Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un arcoíris hinchable y sonoro

El escenario colorido del Colourscape Music Festival de Bath, una instalación temporal y sorprendente al suroeste de Inglaterra

Ampliar foto
Escenario del Colourscape Music Festival de Bath (Inglaterra).

Los días veraniegos de Bath, suroeste de Inglaterra, pueden presentarse nubosos. Para compensar el posible gris ha llegado el Colourscape Music Festival, un evento músico-artístico que hasta el 27 de agosto permanecerá instalado en los jardines delanteros del Museo Holburne.

Su escenario es un laberinto de cámaras inflables en tonos intensos que ofrecen al visitante la sensación de haber quedado envuelto en un arcoíris. Y de formar parte de una enorme escultura en movimiento de color, luz y sonido. El programa incluye música contemporánea y talleres donde el público comparte experiencias con el compositor Michael Ormiston.

El primer Colourscape fue creado a principios de los setenta por el artista Peter Jones. Desde entonces, las estructuras se han vuelto más grandes y complejas, concebidas como entornos para intensificar las sensaciones de la música.