Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Publirreportaje

Un gran sendero por el corazón de Cazorla

El GR-247 'Bosques del Sur' propone un recorrido circular por el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, en Jaén, con sendas perfectamente balizadas y 11 nuevos refugios

Ampliar foto
Un grupo de senderistas en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, en Jaén.

GR-247 Bosques del Sur. Así se llama el sendero que viene a completar la oferta española de Grandes Recorridos. Tras ese nombre aparece un larguísimo GR que se adentra en el Parque Natural más grande de España: el de las Sierras de Cazorla,

Segura y Las Villas, una exuberante mancha verde, salvaje, llena de vida, rodeada por un mar de olivos plateados, que constituye casi la quinta parte de la provincia de Jaén. Quien se aventure por este recorrido circular encontrará más de 3.000 señales: inicio de etapa, balizas, postes, direcciones, paneles promocionales exteriores, señales de aviso en carretera. Además de 11 nuevos refugios en aquellos finales de etapa que no disponían de oferta de alojamiento. Pero, sobre todo, tendrá 479 kilómetros por delante: pistas forestales en un 64%, sendas en un 26%, pequeñas carreteras de montaña en un 6,5% y vías pecuarias en un 3%. Que sirven para conocer todos los paisajes posibles del espacio protegido.

ampliar foto
Senderismo en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, en Jaén.

Desde el río Segura discurriendo, encajonado, en La Toba, hasta la Cumbre Caballo Torraso, nevada, pasando por el casco histórico de Cazorla, la villa más importante y poblada de la zona. Alta montaña, castillos, cascadas, caminos tradicionales, altiplanicies, huertos, olivares, conjuntos históricos, pueblos y aldeas donde el paso de los años parece haberse detenido. La ruta se presenta como un mirador “a la parte más auténtica y protegida de estas sierras”, comentan sus responsables. Cruza el corazón de agua y bosque denso que sedujo a Félix Rodríguez de la Fuente. Pinos, quejigos, encinas. Ciervos, corzos, gamos, cabras hispánicas, muflones, jabalíes. “Pensado para quienes buscan la autenticidad y el contacto con el mundo natural, en pleno pulmón del sur de la península”, añaden.

Está planeada para hacerse en 21 etapas. La primera parte del extremo norte del Parque, del Área Recreativa del Olivar, y termina en Segura de la Sierra, donde puede verse la casa natal de Jorge Manrique, un baño moro y vestigios renacentistas. La segunda avanza hasta el refugio El Campillo. Y así, pasito a pasito, avanza. Hornos de Segura con su mirador del Aguilón, desde donde se tiene la impresión de estar en la proa de un barco. Siguiendo el eje de la carretera, pronto se bordea el pantano del Tranco, con su mirador Rodríguez de la Fuente en la orilla, toda una invitación formal a sacar los prismáticos. Y de ahí al Área Recreativa Los Parrales. La Hoya de los Trevejiles. El refugio de Ramblaseca, y el del Campo del Espino. Pontones. Prado Maguillo. La etapa número 21 acaba en el Área Recreativa Peña del Olivar.

ampliar foto
Ruta para bicicletas de montaña en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, en Jaén.

Pero también existen variantes que acortan el camino, y derivaciones que conducen a lugares de interés. Como el nacimiento del río Guadalquivir, uno de los hitos de la ruta, las cumbres de Peñalta o El Yelmo, el mirador de Juan León, el embalse de las Anchuricas o el Calar del Espino. “Un gran camino para conocer el vuelo del quebrantahuesos, las aguas limpias, la trashumancia... Un territorio por descubrir a través de este nuevo trazado, alejado de los enclaves turísticos que más popularidad han dado a esta joya de la naturaleza”. Porque ése es uno de los objetivos del GR, hacer visibles, poner en valor otros lugares del espacio protegido, distribuyendo la demanda y descongestionando así su núcleo central. Lo que resulta bueno para el entorno, ya que posibilita la creación de servicios y actividades económicas al amparo del recién inaugurado sendero, y para los visitantes, a quienes se les brinda la posibilidad de descubrir una Cazorla más desconocida, con olor y sabor a nuevo.

La ruta se ha realizado en el marco de un Plan de Dinamización del Parque puesto en marcha entre todas las administraciones para reforzarlo e impulsarlo como destino turístico. Se rescatan así, a través de este uso recreativo, caminos tradicionales y casas forestales restauradas para ser convertidas en refugios. Y se favorece el conocimiento del patrimonio natural y cultural disperso por toda la serranía. La idea es que este espacio natural, y por extensión la totalidad de la provincia de Jaén, se conviertan en un referente del turismo activo en el Sur de Europa. “El GR-247 espera ya los pasos cómplices del caminante”.

Naturaleza y patrimonio de la humanidad

Cazorla es uno de los cuatro parques naturales de la provincia de Jaén. Por comparación, el de Sierra Mágina aparece muchísimo más pequeño pero peleón, bravío, agreste; otro territorio de frontera jalonado de castillos roqueros y torres defensivas. Los de Sierra de Andújar y Despeñaperros, por su parte, concentran los paisajes, y también los contrastes, de Sierra Morena: el primero es más uniforme, dominado por las dehesas, los jarales, los alisios y los fresnos; su selva mediterránea se ha convertido en refugio del lince ibérico. El segundo, más abrupto, conforma el macizo que separa Jaén, Andalucía, de la meseta castellana: el águila imperial o el buitre leonado sobrevuelan alcornoques, encinas y quejigos, que sobresalen entre la vegetación autóctona; en este territorio hay documentada presencia humana desde el neolítico, como puede verse en su centro de interpretación, en el Collado de los Jardines.

Los espacios naturales constituyen el destino turístico más importantes de la provincia... mano a mano con Úbeda y Baeza, ciudades Patrimonio de la Humanidad, las guindas de una ruta por el Renacimiento del sur de la península. Piedra, piedra y más piedra. Entre las de Baeza, en una casa frente al plateresco ayuntamiento, vivió Antonio Machado. El palacio de Jabalquinto, la catedral, el convento de San Francisco con su capilla mayor en ruinas tras el terremoto de Lisboa de 1755... A menos de 12 kilómetros se alza Úbeda, ejemplo de construcción civil renacentista: la plaza, y el palacio, de Vázquez de Molina, o el hospital de Santiago, obra cumbre del arquitecto Andrés de Vandelvira. Hay patios, fachadas, cornisas, dinteles, columnas. Y arquitectura religiosa, como la Sacra (y bella) Capilla del Salvador o el convento de San Miguel, donde en 1591 murió Juan de Yepes, más conocido como San Juan de la Cruz.

Para saber más: www.sierrasdecazorlaseguraylasvillas.es