Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Escapadas

Sonrisas de verano en Escania

En julio, con 17 horas de luz al día y unos 20º C, el sur de Suecia tienta. Nueve expertos nos lo descubren a través de enclaves muy cuidados y delicados

La costa este de Escania, el sur de Suecia, en las cercanías de la localidad de Kaseberga, donde también se encuentra Ales Stenar, el Stonehenge sueco.

¿Alguna vez se ha fijado en una etiqueta de Ikea? En letra pequeña se lee el nombre de una localidad, Älmhult, donde en 1953 abrió la primera tienda (aún hoy es la sede de la empresa). ¿Y dónde está Älmhult? Se trata de un pueblo del sur de Suecia, en la frontera con Escania. Esta provincia, que ocupa la punta sur del país escandinavo, se revela ante el viajero como un territorio asombroso de lagos, bosques de pinos y hayas, campos salpicados de casas de madera de vivos colores y playas que, si no fuera por las gélidas aguas, parecerían sacadas del Caribe más salvaje.

Västra Hämnen, en Malmö. Lasse Davidsson / Skane.com

Escania es un rincón sueco muy al alcance del turista gracias al puente de Oresund, que comunica Malmö en 20 minutos con el aeropuerto danés de Copenhague (al que vuelan desde España compañías de bajo coste como Easyjet y Vueling). Para el arquitecto sueco Jonas Lindvall es, sobre todo, un paraíso natural donde empaparse de naturaleza, que en Suecia es de todos por ley: cualquiera puede pasear y acampar una noche en el bosque o el campo que le apetezca (es el allemansrätt, o derecho de acceso público).

Ciudades que cuidan la arquitectura como Malmö, otras elegantes como Helsingborg o tan cultas como la universitaria Lund (donde se inventó el tetrabrik) dan paso a lugares místicos como Ales Stenar, el Stonehenge sueco, o pueblos somnolientos como Osby, de donde proceden los famosos juguetes de madera Brio (hay un museo muy coqueto). El 23 de junio se celebra la fiesta de midsommar, el solsticio del verano, entre guirnaldas de flores y canciones. Es el pistoletazo de salida para un verano diferente.

Nueve personas que viven y trabajan en Escania nos descubren sus rincones favoritos, los lugares a los que nos llevarían si fuéramos sus invitados. Los cocineros Ola Rudin y Sebastian Persson eligen los paisajes de la reserva natural de Makläppen (1), en la península de Falsterbo y nos tientan con un sándwich de arenques en la localidad de Skanörs. Gordon Gustavsson, gerente de la tienda de Ikea en Malmö, prefiere una comida con vistas al puerto en la terraza del restaurante Märtas by the Sea, en Höllviken (2). La jueza Dina Gutrad recorre el maravilloso parque de esculturas de la Fundación Wanas (3). Al diseñador interactivo Nikolaj Selvik le gusta pasear por los bosques y las playas salvajes del parque nacional deStenshuvud (5) y el político Gustav Fridolin nos invita a su pueblo natal, Vittsjö (7).

JAVIER BELLOSO

Y tres pistas más en Malmö: la diseñadora de moda Sara Rossling habla de la original Santimporten Canteen (6), ideal para un almuerzo muy natural. Lotta Jörgensen, directora de arte de la revista culinaria Fool Magazine, nos lleva a cenar al restaurante Bastard (4). Y Dan Stenqvist, experto en el tostado de café, apuesta por el parque urbano para skatersStapelbäddsparken (9).

Nueve secretos del sur de Suecia.

01 Al rico arenque

Sebastian Persson y Ola Rudin - Cocineros

"Makläppen es una reserva natural en un litoral completamente llano, con humedales y playas de arena fina y blanca. Genial para observar aves".

El dúo cocinero Ola Rudin y Sebastian Persson acaban de abrir la Saltimporten Canteen de Malmö y nos llevan a la península de Falsterbo, en la punta suroeste de Suecia. "Es el final de la carretera, el final del camino, más allá solo hay mar. Un lugar ideal para largos y tranquilos paseos y chapuzones. Justo al lado hay un estupendo campo de golf".

Cerca, en la localidad de Skanör, proponen tomar un helado en el Café Aldo o entrar en Skanörs Fiskrögeri (www.rogeriet.se), una fábrica de pescados ahumados, para probar alguna de las delicatessen, como el típico sándwich de arenques o el salmón ahumado. Sin perder de vista el mar Báltico, Ola Rudin y Sebastian Persson invitan a subirse al coche. Entre Ystad y Kvik, el camino nunca se aleja mucho de la costa, mientras aparecen deliciosos pueblos como Simrishamn y playas que sorprenderán a más de uno.

02 Mirando el gran puente

Gordon Gustavsson - Gerente Ikea Malmö

ampliar foto
Cocina casera en Märtas by the Sea, en Höllviken.

Un canal, un puerto de veleros y el sueño de zarpar. ¿Dónde? En Höllviken, a 25 kilómetros de Malmö. "Con el buen tiempo me siento en la terraza del restaurante Märtas by the Sea y desconecto". Gordon Gustavsson volvió a su Malmö natal después de trabajar once años como gerente de tiendas de Ikea en China y Japón.

En la actualidad es el responsable de la sucursal en Malmö de la cadena de muebles sueca. Y este es un lugar donde encuentra tranquilidad. "Se ve el puente de Oresund que lleva a Copenhague y hay playas estupendas". Y en las mesas de Märtas by the Sea (www.martas.se), platos de husmanskost, cocina casera.

Gustavsson añade otro lugar para ver el gran puente, esta vez en Malmö: Västra Hamnen, el puerto del oeste. "Es, además, el lugar perfecto para practicar el people watching (observar a la gente)". Aquí se levanta un barrio pionero de casas ecológicas y el Turning Torso, la gran torre blanca proyectada por Santiago Calatrava.

03 El restaurante de moda

Lotta Jörgensen - Directora de arte

ampliar foto
Uno de los platos del restaurante Bastard, en Malmö.

Me encanta sentarme en la barra del restaurante Bastard, en Malmö, y pedirme alguno de los platos de temporada. La cocina es abierta y uno puede seguir el ajetreo de los cocineros".

Lotta Jörgensen conoce bien la gastronomía del sur de Suecia gracias a su trabajo como directora de arte de la revista culinaria Fool (www.fool.se), que edita junto a su marido, el fotógrafo Per-Anders Jörgensen.

Y se queda sin dudarlo con Bastard (www.bastardrestaurant.se; Mäster Johansgatan, 11), situado en una tranquila calle del centro, a un paso de la estación central de trenes y de la plaza de Lilla Torg, la más concurrida y pintoresca de Malmö. "Se ha puesto muy de moda. La comida es orgánica, y las verduras, espectaculares. En verano las asan fuera en un horno de leña". Solo abren de martes a sábado a la hora de la cena, o sea, a partir de las 17.00.

04 El bosque parlanchín

Dina Gutrad - Jueza

ampliar foto
'Grey Clam', de Jene Highstein una de las 50 esculturs del parque Wanas, en Knislinge.

La jueza Dina Gutrad vuelve cada año al parque de esculturas Wanas (www.wanas.se), en Knislinge, y la instalación sonora a través de altavoces de la artista sueca Marianne Lindberg de Geer es una de sus obras favoritas."En un viejo bosque de hayas", dice, "de repente se escuchan voces pronunciando la palabra primordial: 'Mamá'. Es sorprendente cuántos mensajes diferentes transmite según el tono de voz". ¿Otras creaciones? Los árboles que visten vaqueros, del neoyorquino Peter Coffin, o las gigantes bolas rojas de Anne Thulin que flotan en lo alto de los árboles. "Me encanta pasear sin rumbo y descubrir cómo el arte dialoga con la naturaleza. Los niños se lo pasan estupendamente porque la mayoría de las obras son interactivas, se pueden tocar o cobran vida al paso de los visitantes".

Los bosques, huertos y prados de Wanas esconden más de 50 piezas creadas específicamente para el lugar (site-specific art), donde destacan nombres suecos e internacionales como Yoko Ono, Marina Abramovic o Dan Graham. Además de las esculturas permanentes, se programan cada año exposiciones temporales. Un parque maravilloso donde perder una mañana o una tarde entera entre creaciones que parecen haber crecido en este bosque en los últimos 25 años. También tienen un agradable café-restaurante con terraza. Los sábados hay visitas guiadas, y en ocasiones, los propios artistas son los guías. Otro lugar en la lista de imprescindibles de Dina Gutrad está lejos de aquí, en Torekov, un pueblo pesquero en la costa oeste. "No hay nada como tomar una sopa de pescado y una copa de vino en el restaurante Hamnkrogen (www.hamnkrogen.nu/torekov). Muy auténtico".

05 'Skaters' en acción

Dan Stenqvist - Experto en café

"Hace un par de años se construyó en el puerto de Malmö uno de los mejores parques para skaters de Europa. Se llama Stapelbäddsparken y aquí puedes ver a niños de entre 5 y 55 pasándoselo bien sobre sus tablas. Un espectáculo digno de ver".Dan Stenqvist es un experto del café y su tueste artesanal y tiene su propio local en Malmö, el Solde Kaffebar. "Después de los skaters hay que pasear hasta el Bar Italia, con el mejor gelato de toda Suecia. Son artesanales, y el sabor que triunfa, y con razón, es el de pistacho".

El helado es una pasión sueca, al igual que las barbacoas improvisadas. Y un lugar ideal para ello en Malmö: la playa de Ribbersborg. "Hay una atmósfera estupenda. Es la Long Beach de Malmö. Un lugar ideal para ver a la gente pasando en bicis, en patines o a pie. Y como además de arena hay una gran franja de césped, también se juega al fútbol".

06 La playa donde Richard Gere se bañó desnudo

Karin Björkegren - Periodista y profesora de yoga

La localidad de Bastad es famosa por sus playas, su encantador puerto con terrazas, su torneo de tenis y sus veraneantes selectos. Aquí tiene su estudio de yoga Karin Björkegren (www.yogavita.se).Pero si en lugar de mirar el mar nos vamos tierra adentro, descubrimos algunos de los paisajes más bellos de Escania. "A esta zona la llaman la Toscana sueca, un lugar ideal para caminatas por el campo. Recomiendo visitar Lycklig (www.lyckligibastad.se), un encantador café y bistró campestre. El ambiente es exquisito gracias a su dueña, Lena Mölder, que además de cocinera apasionada es estilista".También muy cerca de Bastad se encuentra Kattvik."Es una maravillosa playa de roca. A mediados de los noventa, un paparazi pilló aquí a Richard Gere bañándose desnudo con una chica sueca. Las fotos dieron la vuelta al mundo". Pero aquello no cambió la esencia de este lugar, "muy tranquilo y nada turístico".

07 Un puerto muy 'indie'

Sara Rossling - Diseñadora de moda

"Un duro espacio industrial ha renacido gracias a la creatividad, la sostenibilidad y el diseño". El viejo almacén de sal del puerto de Malmö se llena de estudios y negocios.

La diseñadora de moda Sara Rossling nos lleva a Saltimporten (literalmente, importaciones de sal) para descubrir uno de los restaurantes más originales de la ciudad, la Saltimporten Canteen (http://rudinpersson.wordpress.com). "Utilizan materias primas locales muy escogidas y hasta tienen huerto propio. Muy sencillo, sabroso y fresco". Por ahora solo ofrecen un plato único (9,50 euros) a mediodía. "Después propongo entrar en la vecina galería Loyal".

De vuelta en el centro de Malmö, Rossling nos lleva a la tienda Altewai.Saome (www.altewaisaome.com). "Vale mucho la pena conocer la original ropa de Natalia Altewai y Randa Saome". Justo al lado se encuentra el Solde Kaffebar (www.soldekaffebar.se), donde cada grano ha sido tostado con amor por Dan Stenqvist.

08 Trolls y galletas

Nikolaj Selvik - Diseñador interactivo

"Un bonito día de verano lo pasaría, sin duda, en Stenshuvud (www.stenshuvud.se). El sur de Suecia es muy llano, pero los paisajes de este parque nacional de la costa este tienen más dramatismo. El plan perfecto comienza por buscar una vista única desde lo alto de una colina [a 97 metros de altura], con la playa y el océano a los pies", cuenta Nikolaj Selvik, desarrollador de aplicaciones web.

El paseo atraviesa un bosque de hayas donde se escucha el canto de los ruiseñores, un territorio, según la leyenda, habitado por gigantes y trolls. "La playa es muy agradable.

Y para reponer fuerzas, dos lugares ideales: el Ecokiosk, con sus snacks ecológicos, y el Café Annorlunda, donde ponerse las botas en una mesa sueca de galletas con precio fijo. También hay pequeños bed & breakfast para quienes se quieran quedar una noche".

09 El pueblo de un político precoz

Gustav Fridolin - Parlamentario

"Vittsjö es un encantador pueblo de Escania". Es también el lugar donde creció Gustav Fridolin (1983), miembro del Parlamento sueco por el Partido Verde.

Situado al norte de la ciudad de Hässleholm, Vittsjö reúne, sin duda, muchos encantos del interior del sur de Suecia, y un respeto por el medio ambiente que es lo que abandera este precoz político (en 2002, fue el más joven en entrar en el Parlamento, con 19 años). Pequeños lagos donde bañarse o practicar esquí acuático, bosques encantados, casas de madera pintadas de alegres colores, una iglesia de 800 años de antigüedad, restaurantes -"me gusta el Furuliden [www.furuliden.se]"- y un verdísimo campo de golf de 18 hoyos entre suaves colinas.

¿Adónde más nos llevaría Gustav Fridolin? A la ciudad de Lund. "Tiene una atmósfera universitaria estupenda, con cafés y bares como el John Bull, donde cualquier noche te puedes ver envuelto en interesantes discusiones". La catedral de Lund alberga, además, un famoso reloj astronómico que data de 1425.

Guía

Cómo ir

» Malmö se encuentra a 20 minutos en tren (información en www.sj.se) del aeropuerto danés de Copenhague.

» Easyjet (www.easyjet.es) vuela a Copenhague desde Madrid, ida y vuelta, a partir de 68 euros.

» Vueling (www.vueling.com) conecta Barcelona con Copenhague, ida y vuelta, desde 120 euros.

» Iberia (www.iberia.com) vuela a Copenhague desde Madrid y Barcelona a partir de 198 y 137 euros, respectivamente.

Información

» Oficina de turismo de Suecia (www.visitsweden.com/suecia).

» Turismo de Escania (www.skane.com/en). Tienen un buscador de alojamiento que incluye hoteles, b&b, cámpings y casas de campo. También ofrecen paquetes turísticos.

» Oficina de turismo de Malmö (www.malmotown.com/en; 00 46 40 34 12 00).

Más información