Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

El traje de flamenca para la Feria de Abril

Es ahora cuando se prepara la ropa regional para la gran fiesta de Sevilla: este año se llevarán los rojos y negros

Ampliar foto
Jessica Bueno, desfilando para Rosalía Zahíno en SIMOF 2013.

Quedan varios meses para la Feria de Abril de Sevilla, pero ahora es momento de preparar una de las piezas fundamentales para esta fiesta: el traje de flamenca. Este es único traje regional de España que se renueva cada primavera y hace justo unos días se celebró el Salón Internacional de la Moda Flamenca (SIMOF), donde se mostraron las novedades que se llevarán esta temporada en los recintos feriales de Andalucía. Así pues, es ahora cuando los talleres de sastres y diseñadores se llenan de encargos de nuevos trajes o del tuneado de aquellos antiguos que puedan salvarse de la quema con algún retoque; cambios en el tamaño de volantes, encajes o transparencias que lo adapten a la última moda.

La Feria de Sevilla tiene una idiosincrasia muy particular y para disfrutar de estas fiestas hay que conocer su protocolo. El traje de flamenca se inspira en la Feria del Ganado de 1846, origen de la actual Feria de Abril, y no es hasta 1929 que se consagra como traje oficial para acudir al recinto ferial. Al principio, solo eran modestas batas de percal adornadas con volantes, pero con el paso del tiempo se han convertido en los maravillosos trajes que podemos admirar hoy día. Las mujeres de Sevilla se esmeran en que el suyo sea el mejor y para ello es importante conocer cuáles son las tendencias de cada año. Las de 2013, según lo visto en el SIMOF, están marcadas por los rojos y negros, blancos y empolvados, turquesas y amarillos para colorear volantes en cascadas que nacen a media pierna. Los accesorios, son también imprescindibles, destacando los flecos bien largos, que aunque incómodos, por ir enredándose en todas partes, aportan mucha elegancia al traje.

Obviamente, las mujeres de Sevilla no van a la Feria de Abril vestidas como las modelos que desfilan por las pasarelas, pero sí aprovechan muchas de las ideas que se ven allí, como los encajes, el terciopelo, las transparencias o los volantes que salen de las mangas.

También se producen grandes discusiones, entre aficionados y entendidos, sobre si el traje tiene que conservar su esencia o merece ser innovado, a lo que algunos clásicos puristas contestan que para innovar ya están Gaultier o Moschino cuando llenan de volantes o detalles flamencos sus diseños.

El traje regional de Sevilla no se alquila. Si una no se puede permitir comprarse uno nuevo, se adquiere de segunda mano o se pide prestado a alguna amiga. Para los hombres que acompañan a las flamencas, lo ideal es que lleven chaqueta. Solo si montan a caballo, se vestirán entonces de corto con sombrero cordobés (y la mujer vestirá de amazona). Pendientes, mantoncillo y/o mantón de manila y flores al pelo es lo mínimo que debe acompañar a una mujer vestida de flamenca.

Hay numerosas tiendas en Sevilla, sobre todo por la zona de La Alfalfa, en las que se puede comprar el traje, los accesorios y los zapatos. Entre ellas están la de Pilar Vera, que este año ha enfocado sus creaciones en una mirada al pasado, empeñándose en rescatar aquellos tiempos en los que los trajes se hacían a medida, en talleres artesanos, o la de Rosalía Zahíno, que gusta más de la innovación flamenca con trajes repletos de transparencias, encajes y fantasías. Su colección relevé vestirá a los artistas que actuarán en la Bienal de Arte Flamenco que se celebra en el Téâtre National de Chaillot, los días 20, 21 y 22 de junio próximos.