Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

La isla Cockatoo

Antiguo centro de reclusos o astillero de guerra, hoy es una atractiva zona cultural y de ocio

Estos días se celebra en el enclave de aires industriales el Cockatoo Film Festival

La isla Cockatoo, en la bahía de Sídney, con el puente Harbour al fondo. Ver fotogalería
La isla Cockatoo, en la bahía de Sídney, con el puente Harbour al fondo.

Enclavada en mitad de la bahía de Sídney, la isla Cockatoo (cacatúa, en inglés) ha sido testigo y protagonista de la historia y el desarrollo de esta ciudad. Una historia que puede considerarse breve en su faceta más contemporánea pero que es extensa si se atiende a sus ancestrales asentamientos aborígenes. En el caso de esta pequeña isla, parece que fueron los Eora sus primeros pobladores, a quienes se unieron unas blancas cacatúas de cresta amarilla de las que recibe su nombre.

Sin embargo, es con la llegada del Capitán Cook allá por 1770, cuando Cockatoo Island comienza a adoptar su versátil identidad. Desde entonces, ha sido el enclave de barracones donde recluir al exceso de convictos que llegaban a la colonia penitenciaria, se transformó en reformatorio y centro de educación industrial para mujeres en 1870, y terminó por convertirse en un astillero donde construir y reparar navíos y submarinos durante las guerras mundiales del siglo XX.

Y con la entrada del nuevo siglo, la isla se ha metamorfoseado en un original escenario donde celebrar conciertos, festivales y exposiciones. Su intrigante personalidad, cargada de hierro y hormigón, y configurada a base de dársenas, grúas, naves industriales, antiguas oficinas, restos de barracones y túneles que en su día fueron búnkeres, dotan de un aura especial a los diferentes eventos que allí se realizan. Entre ellos destacan la exposición de arte contemporáneo Biennalie of Sydney, el campeonato de motocross Red-Bull X Figther o el Cockatoo Film Festival, que se celebrará del 24 al 28 de octubre.

Por otra parte, si uno busca un lugar diferente donde alojarse en Sídney, en la isla encontrará algunos apartamentos e incluso una zona de acampada ya instalada con aire militar, además de poder nadar, pescar, remar en canoa o jugar al tenis con privilegiadas vistas a la impactante bahía y a sus iconos más emblemáticos.

No son pocos los motivos para ir a conocer Cockatoo Island, aunque si faltase alguno, el espectacular paseo en ferry desde Circular Quay, atravesando Harbour Bridge y con el Sydney Opera House como testigo, seguramente terminará por convencerle a uno. Ya allí, se puede empezar por un piscolabis y una copa de vino en alguno de sus bares al atardecer, a medida que Sídney se viste de luces.

 

 

Más información