Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oslo, para amantes del café

Por algo será Noruega el segundo país del mundo que más consume esta bebida

El campeón del mundo de los cafés de 2004, Tim Wendelboe, analiza el aroma de diferentes tazas. Ampliar foto
El campeón del mundo de los cafés de 2004, Tim Wendelboe, analiza el aroma de diferentes tazas.

Una de las sorpresas más agradables que le espera al viajero en Oslo es el excelente café que puede disfrutar. Algo que no es de extrañar si se tiene en cuenta que Noruega es el segundo país del mundo que más consume de este producto por persona al año, casi 10 kilos (la media mundial se sitúa en 1,3 kilos).

Se puede no coincidir con el gusto de los noruegos por un café que algunos encuentran demasiado suave, pero lo que no se puede negar es la calidad de los granos que emplean para elaborar esta bebida, y el mimo y tiempo invertido en prepararlo en cualquiera de las variedades (cappucino, caffe latte, espresso, cortado...) disponibles en los locales de la ciudad.

Esta es una ruta por cuatro de los mejores cafés de Oslo:

1

Tim Wendelboe

El café de Tim Wendelboe (Gruners gate, 1) es un local situado en el corazón del barrio de Grunerlokka. Además de un sencillo y pequeño espresso bar, en el que apenas hay sillas, incluye un tostadero y una sala de formación. Está dirigido por Tim Wendelboe, que con apenas 25 años fue proclamado campeón mundial de los baristas en 2004 (el término barista se refiere al barman especializado en café).

Este noruego es una institución para los amantes del café, dentro y fuera del país. Sus visitas anuales a plantaciones y productores de El Salvador, Honduras o Colombia, le permiten seleccionar e importar los mejores granos, que más tarde tuesta y vende a medio centenar de cafés y restaurantes del país. Recientemente ha empezado a enviar su café también fuera de Noruega.

2

Stockfleth's

Fue precisamente en uno de los locales de esta marca, propiedad de la compañía especializada en café y té más importante de Noruega, Solberg & Hansen, donde comenzó a trabajar como barista Tim Wendelboe antes de establecerse por cuenta propia.

Fundada en 1895, Stockfleth's es para muchos la columna vertebral de la comunidad de expertos del café en Noruega. En la actualidad cuenta con seis modernos cafés en Oslo, como el que se encuentra en el número 6 de Prinsens gate, una tranquila calle peatonal situada junto al Parlamento. Terraza, música ambiente y un buen número de revistas para ojear mientras disfrutas de forma relajada de tu café.

3

Fuglen (El pájaro)

Varios locales encadenados sirven de excusa para crear los diferentes ambientes en los que se divide este curioso local de enormes cristaleras: Fuglen (Universitetsgate, 2. Entrada por Pilestredet). El espresso bar, que ha mantenido el interior original del local de café y té abierto desde 1963, y uno de los cafés con más pedigrí de Oslo, adquiere sus granos a los mejores tostaderos de la ciudad, entre los que se incluyen algunos de esta lista.

La decoración vintage de los años 50 y 60, cuyo mobiliario y objetos están a la venta, te hará sentirte tan cómodo cómo en casa. Por la noche, Fuglen se convierte en uno de los mejores y más animados bares de cócteles de la ciudad.

4

Kaffebrenneriet

Es la cadena de cafés que está experimentando la mayor expansión en Oslo, en donde cuenta ya con más de 20 locales. Sus propietarios seleccionan personalmente los granos en plantaciones de países productores como México, Ruanda o Colombia, de los que ofrecen una amplia variedad de opciones, tanto para tomar en sus establecimientos, cómo para comprar al peso.

El Kaffebrenneriet situado en Aker Brygge, muy próximo al Ayuntamiento, es, por su terraza con vistas a la marina, uno de los más concurridos de Oslo cuando llega el buen tiempo.