Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIAJEROS URBANOS

El bar de vino democrático de Riga

El Garage es uno de los restaurantes punteros en la zona de moda en la capital letona

El joven chef Aleksandar Locmelis-Menvskiq se nutre de productos locales.
El joven chef Aleksandar Locmelis-Menvskiq se nutre de productos locales.

Riga, con unos 800 000 habitantes, es una ciudad cosmopolita, dinámica y la mayor capital de las Repúblicas Bálticas. Entre los lugares de moda preferidos por su tribu urbana aparece el Berga Bazars, un moderno bloque estilo parisino que ideó hace unos 140 años un exitoso comerciante. Ahora ha sido rescatado y en Berga Bazars se encuentran los restaurantes de mayor prestigio de la ciudad. Además hay boutiques, bares, tiendas y un pequeño hotel con mucho encanto, el Hotel Bergs (Berga Bazars, 83/85 Elizabetes. (00371) 67 77 09 00).

Berga Bazars está ubicado entre las calles Marijas y Elizabetes, a unos 400 metros al noreste de la Estación Central de Ferrocarriles. Uno de los restaurante de mayor éxito es Garage (Berga Bazars, 83/85 Elizabetes (00371) 26 62 88 37) que se autodefine como 'Demokrātics vina bār' (Bar del vino democrático). En efecto, es el lugar ideal para degustar de una copa entre comidas. Por la noche se pone muy animado y a menudo se escucha música en vivo. Su oferta de vinos es muy amplia, desde los clásicos europeos hasta los caldos del nuevo mundo, con algunos españoles.

Su cocina sin ser de culto, es algo puntera. Mucho de esto se debe a su joven chef Aleksandar Locmelis-Menvskiq, que prefiere ante todo los productos locales, tanto del mar como de la tierra. Para estos menesteres, él se provee a diario del mercado local, el mayor de toda la región del Báltico. En su cocina, abierta al restaurante, se preparan sobre todo platos típicos, que por la misma historia del país, tienen influencia de la cocina rusa, polaca y alemana.

El ambiente de Garage es relajado y está lejos del protocolo, por eso el nombre de Demokrātisc que para lo letonés significa mucho. Si al cliente le gusta el vino, puede comprar la botella para llevársela, por la mitad del precio que indica la carta.

Uno de las especialidades ideadas por el chef Aleksandar, de gran éxito entre los clientes, es el Lucioperca con risotto de avena. El filete del lucioperca se frie en aceite de oliva, el risotto, por su parte, contiene chalota, zanahoria, leche de coco, soja y salsa de Worcestershire.