Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía ‘El Viajero’ de Sevilla

Las nuevas creaciones en sus clásicas tapas, como el tataki de atún o el rissoto al Idiazabal, muestran el nuevo impulso que vive la ciudad andaluza

Cerámicas del barrio de Triana, en Sevilla.

LA CIUDAD

A pesar de que la tradición tiene un gran peso en la ciudad, Sevilla lucha por salir de los tópicos que siglo tras siglo se han ido anclando y lastran, en cierto modo, su progreso. Tan antigua como moderna, la celebración de la Expo’92 supuso una renovación completa que la aproximó a Europa, dando a conocer otros aspectos menos conocidos de su vida y desarrollo interior. De esto hace ya 20 años y ahora, los movimientos sociales y culturales populares tratan de darle otro impulso para hacerla más abierta al mundo actual.

El río Guadalquivir, que parece vivir ajeno a la ciudad, divide en dos mitades la urbe, haciendo que cada una de ellas tenga su propia identidad. Por un lado el barrio de Triana con una historia ligada al río por ser el antiguo barrio de pescadores. Y a la otra orilla, El Arenal y sus aledaños, más urbanita, más encerrada es sí misma. El tapeo es rey del deporte local, saliendo en bandadas prácticamente todos los días y a cualquier hora, miles de deportistas para practicarlo. En cuanto a la elaboración de la tapa se ha refinado mucho en los últimos tiempos y la oferta trasciende los clásicos montaditos de pringá, los serranitos o las espinacas con garbanzos. Pudiéndose degustar en muchos de sus bares y restaurantes delicias como el Tataki de atún, el Rissoto al Idiazabal o la Merluza en Tempura Negra con salsa de Romesco. No hay problema, tanto los clásicos como los de última generación son idóneos para conocer y saborear la gastronomía sevillana. Seguro que a su partida, el viajero, se habrá configurado como un deportista más.

Se hace imprescindible un paseo, con parada y tapa, por la calle Betis de Triana. Y al otro lado del río por la Alameda de Hércules, donde no solo se podrá tapear sino también finalizar la velada en uno de sus numerosos Pubs. Aunque si limitamos el tapeo a estas dos zonas, es hacerle un menosprecio a la variada y extensa oferta que cualquier barrio pone a disposición del viajero. Alejarse del tumulto y del bullicio del centro seguro que acabará en más de un autentico descubrimiento. El Museo de Bellas Artes es la joya de los museos sevillanos. Obras de Zurbarán, Murillo o Valdés Leal coronan las salas convirtiendo su visita en una auténtica experiencia “espiritual”.

En el Parque de María Luisa se encuentran el Museo de Artes y Costumbres Populares, en un edificio de estilo mudéjar y el Museo Arqueológico, neo renacentista. Los edificios de ambos hacen que los museos se comiencen a disfrutar mucho antes de realizar la visita. Completan la oferta de ocio el único Parque Temático urbano de España, Isla Mágica. Ambientado en el descubrimiento de América, los piratas y corsarios, harán que los niños encierren a sus padres durante todo el día privándoles de la gustosa práctica del deporte local. No todo en Sevilla ronda en torno a la gastronomía, la ciudad ofrece al visitante otros sabores que la hacen única y especial. Fuera de los tópicos feriantes y semanasanteros, el pasear por el Barrio Santa Cruz, callejear por sus aledaños, contemplar La catedral y El Alcázar posiblemente haga que el visitante se plantee si no es verdad la idea de los sevillanos de que Sevilla es lo mejó der mundo.

DORMIR

Hoteles

  • Alfonso XIII (www.hotel-alfonsoxiii-sevilla.com/, 954 91 70 00, calle San Fernando, 2). Recientemente remodelado para subir un peldaño más en el lujo y la exclusividad. Príncipes, actores y magnates figuran entre sus principales clientes.
  • EME Catedral Hotel (www.emecatedralhotel.com/, 954 56 00 00, calle Alemanes, 27). Las vistas desde su terraza, sobre todo al anochecer, dejarán a cualquier visitante helado, aunque sea en verano y a 40 grados. Merece la pena tomarse una copa en la terraza y entre sorbo y sorbo, ver y dejarse ver.
  • Abba Triana (www.abbatrianahotel.com/, 954 26 80 00, Plaza Chapina, s/n). Perfecto para perderse en medio de la ciudad. Ubicado en el barrio de Triana, a la vera del Guadalquivir, es ideal para sentirse aislado y a la vez a un paso de todo.
  • Las Casas de la Judería (www.casasypalacios.com/, 954 41 51 50, Plaza Santa María La Blanca, 5). Una ciudad dentro de la ciudad. Conformado por 27 casas del antiguo barrio judío unidas por patios y pasillos trasportarán al visitante a una época de esplendor y gloria.
  • Hotel Casa 1800 (www.hotelcasa1800sevilla.com/, 954 56 18 00, Rodrigo Caro 6). Casa-palacio convertida en un lujoso hotel, situado junto a los más famosos monumentos, restaurantes y zonas de compras. Toda una exquisitez.
  • AC Ciudad de Sevilla (www.ac-hotels.com/, 954 23 05 05, Avda. Manuel Siurot, 25). Se encuentra en una de las zonas residenciales más conocidas de Sevilla. Combina de forma delicada las referencias arquitectónicas y estéticas de principios del siglo XX con la elegancia modernista de la actualidad.

También puedes dormir en:

  • Aacr Hotel Museo (www.hotelaacrmuseosevilla.com/, 954 50 22 31, Calle Pedro del Toro, 9). Uno de esos tres estrellas que parecen cuatro. Muy céntrico y con unos precios asequibles a los bolsillos más modestos.
  • Convento La Gloria (www.hotelconventolagloria.es/, 954 29 36 70, Argote De Molina, 26). El simple hecho de salir o entrar del hotel se convierte en una autentica delicia. En su restaurante, Mesón Don Raimundo, ofrecen una cocina tradicional andaluza y mozárabe con platos especiales de la casa.
  • Pension Vergara (www.pensionvergara.com, 954 21 56 68, Ximenez de Enciso, 11). Situado en el Barrio de Santa Cruz en un antiguo convento del siglo XV íntegramente restaurado. Con una visión muy personal de la decoración tradicional andaluza.
  • La Caja Habitada (www.lacajahabitada.net/hostel.html, 954 90 24 45, calle Crédito, 20, Alameda de Hércules) Un pequeño hotel, en el centro de Sevilla, con un concepto diferente donde se funde la tradición con la vanguardia artística de la ciudad. Galería de exposiciones, biblioteca, conciertos y espectáculos de danza hacen de este espacio algo más que un hotel.
  • Convento de Santa Rosalía (954 38 32 09, calle Cardenal Spínola). El convento, regentado por Monjas Clarisas Capuchinas, ofrece nueve habitaciones a 25 euros la noche. Garantizado el recogimiento y la tranquilidad absoluta. Atenderán de lunes a viernes de 09:30 a 12:00 y de 17:00 a 18:00; los sábados de 09:30 a 12:00 y los domingos no cogen el teléfono.

COMER

Restaurantes

  • Taberna del Alabardero (www.tabernadelalabardero.es/, 954 50 27 21, calle Zaragoza, 20). Es la sede de la Escuela de Hostelería de Sevilla. Calidad, servicio y exclusividad son la marca de la casa.
  • Az-Zait (www.az-zaitrestaurantes.com/, 667 04 34 40, plaza de San Lorenzo, 1). Un excelente aceite, az-zait en árabe hispano, es la materia prima base de las recetas que ofrece su carta. La creatividad y la calidad le han asegurado un lugar de honor en las rutas gastronómica de la ciudad.
  • Nueva Victoria (www.nuevavictoria.es/, 954 38 07 48, avenida de Torneo, 85; 954 61 77 05, avenida de Manuel Siurot, 34). Cocina mediterránea que apuesta por la recuperación de las recetas tradicionales adaptándolas a los paladares y exigencias actuales.
  • San Marco (www.sanmarco.es/, 954 28 03 10, calle Betis, 68; 954 21 43 90, calle Mesón del Moro, 6). Cumplen 35 años ofreciendo una carta muy refinada en unos locales de ensueño. El primero en una casa-palacio del siglo XVIII y el segundo en unos antiguos baños árabes.
  • Boreas (954 91 63 34, Plaza de la Alameda de Hércules, 61). Una de las mejores opciones para tapear barato sin renunciar a la calidad. Con sus originales recetas y bien hacer demuestran que calidad y precio no tienen por qué estar reñidos.

De tapas

  • Zelai (www.restaurantezelai.com/, 954 22 99 92, calle Albareda, 22). En sus poco más de tres años de vida ha conseguido posicionarse como uno de los mejores restaurantes de la ciudad. La calidad, el diseño y las últimas técnicas culinarias son el secreto de su éxito. Unido a un joven equipo de profesionales.
  • Eslava (954 90 65 68, calle Eslava, 3-5). Se ha convertido en un imprescindible de la ciudad para degustar la cocina tradicional andaluza. La carta se renueva con frecuencia sorprendiendo porque siempre consigue mejorar la anterior.
  • La Azotea (671 49 65 79, calle Zaragoza, 5). Se dieron a conocer con tanto éxito en Jesús del Gran Poder que se han tenido que trasladar a la calle Zaragoza. Cada vez son más los que buscan en su carta la típica cocina andaluza pero con unos toques tan originales que parece que no se han probado jamás.
  • Patio San eloy (www.patiosaneloy.com/, 954 50 10 70, calle San Eloy, 18-20). Un lugar diferente e imprescindible para saborear toda una tradición en vinos y tapas. Su ambiente hace que el alucinado visitante se plantee si el sitio es real o pertenece a su imaginación.
  • Ovejas negras (www.ovejasnegrastapas.com/, 666 67 43 38, calle Hernando Colón, 8). Aunque abrieron hace casi un año se han consolidado como uno de los mejores sitios para experimentar y saborear las recetas de la nueva cocina en la ciudad. Es de esos lugares que el visitante recomendará.

LA NOCHE

Para tomar un cóctel

  • La Carbonería (www.levies18.com/ calle Levíes, 18, 954 22 99 45). Recibe el nombre por ser antiguamente un almacén de compra venta de carbón. Su historia como espacio, no sólo de copas sino también de cultura y reivindicación, está repleta de figuras del arte y de la vida bohemia de la ciudad.
  • Gastrosol (www.gastrosol.es, 954 21 72 25. Plaza de la encarnación). Tras la polémica llegó la admiración. Muy criticadas en su momento, hoy día es un referente de la ciudad y una visita ineludible.
  • República Café S. C. (954 90 94 35, plaza de la Alameda de Hércules, 27). Ideal para tomar un café a media tarde, unas tapas al anochecer o una copa por la noche. Decoración modernista, wifi gratis y actuaciones en directo hacen de este espacio un lugar para la integración cultural.
  • Groucho (www.grouchobar.com/ 657 53 34 71, Federico Sánchez Bedoya, 20). Tras múltiples cambios de gestores, es en el año 2007 cuando este local se consolida como símbolo de sofisticación, exclusividad, música, diversión y ocio.
  • KuDéTa (www.kudetasevilla.es/, 954 65 10 11, Centro Comercial Plaza de Armas). Ambiente Chill Out en un lugar privilegiado, la antigua estación de tren de Sevilla convertida en centro comercial.

Clubes

  • Café Jazz Naima (www.naimacafejazz.com/, 954 38 24 85, calle de Trajano, 47) Todos los jueves ofrecen mucho Jazz y Blues. La renovación es constante incorporando las tendencias actuales pero muy atentos para no perder de vista lo esencial.
  • Sala Custom (www.salacustom.com, 957 49 75 01, calle Metalurgia 25). El nuevo espacio de conciertos ha renovado tanto el equipo de sonido como la acústica del local para garantizar una mejor calidad del sonido.
  • Sala Malandar (http://malandar.net/, 954 37 01 88, calle torneo, 43). Conciertos en directo de los músicos más variados en una sala que cuida tanto la actuación como la decoración y el ambiente.
  • Sala Antique Theatro (www.antiquetheatro.com, 954 46 22 07, calle Matemáticos Rey Pastor y Castro, s/n). Mucho más que una sala de conciertos, un lugar referente en la vida nocturna de la ciudad.

QUÉ HACER

De Triana a la Isla Mágica

  • Mercado de Triana (http://mercadodetriana.es/, plaza del Altozano, 16-20). Está situado en un lugar privilegiado pues ofrece sus productos en la parte superior de lo que antiguamente fue la cripta del castillo de San Jorge. Hoy está restaurado y sus bajos albergan el Centro Temático del Castillo de San Jorge, dedicado a la interpretación sobre la opresión religiosa, social y cultural que ejercía el Tribunal de la Inquisición, instaurado en Sevilla por los Reyes Católicos. Antes realizar la compra se puede hacer una visita a dicho centro y después de la misma tapear en unos de sus bares a precios y calidades inmejorables.
  • Metrosol Parasol (www.metropolsevilla.com/, 650 92 12 15, plaza de la Encarnación). El espacio nació rodeado de polémica, tanto por el coste como por el tiempo de su construcción y por la estética. Pronto pasó a llamarse simplemente “Las Setas” y ha tenido bastante notoriedad por haber sido elegido como centro de actividad del movimiento 15M. Lo cierto es que se ha convertido en una referencia turística de la ciudad. Precisamente por lo original de su estética, por la posibilidad de hacer un paseo y disfrutar de unas vistas espectaculares y también por la visita al Anticuarium. El museo que expone los importantes restos romanos que se descubrieron durante la construcción.
  • Sala El Cachorro (954 34 46 79, calle Procurador, 19). Con el fin de crear un espacio abierto a la vida cultural de la ciudad, donde todo aquel que lo desee pueda poner en marcha una idea, nació este lugar de ensayo y de representaciones teatrales. Un lugar de encuentro tanto de principiantes como de artistas consagrados para compartir alrededor de una “cervecita”, una copa o un café sus inquietudes culturales.
  • ‘Noches en los Jardines del Real Alcázar’. (www.patronato-alcazarsevilla.es, 901 21 48 48, acceso por la Puerta de la Alcoba). 75 conciertos en el cenador de la Alcoba del Real Alcázar, del 11 de junio al 24 de agosto. Un espectáculo que se repite año tras año y en el que cada función deleita todos los sentidos del espectador.
  • ‘IV Noches en el Palacio de la Buhaira’. (65740 42 16, Av de la Buhaira, s/n). Música y teatro se dan cita este verano en el Palacio Almohade de la Buhaira. Mandado a construir en 1171 por el califa Abu Ya Qub Yusuf. Del 21 de junio y hasta el 2 de septiembre nueve compañías mostraran sus obras en este enclave tan extraordinario.
  • Isla Mágica. (www.islamagica.es, 902 16 17 16, Isla de La Cartuja). Ambientado en el descubrimiento de América, con diferentes zonas temáticas y de atracción, dependiendo de la edad del visitante, hará las delicias tanto de grandes como de los más pequeños.

Los barrios

  • Triana. Existe la teoría, entre otras, de que recibe su nombre del emperador Trajano nacido en la cercana Itálica. Su posición privilegiada, a la orilla del Guadalquivir, le ha hecho ser clave en la historia de la ciudad. Siendo el Castillo de San Jorge su valuarte defensivo y sede de la Inquisición. En la actualidad se ha convertido en un mercado digno de visitar. No se conoce bien Sevilla si no se pasea por sus calles y se deja uno impregnar de su popular idiosincrasia. Destaca también por la producción y venta de cerámica de origen árabe típica del lugar llamada cerámica trianera.
  • Distrito Casco Antiguo. Aglutina diferentes barrios como el de San Lorenzo, El Arenal o el de Santa Cruz; todos con un denominador común: La continua sucesión de iglesias, parroquias o basílicas junto a palacios, casas señoriales y una creciente oferta, más profana, de bares de tapas y restaurantes para todos los gustos. La Catedral, que por cierto es la de estilo gótico con mayor superficie del mundo, junto al Archivo de Indias y el Real Alcázar están denominadas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La Casa Pilatos, sin dicho título pero con igual relevancia histórica y arquitectónica, son las visitas imprescindibles de la ciudad.
  • Barrio de San Lorenzo. Situado en pleno centro histórico destaca por albergar en la plaza del mismo nombre una de las Basílicas más emblemáticas de la ciudad, la Basílica Menor de Jesús del Gran Poder. El edifico de reciente construcción (1965) está inspirado en el Panteón romano de agripa. Su fachada forma ángulo con la iglesia parroquial de San Lorenzo, del siglo XIII y estilo gótico-mudéjar. A su lado se encuentra la Alameda de Hércules, una de las principales zonas de la movida sevillana. Todo visitante, tarde o temprano, pasará por aquí para tapear o tomarse una copa.
  • Sierpes y Tetuán. No es un barrio en sí mismo, pero son dos calles muy populares aledañas al Ayuntamiento y a La Catedral donde las grandes marcas se han afianzado y junto a la avenida de La Constitución conforman la ruta de compras y el “paseódromo” de la ciudad. Numerosos artistas, músicos y artesanos ofrecen sus virtudes a cambio de la voluntad.
  • El Arenal. Situado junto a la Torre del Oro da cobijo a Las Reales atarazanas, astilleros sevillanos donde se construían las Calaveras, esas con las que se descubrió el nuevo mundo. Hoy día después de numerosos cambios, el nivel del suelo ha subido siete metros y sus calles están prácticamente configuradas como atracción turística, para captar con sus bares y tiendas de artesanía local a los visitantes. La Plaza de Toros de La Maestranza figura como una de las visitas imprescindibles.
  • Santa Cruz. En la Edad Media era el barrio judío. Situado en el centro histórico, al lado de la Catedral, es en la actualidad el más visitado de Sevilla. Sus callejones blancos y estrechos para protegerse de los calores del verano, trasladan al visitante a otros tiempos, y lo enredan en un laberinto de intrigas, celos e historias de amor. Repleta de bares y restaurantes para tapear además de numerosas tiendas, ideales para adquirir el típico recuerdo sevillano.
  • Macarena. Sede de la basílica de La Macarena cuya Virgen desata pasiones entre los sevillanos. El edificio de estilo neobarroco se sitúa a pie de los restos de la antigua muralla que rodeaba la ciudad y a la puerta del mismo nombre y estilo. A su lado se encuentra el Hospital de Las cinco Llagas, sede del Parlamento andaluz y cuyo edificio representa una de las mejores muestras de la arquitectura renacentista.
  • Los Remedios. Es el siguiente barrio a continuación de Triana. Su especial mención reside en que es el que acoge la famosa Feria de Abril, la primera fábrica de tabaco de España y el Parque de Los Príncipes. Además, junto al barrio de Nervión, destaca por la actividad económica de sus comercios, últimamente bastante deteriorados a cusa de la crisis.
  • El Porvenir. Es el gran desconocido incluso para los sevillanos. Pasear y admirar algunos de sus palacetes de principio del siglo XX se convierte en un auténtico placer.

Más información