Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:VINOS

Aroma expresivo

Cepas de cuarenta años para un vino riguroso y esmerado.

Hace cuatro generaciones, Agustín Nanclares, un viticultor visionario, creó en La Seca (Valladolid) su bodega y plantó sus primeras cepas. Supo elegir para tal empeño terrenos adecuados para la obtención de vinos cuyas características principales fueran finura y complejidad. Todo en una zona vitivinícola donde los blancos ostentaban cierta rusticidad.

Su finca Villa Narcisa, que da nombre al vino, se asienta en tierras pobres: el terruño expone al implacable sol estival una gruesa capa de cantos rodados que lo protegen de la solana, favorece la ventilación y el drenaje, y preservan la humedad de sus capas de marga arcillosa y calcárea. El pago lo forma un esplendido viñedo que atesora cepas prefiloxéricas, aunque son las de 40 años las que se utilizan para este vino.

VILLA NARCISA 2011

Javier Sanz Viticultor. San Judas, 2. La Seca (Valladolid). Teléfono: 983 81 66 69. Internet: www.jsviticultor.com. DO: Rueda. Tipo: blanco joven, 13%. Cepas: verdejo. Precio: 7 euros. Puntuación: 8,8/10.

Su bisnieto, Javier Sanz, ha sabido optimizar su herencia vitivinícola, incorporando una elaboración rigurosa y esmerada que permite a su verdejo, una variedad que no admite medianías, alcanzar expresividad aromática, con una gran carga frutal exótica, adornada con el característico recuerdo de hierbas como el hinojo y la flor de árbol. Muy sabroso, suave y equilibrado, empieza con el ligero dulzor de la fruta muy madura para evolucionar hacia el fresco y amargo final. Se echa en falta una mayor complejidad, que posiblemente llegará tras unos meses de botella.