Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EL BORN, HECHO A MANO

Pequeño, cercano y encantador

El comercio de toda la vida, con un nuevo enfoque. En el barrio barcelonés de El Born, lo sencillo está de moda y los artesanos del siglo XXI despliegan todo su talento

El Born sigue siendo un barrio muy especial de Barcelona, y en sus comercios destacan sobre todo los ingredientes naturales y el hecho a mano por artistas locales. Esta es la filosofía de Made a Mà, una iniciativa que aglutina a joyeros, sastres, tejedores y hasta restaurantes de cocina ecológica.

La crisis inmobiliaria y la bajada de los alquileres han propiciado que jóvenes artesanos se instalen en pequeños locales entre el mercado de Santa Caterina, el Museu Picasso y Santa María del Mar.

Los comerciantes de la zona han editado un plano gratuito para invitar a todos a pasear por estas callejuelas llenas de negocios que pujan por una nueva Barcelona sin artificios. Y como todo cae en un radio pequeño, lo suyo es descubrirlo a pie o en bici. Todo sea por el planeta, por amor al arte o por plantarle cara a las grandes multinacionales a base de puntadas e ingenio. Un barrio que se convierte así en un ejemplo.

Para ver los locales artesanos del Born, pincha en la FOTOGALERÍA

1 Suno

"¿Venden aquí las faldas de cremalleras de Efecto Limón?", preguntan dos jóvenes con pinta de estudiantes de Erasmus. Paqui Costea, la diseñadora, asiente y muestra sus últimas creaciones. "Todas hechas a mano. También las hacemos a medida". Una original fórmula que ya ha saltado a las recomendaciones de The New York Times y Die Zeit.

» Cotoners, 12

2 El Calaix

El ganchillo está de moda, pero ahora se llama crochet y ya no se hacen tapetes para encima de la tele, sino amigurimis o pequeños muñecos de ganchillo. "Es una técnica artesanal importada de Japón", explica Patricia Viussá, y causa furor entre muchas jóvenes modernas. Además de amigurimis, vende vestidos cincuenteros hechos a mano en Asturias por La Bigotera y complementos de La Mouchette y Lady Desidia.

» Esquirol, 4

3 Géneros de Punta

Gastón Liberto, ilustrador que plasma sus dibujos en esculturas y camisetas serigrafiadas, y Sandra Velzi, diseñadora de joyas, comparten este laboratorio creativo, mitad taller, mitad sala de exposiciones, donde se entra, se admira y, si gusta, también se compra.

» Semoleres, 4

4 Kiosko

Se autodenominan hamburguesería gourmet y despachan a destajo hamburguesas de carne ecológica que el cliente aliña a su gusto con salsas caseras. Añádanse precios razonables y el resultado es que el local está siempre lleno hasta la bandera.

» Marqués de L'Argentera, 1 bis

5 All You Knit Is Love

Afortunado juego de palabras entre Todo lo que tejes es amor y el Todo lo que necesitas es amor (All you need is love) de Los Beatles. Antes de que medio mundo enloqueciera con el urban knitting, en esta tienda ya eran incondicionales del punto de toda la vida. Venden lanas, manuales e instrumental para tejer -léase agujas y ganchillos-, pero también dan cursos. El invierno pasado, la firma Andrés Sardá echó el lazo a los alumnos más aventajados para abrigar con bufandas y calentadores a sus modelos sobre la Pasarela Cibeles.

» Barra de Ferro, 8

6 Florentine Cupcakes & Cookies

Dos arquitectas reconvertidas en reposteras montaron esta minitienda para incondicionales de cupcakes, macarons y otros dulces que enloquecerían a la mismísima María Antonieta. Aplican recetas de la abuela e imaginación a la hora de decorar sus tartas. Además, hay un pequeño bazar con delantales y trapos de cocina hechos a mano, caramelos artesanales y tés orgánicos.

» Calders, 3

7 Lilipep

Un acogedor bar con atmósfera centroeuropea que invita a sentarse a leer un libro, consultar prensa internacional o disfrutar de cocina sencilla con ingredientes orgánicos. Su fuerte es el desayuno alemán (5,80 euros): pan negro, queso, jamón, mermelada, ensalada y huevos felices, esto es, de gallinas de granjas biológicas. Para el almuerzo, un sencillo menú de plato más bebida por 5,90 euros. Los viernes por la noche hay conciertos, cuentacuentos y hasta cenas africanas amenizadas por un percusionista.

» Pou de la Cadena, 8

8 Pinzat

Un colectivo de diseñadores y artistas plásticos recicla de todo para hacer bolsos, desde lonas de camiones a los cierres de cinturones de seguridad de automóviles. Luego los pintan a mano. Y el cliente sale de la tienda con una obra de arte única bajo el brazo. Sus bolsas-mensajero para llevar en la bici se venden como churros.

» Grunyi, 7

9 Andapanda

Otra palabra para aprender: plushies, o muñecos de trapo, con ojos saltones y aspecto entrañable. Todos tienen nombre: el mapache Luca, el pingüino Max... Estas criaturitas coexisten con monederos de animales de aspecto naif y broches para eternas adolescentes. Vicky es la mujer orquesta tras este proyecto: "Yo dibujo los muñecos, rastreo en busca de telas recicladas, creo las ilustraciones y coso los muñecos".

» Grunyí, 6. Local 1

10 Papabubble

Antes de que los caramelos se envolvieran en celofán se hacían en tiras largas, se cortaban y se metían en una caja. Y así los siguen elaborando a diario en esta confitería ante los incrédulos ojos golosos de los clientes. La destreza con la que trabajan es todo un espectáculo. Aviso: los colores de los caramelos pueden despistar porque se suelen elaborar con criterios estéticos más que por la semajanza con la naturaleza. Vamos, que el verde no tiene necesariamente sabor a menta (puede saber a piña).

» Ample, 28

11 Óscar H. Grand

Rollos de tela importados de Italia y Reino Unido, patrones y piezas hilvanadas dan cuenta de que estamos ante una sastrería como las de antaño. Además de encargar algo específico se pueden comprar las piezas expuestas en la tienda -todas confeccionadas a mano- y elegir los últimos detalles, como botones o puños.

» Barra de Ferro, 7

12 Mimi Scholer

Mimi Scholer iba para maestra platera en Viena, pero acabó montando su propio taller-tienda de bisutería artesanal a dos pasos del mercado de Santa Caterina.

» Sant Jacint, 6

13 Mandarosso Pastis

Más conocido como el Dolç i Salat por el letrero enorme de su escaparate, Mandarosso Pastis se inauguró en septiembre y ya es punto de encuentro a media mañana para tomar un minibocadillo vegetariano o apuntarse al aperitivo con un vermú Aperol o el menos conocido Punt e Mes.

» General Álvarez de Castro, 5-7

14 Hofmann Pastisseria

Este paraíso para golosos es el proyecto más delicado de la restauradora Mey Hofmann, creadora de la escuela de hostelería que lleva su nombre. Es difícil no sucumbir a los aromas a vainilla, mantequilla o chocolate. Compramos, por ejemplo, sus galletas de gianduja o las sardinas de chocolate y praliné.

» Flassaders, 44

15 Ivo & Co

Se autodefinen como una tienda de retro-vintage. ¿Qué venden? Paños de cocina como heredados de la abuela, botes de hojalata o tazas de loza. Y a dos pasos, en la calle de Rec, 20, su versión infantil: una juguetería con toda suerte de juguetes de trapo y madera de siempre.

» Plaza Comercial, 3