Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Este verano me alquilo una isla

Hay un gran número de islas privadas que se alquilan por temporadas. Un lujo al alcance de sólo unos pocos

El colmo del lujo en vacaciones es alquilarse una isla privada, un lugar donde aislarse del ruido urbano y disfrutar de intimidad con una isla entera para uno solo. Aunque comienza a haber ofertas de lugares más adaptados a bolsillos de clase media, la mayoría sigue siendo un lujo al alcance de unos pocos. Esta es una selección para ponernos los dientes largos.

A todo lujo

Necker Island, en las Islas Vírgenes Británicas: Esta isla caribeña, conocida como Necker Island, fue comprada por el magnate inglés Richard Branson, que la alquila al precio de 53.000 dólares por noche para más de 28 personas, aunque tiene disponibles otras tarifas desde 24.000 dólares por semana por una habitación en la isla para dos personas. Miembros de la realeza, actores y estrellas del rock han alquilado esta paradisíaca isla compuesta por varias casas privadas. Branson describió a esta isla como la "joya más brillante" que había visto nunca.

Fow Cayl, en las Bahamas: Cuando hablamos de lujo Bahamas es un nombre que inevitablemente se viene a la mente. La isla Fow Cayl, con calas y playas desiertas de arena fina, cumple al dedillo con lo que entendemos por exclusivo. Responde al concepto al que se han apuntado muchas de las islas privadas, y es dotar de todo tipo de servicios (restaurant, spa y personal de atención) que lo asemeja a un complejo vacacional de lujo.

La isla tiene varias casas y el precio de alquiler depende del número de habitaciones de la villa y de si queremos personal a nuestro servicio o no. Pero en ningún caso nos saldrá por menos de 8.000 dólares la semana.

Siguiendo los pasos de Monet: La Île de Chantemesle es una de las 60 islas del Sena en la Ile-de-France. La ventaja es que está a sólo unos pasos de París y sin embargo, es un remanso de paz. La casa tiene piscina y está rodeada de vegetación. Los impresionistas se sintieron atraídos por este lugar, y de hecho Claude Monet vivió en la cercana Vétheuil. Cuesta desde 5.500 a 8.500 euros la semana (dependiendo de la estación y del número de personas).

También en Francia, pero en la Bretaña, la isla privada de Île d'Irus los huéspedes pueden darse el lujo de disfrutar en la intimidad de los paisajes del Golfo de Morbihan. La isla tiene tres casas con distintas tarifas de alquiler. La más económica son 4.800 euros y la villa tiene capacidad para entre 3 y 4 personas.

Polinesia Francesa: La isla Motu Tetaraire, en Tahiti, es el sueño de una isla rodeada de aguas azul turquesa, playas de arena blanca y palmeras que la convierten en lo más parecido a lo que hemos visto en postales y anuncios. Cuesta 3.000 dólares diarios más un suplemento de 200 dólares por cada huésped. El precio incluye el chef y un monitor para distintas actividades.

Isla Mustique, en el Caribe este: Playas cristalinas rodeadas de arrecifes. El cliente puede elegir la casa en la que quiere alojarse en función de distintos estilos arquitectónicos. Un mínimo de tres personas se encargan del mantenimiento de cada casa. La Compañía que lo gestiona asegura que el 77% de sus clientes vuelven. Los precios varían entre los 5.000 y los 150.000 dólares semanales.

Round Island, en las Seychelles: Alquilar la isla entera cuesta 19.250 euros la noche. La isla está situada en una zona a refugio de los vientos y las corrientes. Tiene varias casas que se pueden alquilar por separado. Una de ellas tiene hasta piscina privada y está situada en una zona que le da más intimidad dentro de la isla. Un grupo de empleados se encargan de gestionar las actividades deportivas disponibles, así como la comida, el spa o el cuidado de las instalaciones.

También en España

En el norte de Ibiza se alquila un pequeño islote llamado isla de Sa Ferradura. Y es un auténtico lujazo. La cala está sólo a disposición de los huéspedes de la isla y tiene piscina, jacuzzi y siete suites. El precio incluye a 20 personas de servicio, las comidas y bebidas, el uso del spa, entrenador personal y actividades acuáticas. El precio es de vértigo: 147.000 euros la semana.

En Ávila hay otra isla, a un precio más discreto (Cuesta 3.150 la semana) y con un encanto diferente al de la tradicional isla rodeada de mar. Se llama isla del Castillo de Burguillo. Está presidida por un enorme castillo rodeado de un entorno de pinares y viñedos.

Seabird Key, en los Cayos de Florida: El afortunado cliente tiene a su disposición una playa privada para disfrutar de un baño en la más completa soledad o de un buen libro en una hamaca bajo la sombra de un cocotero. En el precio, 4.300 euros la semana en temporada baja, está incluido un barco privado para desplazarte a otras islas o practicar deportes acuáticos. Los dueños de Seabird Key han mantenido el respeto al entorno de la isla manteniéndola al margen de lujos demasiado ostentosos. Además, está la opción de tener un chef privado, instructor de yoga y servicio de canguro con un pago adicional.

Nautilus Island, en Maine: Los dueños de esta isla, en la bahía de Penobscot, la alquilan entera desde 12.500 euros la semana, aunque existe la opción de alquilar sólo la casa principal o sólo el cottage. En el precio está incluido el catering, un capitán de barco para los traslados, y el servicio de limpieza.