El País

Buscador

Donde la tierra se abre

Entre volcanes, géiseres y cuevas antárticas, 10 lugares para ver las entrañas del planeta

Laguna de aguas termales 'Grand Prismatic', en el parque nacional de Yellowstone, Estado de Wyoming. / Tom Nevesely

Recorridos por líneas donde se fractura el suelo, rutas entre lagos de lava, paseos sobre activas zonas sísmicas… La corteza terrestre parece especialmente frágil en algunos rincones de la tierra. 10 propuestas que permiten asomarse a las entrañas de nuestro planeta.

01 Terremotos de película

CALIFORNIA (EE UU)

Vista de la falla de San Andrés, en California (EE UU). / Lloyd Cluff

La gran falla de San Andrés es la que todos conocemos, al menos en teoría; la que aparece en las películas y novelas más catastrofistas que anuncian el fin del mundo. El lugar inspira: una grieta de 1.100 kilómetros en la corteza de la Tierra, que divide California (y algunas de las propiedades más exclusivas del mundo). Las cordilleras costeras, el profundo Valle Central y la Sierra Nevada son la prueba del enorme poder de las fuerzas tectónicas que se desataron al chocar la placa continental con la oceanográfica. La situación cambió hace unos 25 millones de años, cuando las placas dejaron de colisionar para empezar a resbalar la una sobre la otra, creando la falla de San Andrés. Como este deslizamiento es irregular y a veces repetitivo, California padece constantemente temblores y terremotos.

Entre los terremotos devastadores que han asolado el Estado dorado, el más famoso fue el de 1906, que afectó a la sección septentrional de la falla (desde Shelter Cove hasta San Juan Bautista), y que hizo que el terreno se desplazara hasta seis metros en algunas zonas. Uno de los seísmos más recientes es el de Loma Prieta, en 1989: dieron la vuelta al mundo imágenes de San Francisco con autopistas deformadas y edificios destrozados. El último episodio sísmico fue el de Northridge (6,7 en la escala Richter), en 1994, que provocó el hundimiento de algunas partes de la carretera interestatal Santa Mónica Freeway, convirtiéndose en el que más daños materiales había causado de toda la historia de Estados Unidos. Se dice que el próximo gran terremoto solo es cuestión de tiempo. Según el US Geological Survey, la posibilidad de que un terremoto de 6,7 grados de magnitud o más azote California en los próximos 30 años es del 99,7%.

Se puede hacer un ecotour por la zona en todoterreno, a pie o en una excursión en bicicleta de montaña; reservas a través de www.red-jeep.com. También se puede realizar un viaje virtual gracias a los innumerables enlaces que ha reunido la California Geological Survey (en inglés).

02 Bañarse entre volcanes

LANDMANNALAUGER (ISLANDIA)

Paisaje en la ruta norte de Fjallabak, entre Holaskjol y Landmannalauger, en Islandia. / Patrick Dieudonne

La isla más volcánica del mundo se encuentra justo en medio de la dorsal Mesoatlántica, esa que separa dos placas por las que se abre el Atlántico. Por eso Islandia es un verdadero espectáculo de volcanes, fumarolas, géiseres, aguas hirvientes y todo tipo de fenómenos volcánicos, a los que se añade la acción de los hielos. Un espectáculo único y un viaje imprescindible para los amantes de la geología.

Uno de los escenarios más interesantes se encuentra en Landmannalauger, un paisaje lunar con picos escarpados de tonos pastel, fumarolas, manantiales termales relajantes, flujos de lava laberínticos y lagos de color azul claro. Incluye el campo geotérmico más grande de Islandia aparte de la caldera Grimsvötn en Vatnajökull.

Sus peculiares picos están formados por riolita, un mineral de lava que se enfrió de forma lenta, lo que explica sus sorprendentes colores. Este inhóspito paraje solo es accesible en verano, previa reserva de un circuito guiado o alquilando un todoterreno; también se puede recorrer a pie la fascinante ruta de Fjallabak desde Pórmörk. No hay que perderse sus fabulosas termas, donde el agua hirviendo se mezcla con el frío caudal del arroyo creando una piscina natural de temperatura ideal.

Se puede llegar a las aguas termales en una excursión de un día desde Reikiavik; solo son visitables de junio a septiembre. Los guardas del refugio de Landmannalaugar dan consejos sobre rutas de excursionismo. Hay también un pequeño centro de información y tienda, abiertas en verano. Varias agencias ofrecen paseos a caballo

03 Capricho de dioses y emperadores

PAMUKKALE (TURQUÍA)

Turistas en las terrazas de Pamukkale, en Turquía. / Jose Fuste Raga

En el corazón de Turquía, en Pamukkale, asistimos a otro de esos fenómenos geotérmicos que han generado paisajes sorprendentes que llevan ya siglos, e incluso milenios, atrayendo turistas: los romanos crearon aquí una ciudad “termal”, Hierápolis, en el siglo II a.C. a la que acudían nobles, comerciantes e incuso emperadores a “tomar las aguas”.

Esta joya geotérmica se extiende a lo largo de 3 kilómetros por una meseta y se precipita durante otros 160 hasta el valle del río Menderes. Sus manantiales de origen sísmico discurren por la pendiente con un caudal de 250 litros por minuto. Durante siglos, montículos de carbonato cálcico y caliza blanca se han solidificado formando piscinas en forma de media luna, ideales para un baño al aire libre.

Pamukkale, el Castillo de algodón, ha sufrido los estragos del turismo pero sigue siendo una maravilla de la naturaleza. Fue declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en 1988 y desde entonces se han protegido las brillantes terrazas, que descienden como una escalinata construida para un gigante: ya no se pueden recorrer tan libremente como antes.

Aparte de los blanquísimos travertinos, el lugar tiene otro atractivo: las ruinas romanas de Hierápolis. El punto central de la antigua ciudad romana era su piscina sagrada, ahora situada en el patio del balneario Piscina Antigua. Todavía es posible bañarse en ella, entre restos sumergidos de columnas estriadas de mármol. La temperatura del agua es de 36 grados.

Las terrazas están a 10 minutos por carretera de Denizli y pueden visitarse de 8,00 a 18,00 h; hay circuitos en autobús desde las poblaciones aledañas.

04 Volcanes y géiseres, a lo grande

CALDERA DE YELLOWSTONE (EE UU)

Erupción del géiser Old Faithful , en el parque nacional de Yellowstone (EE UU). / Getty

Yellowstone, el primer parque nacional de Estados Unidos, concentra la mitad de los géiseres del mundo, el lago más grande de alta montaña del país y montones de ríos y cascadas de primera; todo ello sobre un volcán gigantesco. Con estos argumentos es fácil comprender su fama y los miles de turistas que lo visitan.

Sinónimo de géiseres en erupción y piscinas de lodo hirviendo, Yellowstone, en el estado de Wyoming, tiene una amplia oferta de espectáculos geotérmicos. Según los sismólogos, es uno de los lugares más peligrosos del planeta: se trata de un supervolcán de proporciones descomunales. Su gigantesca caldera, con una superficie de 4.000 kilómetros cuadrados, se formó al desplomarse el cono hace 600.000 años. Desde entonces, la presión ha ido aumentando paulatinamente con una carga de magma renovada y, si llegara a estallar, Norteamérica quedaría cubierta de cenizas y el clima mundial se enfriaría de forma catastrófica.

El parque es inmenso (900.000 hectáreas) y se divide en cinco regiones bien diferenciadas (de norte a sur, en el sentido de las agujas del reloj): Mammoth Country, Roosvelt Country, Canyon Country, Lake Country y Geyser Country. Concretamente, la Upper Geyser Basin presenta la mayor densidad de fenómenos geotérmicos del parque, con 180 de los 250 geíseres de Yelowstone. El más famoso, el Old Faithful, escupe cada hora y media entre 14.000 y 31.000 libros de agua a una altura que oscila entre los 30 y los 60 metros.

La estrella del parque es el lago Yellowstone, rodeado de arena volcánica. Se puede explorar en barco o en kayak marino. Aquí encontraremos también algunas de las zonas más vírgenes de los Estados Unidos, perfectas para excursiones a pie o a caballo.

Turistas observando desde un barca una pequeña erupción del volcán Anak Krakatau, en Indonesia. / Sergio Dorantes

Para planificar itinerarios, consultar www.yellowstonepark.com

05 Ruge el volcán

ANAK KRAKATAU (INDONESIA)

Indonesia es el país con mayor actividad volcánica del mundo: 129 volcanes activos y 17.000 islas en el límite entre las placas euroasiática y australiana. El rey de los volcanes es el Anak Krakatau (Krakatoa) que en 1883 explotó con una intensidad equivalente a 13.000 bombas atómicas como la de Hiroshima y se oyó hasta en la ciudad australiana de Perth, a más de 3.000 km de distancia. Ahora está más tranquilo y se pueden contemplar sus volutas de humo sobre las aguas azul turquesa del estrecho de la Sonda (entre Java y Sumatra) desde la cubierta de un barco bajo la luz de la luna, por ejemplo.

La estación seca (de abril a octubre) es ideal para hacer senderismo por las islas. Está permitido acampar en Krakatau y se puede visitar la costa oeste de Java en un circuito o una exclusión en barco desde Labuan.

06 La Pompeya del Caribe

MONTSERRAT (ANTILLAS MENORES)

La ceniza cubre Plymouth, antigua capital de la isla de Montserrat (Antillas Menores), abandonada tras la gran erupción del volcán Sufrière Hills en 1995. / Richard Roscoe

En otro tiempo, la isla de Montserrat fue uno de esos destinos caribeños de aguas cristalinas, playas doradas y ambiente relajado, perfecto para unas vacaciones. Por su herencia irlandesa y sus exuberantes bosques tropicales se la conocía como la isla Esmeralda del Caribe; incluso su símbolo es el trébol verde. Es la única ínsula caribeña que considera el Día de San Patricio como festivo, y se celebra con conciertos musicales, disfraces y otras actividades tradicionales.

Toda esa placidez acabó en el verano de 1995 cuando el volcán de Sufrière Hills despertó de su letargo y acabó de un plumazo con todo. La capital de la isla, Plymouth, desapareció bajo un mar de cenizas, convirtiéndose en una localidad fantasma que aún hoy está inutilizable (la capital actual es Brades). A pesar de todo, la isla sigue ofreciendo excelentes lugares para practicar submarinismo y vela, así como la posibilidad de observar esta Pompeya moderna.

El volcán es la atracción principal de la isla (el mejor lugar para verlo es el observatorio de volcanes) y se pueden hacer excursiones bajo la dirección de científicos varios días a la semana. También se pueden recorrer las ruinas de Plymouth, una ciudad bajo la ceniza, pero solo de día y con escolta policial. Se puede concertar la cita previamente a través de los hoteles o de las oficinas de información turística.

A la isla de Montserrat se suele volar desde Antigua con Winair, aunque también es posible reservar un vuelo chárter a través de Caribbean Helicopters.

07 El cráter activo más grande del mundo

LAGUNA BOTOS (COSTA RICA)

Vista aérea del cráter del volcán Poás, en Costa Rica. / Kevin Schafer

Con sus 2.700 metros de altitud, el volcán Poás presume de tener el cráter activo más grande del mundo, con casi 1,6 kilómetros de diámetro y 300 metros de profundidad. En este lugar hostil se pueden ver continuas erupciones de géiseres, lagos de azufre fundido e incesantes vuelos de nubes. En claro contraste se encuentra la fascinante laguna Botos, un remanso de agua azul cobalto que se formó al colmarse un embalse de magma con el agua de lluvia. Las exuberantes laderas del volcán están cubiertas de un manto de bosque tropical repleto de colibríes, tucanes y el endémico quetzal de cabeza dorada.

En el parque hay senderos bien marcados para poder visitar estos lugares, y se puede observar gran cantidad de las aves que viven en el bosque lluvioso. El sendero Escalonia, por ejemplo, supone una emocionante ruta que atraviesa el bosque hasta la orilla de la laguna Botos.

El Parque Nacional del Volcán Poás se encuentra a dos horas de San José. La entrada cuesta 10 dólares y está abierto todos los días de 8.00 a 15.30.

08 Fuego en el Polo Sur

SAUNA CAVE (ANTÁRTIDA)

Chimenea de hielo formada por los vapores volcánicos que se filtran al exterior en el monte Erebus, en la Antártida. / George Steinmetz

El volcán activo más meridional del planeta alberga una cueva de hielo: situada bajo el monte Erebus (3.794 m), en la Antártida, está formada por el vapor volcánico que se filtra a través de una grieta en las profundidades. En la superficie se observa una chimenea de hielo, creada por el contacto del vapor con el aire glacial. El agua derretida llega por el interior a las rocas calientes, donde se convierte en el vapor que aviva esta magnífica sauna. Los viajeros quedan maravillados por las vistas y por un baño de vapor sin igual.

El aeródromo más cercano está en la estación de McMurdo, a unos 40 kilómetros de la cima. La Guardia Nacional Aérea de Estados Unidos y las Fuerzas Aéreas de Nueva Zelanda vuelan hasta aquí desde la ciudad neozelandesa de Christchurch.

09 Terremotos bajo control

KITA, TOKIO

Exterior del Centro de Prevención de Desastres Naturales, en Kita, Tokio, conocido como el Museo de los Terremotos. / Street View

Si hay un país que todos relacionamos con el riesgo sísmico, ese es Japón. Este archipiélago del Pacífico se sitúa sobre la intersección de varias placas tectónicas y registra más de un millar de temblores al año. El último de todos, complicado con la catástrofe de la central nuclear de Fukushima, volvió a demostrar lo frágil que puede resultar la vida humana en nuestro planeta.

El Centro de Prevención de Desastres Naturales de la municipalidad de Kita, en Tokio, cuenta con muestras informativas y advierte sobre la mecánica de la sismología. Pero no todo va a ser lectura: el complejo tienen un simulador de terremotos en el que se pueden recrear algunos de los mayores seísmos de la historia. En definitiva, un lugar muy interesante que, además, ayuda a salvar vidas.

El centro está a cinco minutos a pie de la estación ferroviaria de Kaminakazato. La entrada es gratuita y la visita guiada (en japonés) dura 30 minutos. Abre de 9.00 a 17.00 todos los días, excepto los lunes.

10 El volcán del Señor de los Anillos

TONGARIRO (NUEVA ZELANDA)

Cráter rojo característico del macizo de Tongariro, en Nueva Zelanda, con el monte Ngauruhoe al fondo. / Fraser Crichton

Tongariro fue el primer parque nacional creado en Nueva Zelanda, en 1887. Con sus imponentes volcanes activos, es uno de los más espectaculares del país, célebre por haber albergado el reino de Mordor en la trilogía de Peter Jackson El señor de los anillos, rodada entre 2001 y 2003.

El cruce del Tongariro es una de las caminatas de un día más espectaculares del mundo, con bellos paisajes volcánicos. Pese a la dureza del ascenso inicial por un pedregal de lava, alcanzar la meseta bajo el monte Ngauruhoe (el monte Doom en la trilogía de Jackson) proporciona una sensación única. El sol se refleja sobre los lagos de color esmeralda, el cráter rojizo emite un brillo cálido y las vistas panorámicas revelan un paisaje de película repleto de piedras volcánicas, lahares y restos de lava. El volcán más activo y alto del parque es el monte Ruaehu (2.797 m), cuya última erupción tuvo lugar en septiembre de 2007, pero también se encuentran activos el Tongariro (1.967 m) y el monte Ngauruhoe (2.278 m).

Se puede pasar la noche en una cabaña; el pueblo de Whakapapa cuenta con alojamientos más lujosos, aunque hay que reservar con antelación en temporada alta.

Estas experiencias y otras 990 están recogidas en el libro 1000 experiencias únicas de Lonely Planet (GeoPlaneta).

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Con el derecho como arma

La actriz Viola Davis protagoniza la serie ‘Cómo defender a un asesino’, que llega a AXN

Las víctimas del espionaje en Madrid

Seguimientos a Alfredo Prada

El jefe del FROB, favorito para una dirección en el fondo de rescate

Economía veta al Banco de España en el Mecanismo Europeo de Resolución

El primer ministro israelí se queda solo en su deriva ultraderechista

El presidente Rivlin se une a las críticas a la ley del Estado nación judío

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana