Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

Sídney se pone las zapatillas

Este fin de semana se celebra una nueva edición del Blackmore Sydney Running Festival

En esta ciudad deportista y solidaria se organizan continuamente eventos para correr

Ampliar foto
Corredores de una edición anterior del Blackmore Sydney Running Festival.

Sídney es una metrópoli enormemente dinámica. Su movimiento no se limita al continuo tránsito de embarcaciones por su preciosa bahía, o al flujo ininterrumpido de todo tipo de medios de transporte por raíles o carreteras, ni siquiera al trasiego acelerado de su población multicultural. En Sídney, si no te gusta correr, mejor que te apartes a un lado.

La ciudad, en cualquier momento del día pero especialmente al atardecer, se anuda las zapatillas de deporte y comienza el frenético desplazamiento de personas a la carrera. Animados por una privilegiada climatología, ellos y ellas, enfundados en prendas deportivas y armados con auriculares, se bañan en sudor a lo largo de sus innumerables parques y playas, de sus agradables barrios residenciales, o en el mismo centro de la ciudad, al amparo de los enormes rascacielos del distrito financiero. Incluso a través de sus emblemáticos puentes, pues llegado el ocaso, Harbour Bridge se inunda de personas que, mochila a la espalda, eligen una buena carrera como fin de la jornada laboral.

Una urbe de espíritu deportista y alma solidaria donde además se organizan continuos eventos que ponen a prueba las piernas y los corazones de sus participantes. El pasado mes de agosto tuvo lugar The Sun-Herald Sydney City2Surf, una carrera con cuatro décadas de tradición que congregó a más de 85.000 corredores en el trayecto de 14 kilómetros entre el centro de la ciudad y la famosa playa de Bondi. La recaudación benéfica ascendió a casi 4,2 millones de dólares australianos (unos 3,4 millones de euros) en la que presume de ser la carrera cronometrada más concurrida del planeta.

Y la ciudad se paralizará de nuevo el próximo 16 de septiembre con la celebración del Blackmore Sydney Running Festival, un evento que permite correr en las modalidades de maratón, media maratón, y otras más asequibles de nueve y tres kilómetros y medio. Todas ellas discurrirán a través de los iconos más significativos de la ciudad como son Sydney Opera House, Harbour Bridge o Royal Botanic Gardens, animando el esfuerzo de superación de unos, las ganas de diversión de otros, y la actitud deportiva y solidaria de sus más de 35.000 participantes y 1.200 voluntarios. Una excelente combinación de competición y ambiente festivo para todos los públicos cuya recaudación ya supera el millón de dólares australianos.

Si tiene pensado viajar a este rincón del planeta (y las restricciones de equipaje se lo permiten) incluya unas zapatillas de deporte en la maleta. Es muy probable que se contagie del dinamismo de Sídney a golpe de zancada. ¿Preparados? ¿Listos?