Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aventuras en el Ártico

Globos aerostáticos sobre el mar helado de Canadá, paseos por un glaciar islandés o iglús de cristal para ver auroras boreales desde la cama.

Experiencias únicas en los confines del Norte

Un globo aerostático en un campamento de Arctic Kingdom en Canadá. Ver fotogalería
Un globo aerostático en un campamento de Arctic Kingdom en Canadá.

Hubo una época en la que un viaje a los climas fríos del Norte implicaba congelación y un peligro potencial de muerte. Ahora uno puede aterrizar en un aeropuerto moderno, instalarse en un hotel boutiquey hacer un agradable paseo en globo aerostático.

'Sashimi' de trucha ártica

Arctic Kingdom Expeditions (Canadá)

Aventuras en el Ártico ampliar foto

Viajar por el alto Ártico de Canadá, aislado y extremo, requiere la profesionalidad de una compañía como viajes Artic Kingdom, con sede en Toronto y fundada por Graham Dickson, exalumno de la Universidad de Pensilvania. Su pasión por el buceo extremo le llevó a las aguas del Ártico por primera vez en 1999, lugar donde hoy pasa la mayor parte de su tiempo guiando a los viajeros por las regiones remotas de Nunavut y la isla de Baffin en lo que denomina safaris árticos. “Aquí lo más importante es la logística y conocer a la gente adecuada”, dice el director de la expedición, Thomas Lennartz. “Cualquier cosa es posible”. Arctic Kingdom posee seis motonieves Ski-Doo Expedition 600 ACE de la marca Bombardier, y tiene acceso a diez más, según el tamaño de la expedición. También organiza salidas en trineo tirado por perros y navegaciones. Las excursiones suelen incluir experiencias como una comida en lo alto de un iceberg con delicias como sashimi de trucha ártica y carpaccio de caribú. Arctic Kingdom posee además un globo aerostático para cuatro personas en Arctic Bay y otro que se instalará en Pond Inlet. Los vuelos se realizan por encargo y permiten a los viajeros ver el mar Ártico en su gloria pantagruélica. www.arctickingdom.com

Un trago de glaciar

Nordenskiöld Lodge (Noruega)

Escondido en un fiordo menor del archipiélago noruego de Svalbard, el Nordenskiöld Lodge sirve como campamento base para aquellos viajeros que quieren recorrer el glaciar del mismo nombre. Gestionado por Basecamp Explorer, este albergue de madera posee todas las comodidades necesarias para sentirse a gusto. La calefacción de sus cinco habitaciones procede de la leña recogida en los bosques cercanos, y el agua potable llega directamente del glaciar. Los huéspedes pueden visitar los pueblos mineros de los alrededores, ir a esquiar o simplemente relajarse en la sauna del hotel. Los vuelos desde Oslo a Longyearbyen, el aeropuerto principal de la zona de Svalbard, duran tres horas. Desde ahí se llega a Nordenskiöld en barco, motonieve o en trineo tirado por perros. www.basecampspitsbergen.com

10 habitaciones

Hotel Egilsen (Islandia)

Aventuras en el Ártico

Hace dos años, Gréta Sigurdardóttir compró una casa de madera de 1867 de Stykkishólmur y la transformó en un hotel boutique de 10 habitaciones. El Egilsen fue proyectado junto con el estudio de arquitectura a2f de Reikiavik. “Nos limitamos a dejar el exterior como esqueleto y cambiamos todo el interior”, dice Sigurdardóttir sobre el edificio de tres plantas. Además, el hotel alberga una de las colecciones literarias más amplias de la región, que comprende desde obras de Shakespeare encuadernadas en piel hasta ediciones limitadas de libros islandeses para niños. “Soy una aficionada de los libros”, confiesa Sigurdardóttir. egilsen.is

Cinco iglús metálicos

Hotel Arctic (Ilulissat, Groenlandia)

En Ilulissat (Groenlandia), a unos 300 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, se encuentra el acertadamente denominado hotel Arctic. Además de las habitaciones y suites en el edificio principal, sus cinco iglús metálicos son espacios perfectos para aquellos que quieran alojarse cerca del fiordo helado de Ilulissat, declarado patrimonio mundial por la Unesco. Cada iglú tiene capacidad para dos personas. El hotel ha recibido un galardón Green Key por liderar la concienciación acerca del calentamiento global. www.hotel-arctic.gl

4x4 sobre hielo

Lux Adventures (Islandia)

Al operador turístico islandés Lux Adventures le gusta ir a sitios a los que ningún otro coche del país puede llegar, gracias a sus cuatro todoterrenos especiales dotados de enormes neumáticos de 110 centímetros. Desde 2003, la compañía organiza circuitos por lugares como la reserva natural de Fjallabak y las tierras altas de Landmannalaugar. “Conducimos por las cimas de los glaciares y volcanes con las condiciones climáticas más adversas”, dice Karl Olafsson, director de desarrollo de Lux Adventures. “En el interior profundo del país cruzamos ríos de curso rápido o conducimos a través de desfiladeros sobre empinadas laderas de rocas sueltas y arroyos bullentes, para terminar en llanuras aluviales de colores claros que llegan hasta el frío océano Ártico”. www.lux.is

Icebergs a la vista

Arctic Umiaq Line (Groenlandia)

Hace más de doscientos años que un ferri de pasajeros lleva navegando a lo largo de la costa oeste de Groenlandia. Hoy, el ferri de pasajeros de la línea Arctic Umiaq, llamado Sarfaq Ittuk,también funciona como una especie de crucero rudimentario que navega —dependiendo de la estación— desde Qaqortoq o Narsaq, situadas al sur, a través de la capital, Nuuk, hasta Ilulissat, en el Ártico Norte, durante tres días.

Esta espectacular costa helada de Groenlandia es una de las principales atracciones para aquellos turistas que quieran conocer los prados árticos del sur y las colinas heladas del norte, con un montón de oportunidades de otear icebergs, ballenas y focas a lo largo de los 1.300 kilómetros de ruta. Actualmente, la línea Arctic Umiaq es propiedad conjunta de Air Greenland y de la Royal Arctic Line, que también gestiona un puñado de barcos más pequeños en trayectos de cercanías. www.aul.gl

Investigación polar

‘Akademik Sergey Vavilov’ (Ártico y Antártida)

Hay muchos barcos de expedición que navegan por las aguas heladas del Ártico, pero pocos tan imponentes como el Akademik Sergey Vavilov,de 117 metros de eslora. Construido originalmente en Finlandia en 1988 como buque de investigación para que la Academia Rusa de Ciencias llevase a cabo pruebas hidroacústicas y otros estudios en los océanos más fríos del mundo, ahora funciona principalmente como barco de expedición polar con capacidad para 92 pasajeros a bordo.

Aventuras en el Ártico ampliar foto

El Vavilov, con su tripulación rusa altamente experimentada, lo dirige la compañía canadiense One Ocean y navega por Svalbard, Groenlandia y el Paso del Noroeste sobre Canadá. Cuando no está atravesando las aguas del norte, el Vavilov se dirige a la Antártida o continúa con sus investigaciones científicas gracias a los ingresos extras generados por el turismo. www.oneoceanexpeditions.com

Refugio Total

Tromvik Lodge (Noruega)

Tromvik Lodge es un retiro idílico para aquellos que buscan descansar en el norte de Noruega. Las barbacoas nocturnas de este alojamiento incluyen pescado de las aguas cercanas, con platos como ceviche, cangrejo real y halibut frito. “Hay mucha paz y tranquilidad aquí”, dice el propietario, Tore Gjert Eriksen, que regenta el hotel junto a su mujer, Anne. “Estás tan cerca de la naturaleza y de todo lo que ofrece: senderismo por los bosques, pescar truchas y salmones en los lagos, perseguir auroras boreales y avistar ballenas”. www.tromviklodge.com

Frailecillos

Malarhorn (Islandia)

En la casa de huéspedes Malarhorn, en la isla islandesa de Grímsey, se plantea la difícil elección entre apoltronarse y disfrutar de las vistas o atarse un calzado robusto y explorar la costa. Cerca se encuentra la zona de anidamiento del frailecillo atlántico más amplia de Islandia; los visitantes pueden llegar a ver hasta 300.000 ejemplares zambulléndose en las aguas gélidas en busca de pescado fresco. El alojamiento es acogedor y ofrece posibilidades que van desde una casita completamente equipada para el viajero independiente (con cocina para prepararse las comidas) hasta un régimen de pensión completa para aquellos que quieran relajarse del todo. www.malarhorn.is

Volando voy

Atlantic Helicopters (Feroe)

Aventuras en el Ártico ampliar foto

Por 11 euros, los visitantes pueden sobrevolar 10 de las islas que constituyen el aislado archipiélago danés de las Feroe a bordo de un helicóptero. Desde 1994, Atlantic Helicopters (que pertenece a Atlantic Airways) ha sido uno de los principales medios de desplazamiento tanto para los lugareños como para los turistas. La compañía también se encarga de tareas como depositar grúas, coches o materiales de construcción en lugares recónditos; filmar y respaldar operaciones en alta mar a bordo de plataformas petrolíferas y llevar a cabo misiones de rescate.

La flota consiste en dos Bell 412 con espacio para un máximo de 11 pasajeros cada uno. Catorce personas trabajan en la compañía, de los cuales nueve son pilotos entrenados especialmente para operar en las condiciones climáticas extremadamente cambiantes del Atlántico Norte. www.atlantic.fo

Inspiración inuit

Puvirnituq Airport (Canadá)

El pueblo de Puvirnituq, en la región canadiense de Nunavik, concluyó la reforma de su aeropuerto en abril. Lo más impactante es la terminal principal (que costó 4,7 millones de euros) con sus tiendas y la torre de control. Ahora el aeropuerto es capaz de albergar aviones más grandes como el Boeing 737-200C, lo que hace posible vuelos más cortos desde Montreal.

La terminal fue diseñada en colaboración con la comunidad local inuit. “El qamutiq [trineo tradicional] inspiró muchos aspectos del diseño del edificio”, dice su principal arquitecto, Alain Fournier, uno de los socios del estudio Fournier Gersovitz Moss Drolet et Associés.  Teléfono.: +1 181 99 88 15 30

Sueños con auroras boreales

Hotel Kakslauttanen Finlandia)

Aventuras en el Ártico ampliar foto

Hay dos atracciones principales para los visitantes de la Laponia finlandesa: conocer a Santa Claus y ver auroras boreales. Para esto último, el hotel Kakslauttanen de Saariselkä es el lugar donde alojarse. A media hora en coche desde el aeropuerto de Ivalo, Kakslauttanen ha pasado de ser un modesto conjunto de cabañas de madera a un destino sofisticado donde los visitantes pueden alojarse en iglús fabricados de vidrio térmico para ver las auroras boreales desde la cama. Y pasar un rato en la sauna de humo del hotel, una de las más grandes del mundo de este tipo. www.kakslauttanen.fi/es

Más información