muntaner, 342.
La Casa Josefa López, en la calle Muntaner, 342.

El más vanguardista de los edificios del genio en Barcelona. Es una celebración de la modernidad, con sus volúmenes matemáticos (hay que fijarse en las aberturas del edificio), el minimalismo de sus balcones esquineros y sus marcos metálicos, y un lenguaje próximo al neoplasticismo. Hasta el color verde de su fachada fue pensado a propósito para sobresalir del resto de edificios circundantes. Para el arquitecto Oriol Bohigas, en un hipotético baremo de los arquitectos fundamentales del siglo XX en la península ibérica, "Josep Lluís Sert ocuparía en el resumen de opciones un lugar preeminente con relativa unanimidad y sería evocado no sólo por la calidad de su obra arquitectónica, sino también por una serie de valores personales y profesionales que van de la polémica cultural al compromiso político, de la pedagogía ejemplar a la crítica histórica, del liderazgo internacional en la primera revisión del Movimiento Moderno a la reivindicación de un nuevo mediterranismo crítico".

5. Pavelló de la República (1937-1992)

Avenida Cardenal Vidal i Barraquer, 34-36 - Metro Montbau

Pabellón de la República. ampliar foto
Pabellón de la República.

No es el original, pero sí una copia literal del pabellón que la España republicana llevó a París en 1937. Situado justo detrás de los célebres Mistos (cerillas) de Claus Oldenburg, el pabellón se alza solitario y digno en un lugar olvidado del distrito de Horta-Guinardó. Construido con materiales baratos, su humildad está a la par de su perfección racionalista. Sert y Lacasa, colaborador del proyecto, tuvieron que adaptarse al relieve en cuesta, los árboles circundantes y un presupuesto ajustado. En esta reproducción, incluso figura una copia del Guernica, tal y como estuvo expuesta en la Exposición Universal.

El edificio alberga un archivo de la historia contemporánea de España. La mejor noticia es que tanto el edificio como la biblioteca están abiertos al público (reservas en el teléfono +34 93 428 54 57).

6. Antigua Joyería Roca (1934)

Passeig de Gràcia, 18 - Metro Passeig de Gràcia

Sert diseñó esta joyería para su amigo Rogeli Roca, un amante de las vanguardias artísticas. El resultado no puedo ser más elocuente. Sustituyendo el antiguo Café Torino, una pieza modernista clave de la ciudad que había cerrado sus puertas en 1911, creó una fachada traslúcida y sofisticada, que se adapta al chaflán de la manzana como una segunda piel. Como era previsible, la radicalidad del proyecto causó controversia en su momento; hoy es un discreto icono de la avenida más lujosa de la ciudad.

7. Fundació Miró (1972-1974)

Plaça de Neptú - Metro Paral·lel - Funicular de Montjuïc

Edificio de la Fundación Miró. ampliar foto
Edificio de la Fundación Miró.

Esta enorme escultura abstracta de color blanco es probablemente la obra más conocida del arquitecto en la ciudad, creada con raigambre mediterránea para su amigo Joan Miró. Del edificio de la Fundación se han alabado el homenaje que hace a la arquitectura catalana, la utilización de la medida de proporción del Modulor, su precioso juego de vacios y llenos a través de los diferentes niveles de las salas de exposición, su versatilidad, que permite la observación de las obras desde múltiples puntos de vista, la interacción con el verdor del parque de Montjuïc o la utilización de materiales tradicionales. Vale la pena pasearlo de arriba a abajo y comprobar que aquí el continente es tan importante como el contenido.

8. Conjunto residencial Les Escales Park (1967-1973)

Sor Eulàlia de Anzizu, 24 - Metro Palau Reial

Con un lenguaje próximo al brutalismo de algunas de sus obras norteamericanas, y alejado de los patrones locales de construcción de la época, Sert diseño un conjunto residencial cúbico y atemporal. Es una verdadera lástima que el inmueble se halle parapetado tras unos muros que apenas permiten intuir el conjunto. Desde la avenida Pedralbes se vislumbra la disposición rítmica de las ventanas, los balcones y las chimeneas con azulejos verdes, que rompen la marcada horizontalidad del conjunto.

 

.

Más información