Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lisboa de la mano de los viajeros

EL VIAJERO te da la oportunidad de ayudar a otros lectores con tus sugerencias sobre los lugares que has visitado, ya que donde tú vas, alguien ya ha estado y puede contarte su experiencia

No hay nada como la información de primera mano y por eso, EL VIAJERO pone a tu disposición las recomendaciones de otros viajeros que han estado en tu lugar y ya han visitado aquellos sitios que te dispones a recorrer. En esta ocasión y para los que no sepáis donde ir el fin de semana, EL VIAJERO se hace eco de las aportaciones de los lectores, a través de una selección de las mejores, para confeccionar una escapada a Lisboa y que no te pierdas nada.

Si te preguntas por qué Lisboa y no otro sitio, Esperanza Antuñano te da varias ideas como montarse en un tranvía. "El 25 es de los antiguos y te lleva por toda la zona turística de Lisboa. El tranvía 15 también es interesante, es más moderno pero realiza todo su recorrido junto al río Tajo. Pasa también por el Monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belem". Pero como seguro aún te quedará tiempo, esta viajera nos propone subir al castillo de San Jorge y pasar a la cámara oscura que permite ver los lugares más importantes de la ciudad.

Por supuesto, después de tanto recorrido, es importante reponer fuerzas por lo que nuestros lectores nos sugieren varios lugares. Uno de los mayores placeres tanto para nuestros estómagos como para la vista es el restaurante Tertulia do Tejo donde según nos cuenta Antonio Aranda lo mejor es pedir "pulpo y arroz Tamboril". Para aquellos que quieran disfrutar del paisaje del Tajo pero no gastar tanto como nuestro viajero Antonio, Xurxo Bein nos cuenta que tanto para tomar una copa como para disfrutar de una buena cena, el Chapito es el lugar idóneo.

Tras este despliegue gastronómico, lo mejor para bajar la comida es un paseo por Alfama, tal y como nos sugiere Naike Ruiz, que destaca esta zona como un "barrio laberíntico de Lisboa repleto de cuestas, escaleras, curvas imposibles y fados del que no se desea salir".

Llegada la noche, que mejor manera de acabar el día que tomando un vino en un bar con mucho sabor portugués, el Pavilhâo Chinés que Cristina Gómez destaca como el mejor lugar donde pasar las horas "charlando con tus amigos" y después ir al Hotel Botánica, en pleno centro de la capital portuguesa. Un alojamiento "sencillo y limpio", "situado en Rua Mae de Agua, una calle tranquila con restaurantes y vida nocturna en los alrededores", donde el único inconveniente según Yago Carrasco es "la cuesta que hay que subir para llegar".

Mándanos tus recomendaciones y no te pierdas las fotos de los lectores de Lisboa