Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Cielo sobre México DF

La cafetería del octavo piso de la tienda Sears, un mirador privilegiado de la megaurbe

El Gran Café de la Ciudad de México está ubicado sobre un cruce caótico: Eje Central y Avenida Juárez. Ampliar foto
El Gran Café de la Ciudad de México está ubicado sobre un cruce caótico: Eje Central y Avenida Juárez.

Tomarse aquí un café es una pequeña muestra de cómo la Ciudad de México es simultáneamente un cielo y un infierno. La vista es un paraíso. Justo enfrente quedan las musas y los pegasos del afrancesado Palacio de Bellas Artes. A los costados, la Alameda Central, el Palacio de Correos y el Banco de México. Todo a la sombra de la Torre Latinoamericana, desde un edificio art deco de los años cuarenta que alguna vez fue de los edificios más altos de la ciudad.

El infierno está en el sonido. Siempre hay ruido, pero vale la pena. En el octavo piso de la tienda Sears, el Gran Café de la Ciudad de México está ubicado a unos pasos de uno de los cruces más caóticos: Eje Central y avenida Juárez. El tiempo que uno tarda en tomarse un capuchino es suficiente para contemplar una decena de embotellamientos y al menos una manifestación que transite por Juárez, justo abajo.

La autofoto es obligada para el turista, pero también para el chilango. Por los 40 pesos (2,50 euros aproximadamente) que te cuesta un café frappé (el sol obliga) puedes tener un mirador al corazón del DF. Todo es como mitológico. Las aglomeraciones de gente se ven lejanas, los coches que no avanzan parecen de juguete y el smog urbano hasta hace interesantes las nubes. El viento puede ser un enemigo, pues siempre hace volar los platos y las servilletas, pero todo queda compensado con la graciosa imagen de las palomas que deambulan ocasionalmente por las mesas.

Francisco ya lleva aquí casi dos años trabajando como camarero. Recomienda ir entre semana para evitar las largas colas de los domingos. A veces uno tiene que esperar entre media hora y una hora completa para poder pasar a esta pequeña terraza. Y aunque la espera transcurre a un costado de la tienda de muebles de la tienda Sears, los letreros son claros: "Prohibido sentarse".

La especialidad de la casa: los capuchinos (para la tarde) y las chamoyadas (para la hora del sol). Son una especie de granizados con sabor a fruta cubiertos por una salsa apenas picante llamada 'chamoy'. Pero el consumo es lo de menos. De hecho, antes ha sido un Italian Coffee y luego un The Coffee Factory que no han tenido mucha suerte. La vista lo es todo.

Es el lugar perfecto para ir en pareja. El sonido continuo del silbato de los agentes de tráfico es lo de menos con la buena compañía y la excelente vista. Tal vez sea cosa de las musas que observan desde la acera de enfrente.

Gran Café de la Ciudad de México. 8º Piso de la tienda Sears (Av. Juárez 41. Entre López y Eje Central. Col. Centro. (0052) 55 5521 0041)