Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL VIAJE DE...

Un 'bestseller' camino de Santiago

El escritor alemán Hape Kerkeling propone unas vacaciones diferentes en la ruta Jacobea, y disfrutar del mágico momento de entrar en Compostela

Hape Kerkeling, autor de Bueno, me largo, propone a los viajeros "un viaje fuera de lo tradicional y que llena de felicidad": el Camino de Santiago. Y lo recomienda en soledad. "Hay que ir solo, ya que en el transcurso del viaje conocerás a otros peregrinos con los que entablarás amistad", aunque el más profundo recuerdo de este alemán, que lo dejó todo atrás para lanzarse a la ruta jacobea, no fueron "las ampollas en los pies, sino la soledad... ". Él decidió combatirla escribiendo un diario en el que volcó todas sus experiencias.

La colección de textos que escribía jornada tras jornada acabaron convirtiéndose en su primer libro (Bueno, me largo, Suma de letras 2009) y en todo un best seller, incluso fuera de Alemania. Sin embargo, como no todos los peregrinos acaban siendo escritores, el alemán añade una razón de mucho peso para hacer el camino: "Santiago es un lugar casi mágico y capaz de unir toda la cultura europea en una sola ciudad".

La recompensa del peregrino

Entre los múltiples atractivos de Santiago de Compostela, este humorista y presentador de la televisión alemana destaca la Catedral, destino desde la Edad Media de esta ruta de peregrinación debido a que acoge en su interior el sepulcro del apóstol Santiago. De traza medieval y planta de cruz latina, su nave lateral rodea la principal y permite a los peregrinos recorrer todo el tempo sin interrumpir el culto. El interior de la iglesia, que recibió adiciones en tiempos renacentistas y barrocos, deslumbra con su tribuna, crucero, girola y capillas absidales, así como por la impresionante bóveda de cañón de la nave principal.

Una vez en el exterior, esta ciudad cautiva al caminante, asegura Hape, con "toda una fiesta sagrada y también profana". Hay un rincón inolvidable para ello según el escritor: "la Plaza del Obradoiro, un lugar por el que el viajero debe pasar no sólo para contemplar su belleza sino para reflexionar tras varios días de peregrinaje".

De hecho, se trata del kilómetro cero de todos los caminos que conducen hasta Santiago. La plaza, corazón de la ciudad de Santiago, debe su nombre a los antiguos talleres de canteros que se situaban en la zona, uno de los cuales es el responsable de la construcción de algunos de los edificios que la rodean, y que son muestras indudables de la arquitectura de diversos estilos que se mezcla por toda la ciudad.

Un descanso de reyes

Por supuesto, después de un camino lleno de adversidades -"dolores de rodilla, calor, lluvias repentinas..." recuerda Hape-, aventuras y desventuras, el escritor recomienda darse un homenaje y pedir una habitación en el Parador Hostal de los Reyes Católicos. "Además de un merecido descanso, podrá disfrutar de su excelente cocina".

Para quienes conserven aún ganas y fuerzas para ver más cosas, Hape sugiere un broche final de lujo para este viaje: Finisterre y su mirador, "donde se puede observar la belleza de la tierra gallega".

Más información en la Guía de Galicia