El País

Buscador
Crítica:COMER

Un asador de pollos de lujo

CHEZ COCÓ, aire de 'rôtisserie' francesa en un nuevo local de moda de Barcelona

JOSÉ CARLOS CAPEL 13 ABR 2012 - 07:00 CET

Hay restaurantes que antes de inaugurarse parecen predestinados a ponerse de moda. Este es el caso de Chez Cocó, local muy parisiense que abrió sus puertas la semana previa a la de Pascua y se ha convertido en el más taquillero de la cartelera culinaria de Barcelona. En su desbordante éxito influyen varias razones. El factor novedad, siempre decisivo; la envergadura de su interiorismo, espectacular, que firma Lázaro Rosa Violán, y la originalidad de su propuesta, que, según se mire, podría corresponder a un asador de pollos de lujo o bien a una brasserie rôtisserie francesa del siglo XIX. A uno y otro lado, estancias de techos altos, cazuelas de cobre, vitrinas provenzales con pastelitos cursis, baldosas ajedrezadas y comedores con arañas decimonónicas y espejos historiados. En un lateral, el famoso asador giratorio de la casa (broche), en el que se doran aves ensartadas en largos espetones; artefacto pendiente de perfeccionar si se desea evitar que se pierdan los vapores de las piezas y los asados terminen resecos como sucede en ocasiones. En calidad de gestor y líder de este proyecto, Enrique Valentí, legitimado por la trayectoria de Casa Paloma, también de su propiedad, uno de los restaurantes más estables de la ciudad. Y en funciones de jefe de cocina, Jordi Gotor, discípulo de Martín Berasategui, que ha abandonado, al menos temporalmente, sus tareas en Casa Paloma.

CHEZ COCÓ

PUNTUACIÓN: 6

Diagonal, 465. Barcelona. Teléfono: 934 44 98 22. Cierra: ningún día. Precios: entre 40 y 60 euros. Brandada de bacalao, 4,50. Guisantes estofados con tripa de bacalao, 15. Milhojas de vainilla y café, 7.

Aparte de la volatería, un popurrí indefinible de sugerencias informales que se entremezclan con algunas clásicas francesas. Platos sencillos que, a pesar de degustarse en mesas carentes de manteles, tienden a rehabilitar viejas imágenes de la nouvelle cuisine. Para compartir, correcta aunque mejorable la brandada de bacalao, soberbia la tapenade provenzal de aceitunas y acertada la sobrasada de Els Casals. Tampoco suscitan reparos los guisantes estofados con tripa de bacalao, conjunto armónico. Los canelones de gallina en pepitoria, con el relleno algo seco, resultan deslucidos. En el bogavante con huevos fritos y ajada se aprecia una clara disociación de los ingredientes: el marisco navega por un lado y los huevos no se integran con el crustáceo. Ya en los asados, altos y bajos de distinto signo. Magnífico el pollo tomatero gallego, demasiado seco el pollo de Bresse, solo aceptable la codorniz, suculento el jarrete de ternera y exageradamente crudo el pichón de Las Landas.

Cuestión aparte son las guarniciones, bastante logradas, entre las que figura un gratinado dauphinois y un puré de patatas al estilo Robuchon que por sí solos justifican la visita. Y como complemento, cuartos de lechazo o de cochinillo asados en horno de leña al estilo castellano, y bacalao a la vizcaína. Tampoco desentonan los postres, que pone a punto con acierto el pastelero Marco Leone.

Otras noticias

Comedor del restaurante Chez Cocó, en Barcelona. En la foto pequeña, pollo tomatero con patatas fritas y ensalada. / TEJEDERAS

Pollo tomatero con patatas fritas y ensalada, de Chez Cocó / TEJEDERAS

Últimas noticias

Ver todo el día

El kirchnerismo arrasa en una de las provincias más pobres de Argentina

Alejandro Rebossio Buenos Aires

El frente de Fernández obtiene el 60% de los votos en unos comicios en Chaco

Súper LeBron funde a los Hawks

Cleveland, con un triple doble de su estrella y tras la expulsión de Horford, supera a Atlanta en la prórroga (114-111) y pone el 3-0 en la serie

La muerte vota en Chilapa

En esta ciudad mexicana el narco mata a un candidato, desaparece a decenas de personas y no hay un solo detenido

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana